La lucha entre Katakuri y Luffy nos deja una imagen insólita hasta la fecha. Pero además de eso, One Piece 851 nos vuelve a mostrar lo que ofrece Jimbei a la tripulación.

One Piece 851 no da un respiro. Justo cuando pensábamos que estaríamos ante un capítulo de transición, Oda nos dice que no. Que la locura sigue, al menos, mientras estemos en medio de Totto Island.

Y es que, por mucho que queramos, la huída aún no ha acabado. Y mientras Luffy pelea contra Katakuri, el resto intenta llevar a cabo sus propios objetivos. ¿Hasta dónde va a alargar esto Oda?

Estira estira estira… la huída

Esta saga está despertando en mi dos sentimientos. Por un lado, una parte de mi piensa que esta huída se está haciendo demasiado larga. Pero por otro entiendo que si queremos ver la verdadera escala de poder en One Piece (o en cualquier saga) el peligro y las situaciones a las que se enfrentan los protagonistas deben de ser proporcionales.

Luffy y los suyos han entrado muchas veces en terrenos pantanosos. Les hemos visto luchar en territorio de la Marina, infiltrarse en bases en medio del mar, salir de prisiones e incluso meterse en barcos de Shichibukais. Pero hasta la fecha no les habíamos visto meterse contra un Yonkou tan directamente. Y lo más importante: en tal condición de desventaja.

La parte de mi que dice que esto tiene que ser así es la que entiende que con solo una tripulación de ocho personas (ahora siete porque falta Pedro) no se puede asaltar la fortaleza de la emperatriz del mar. Y eso que han encontrado aliados por el camino. Pero aún así, son solo ellos 8 contra toda la tripulación de Big Mom. one piece 851 carrot

Si esta huída fuese sencilla, ¿en qué lugar dejaría a Lin Lin y los suyos? ¿No estaría haciendo Oda lo contrario a lo que hace siempre? Es decir, no nos estaría mostrando la verdadera escala de poder.

Por eso, conforme veo que los problemas aumentan, que los enemigos no caen tan “fácilmente” y que la persecución sigue por medios que uno no se podría imaginar no dejo de pensar en dos cosas. La primera es que quiero que se acabe. Pero la segunda es que precisamente ese deseo es casi más por agobio por los Mugiwara que porque se esté haciendo larga la escapada.

Sí. Podría haber acabado antes. Pero tantos problemas, pérdidas, enfrentamientos y obstáculos no hace más que demostrarme que los Yonkou son muy peligrosos. Y que el nivel actual de Luffy no es el idóneo para enfrentarse a ellos.

Jimbei

Antes de volvernos a meter en la locura de la perscución, el capítulo ha tenido el detalle de dejarnos unos minutos de relax. Sí que es cierto que se han aprovechado de metraje de otros capítulos y, para mi gusto, se han pasado. Pero también es verdad que han demostrado que hasta los Mugiwara pueden perder y sufrir por ello.

Pero hay otra cosa que me sigue gustando. Hasta la fecha, la persona que le ponía cabeza a toda la tripulación era Nami. A veces Zoro, pero casi siempre la navegante. Pero es en situaciones como esta en la que nuevos líderes salen a la luz. Y ese está siendo Jimbei.

Se nota que el nuevo tripulante es un capitán, que tiene experiencia en esto de controlar y darle ánimos a su tripulación. Y también se ve qué tipo de papel va a jugar en el barco: el del sabio.

No teníamos a nadie entre los Sombrero de Paja que cumpliese esta misión. Navegante, constructor, espadachín, cocinero, médico, bardo, historiadora, francotirador y capitán. Ninguno tiene la cabeza en su sitio y a pesar de todo lo que han pasado, son “novatos” en este mar.

one piece 851 jimbei

Jimbei pone ese toque de experiencia y esa serenidad que tanto hace falta. A ver si se le pega algo a algunos. Pero vamos, desde luego, ahora sí podemos decir que están al completo.

Luffy y Katakuri

Hacía mucho tiempo que no sentía que Luffy las tuviese todas en contra. Recuerdo haber tenido esa sensación cuando Crocodile le atravesó con su garfio en medio del desierto. Incluso durante un breve periodo de tiempo lo sentí en Skypiea (pero no mucho). Pero siendo sinceros, la última vez que pensé que la batalla que tenía delante era realmente dura fue contra Rob Rucci.

La primera vez que Luffy usó el Gear Second y el Gear Third en combinación. Cuando por primera vez demostró que podía evolucionar y que no se iba a quedar como estaba. Y aún así, aún con todo ese poder desatado, Rucci le siguió haciendo frente y dejándolo completamente destrozado.

Katakuri es para mi el nuevo Rob Rucci. Estamos ante un enemigo que ha demostrado, desde el principio, lo poderoso que es. No solo por su fuerza, sino por el haki de observación que consigue ver unos segundos en el futuro.

Sin embargo, lo que más me está impactando es que su habilidad, a priori absurda, está rivalizando con la de Luffy. Y no solo eso, la está superando.

one piece 851 katakuri

Estamos hartos de ver en muchos anime o series cómo el malo posee la misma habilidad que el bueno o el prota. Eso lo hemos visto en One Piece con Sanji (Bon Kure), con Zoro (Diamante y demás) y con alguno que otro. Sin embargo con Luffy no. Nadie ha tenido una habilidad similar a la del capitán. Y ahora que lo tenemos delante, encima la está sobrepasando.

Una de dos. O Luffy consigue aprender de su enemigo y mejorar nuevamente o esto se le va de las manos. Pero sigo pensando que aún es muy pronto para que consiga el despertar de su fruta (como DoFlamingo) o incluso para que veamos una supuesta quinta marcha. Pero si no es así ¿cómo va a derrotar a Katakuri?

Esta sensación de incertidumbre, de “desesperación”, de tenerlo todo en contra. Esto es lo que busco en un anime de estas características. El no saber que Luffy va a ganar. Saber que puede perder. Y eso, queridos culpables, lo vemos poco últimamente. Por eso adoro One Piece. Por eso Katakuri me está gustando tanto.

Y por eso no quiero que esta batalla termine rápido.