Pillars of Eternity - Análisis PC
uclz-RhyMpo

Después de muchos meses esperando, uno de los primeros grandes éxitos de Kickstarter llega por fin al público. Pillars of Eternity nació como un pequeño título de Obsidian que quería rendir homenaje a todos aquellos veteranos y fans de los juegos de rol de la década de los 90, donde la estrategia se entremezclaba con simples historias que se iban convirtiendo en épicos viajes por el mundo, y los personajes interactuaban de maneras inesperadas dependiendo de nuestras elecciones y respuestas.

Muchas de las cosas que veremos en este título ya habían sido inventadas hace 20 años. Pero estudios actuales, con ánimo de innovar e renovar el género, han estado dando demasiados tumbos, con el desenlace de crear un proyecto que se termina quedando a medias. Tenemos muchos ejemplos sobre eso. Ha tenido que venir Obsidian, y a través de una plataforma de financiación colectiva, para enseñarle a la gente de 2015 lo que es un juego de rol clásico de verdad sin querer reinventar la rueda.

Pillars of Eternity-2

El espíritu de Baldur’s Gate, ese que se invoca más que el de Juanito cada vez que se anuncia un nuevo RPG, cobra en esta ocasión todo el sentido del mundo. Sin embargo, no podemos ni debemos dejar a Pillars of Eternity como un mero imitador de la legendaria saga, cuando es probable que estemos ante un título que será ejemplo de los que estén por llegar en el futuro, y que a partir de ahora serán comparados también con el juego que nos toca analizar en estas líneas.

El inicio de nuestra aventura no podía ser más clásica. Comenzaremos creando a nuestro propio personaje, moldeando su carácter, habilidades y estilo de combate. Tendremos también diferentes razas a elegir y que hará que los NPC nos traten de forma diferente, e incluso podremos crear un transfondo psicológico que nos propiciará un mejor entendimiento en ciertos diálogos que se abrirán dependiendo del tipo de PJ que seleccionemos. Se nota la gran dedicación y detallismo de Obsidian en muchos aspectos, pero en este llega a sorprender a más de uno.

Quizá muchos de los que están leyendo estas líneas ahora mismo pensarán que tanta profundidad puede llegar a jugar en contra de la voluntad de coger el ratón y el teclado para aventurarse en esta obra. Nada más lejos de la realidad, su accesibilidad es comparable a las ganas que tendréis de ir menoscabando en todo lo que vayáis viendo y descubriendo en cada paso que deis por su mundo. Tendremos una gran cantidad de opciones, todas ellas perfectamente explicadas en cada momento.

Pillars of Eternity-3

Desde el primer minuto se nos abrirán decenas de opciones, y con decenas seguramente me quede corto. A partir de ahí, la partida de cada jugador será completamente diferente. La aventura sufrirá cambios, y el modo de avanzar en ella será único en cada nuevo juego. Igualmente los personajes que se nos unirán no siempre pueden ser los mismos (incluso podremos reclutar y entrenar a nuevos aliados).

Difícilmente contaré nada nuevo, pero el gran trabajo de Obsidian se revela en la bien que casa todo lo que rodea a esta aventura, la cual en términos de dificultad, será exigente pero nada que no podamos conseguir superar con perseverancia y aprendizaje. No será un paseo ni mucho menos (ningún juego de rol de este estilo debería de serlo jamás). De todas formas, si nos atascamos, siempre podremos tirar por otro lado. Nada nos obliga a ir por una zona en concreto. Todo será explorable bajo nuestra propia elección.

Gráficamente no estamos ante ninguna cosa que sobresalga, aunque sí que nos pedirá un PC bastante exigente para lo que finalmente vemos, algo que se ha subsanado en los parches posteriores a su lanzamiento con el fin de optimizar el título. Una de las grandes bondades que tiene este género es que realmente a los fans del RPG se la suele sudar bastante la potencia gráfica de los títulos. Ellos sólo quieren una aventura en la que perderse, con magia, puntos de experiencia, equipamientos, alquimia y demás ingredientes fantásticos.

Pillars-of-Eternity-Gameplay-Teaser-620x350

Por ello no podemos hablar mal de Pillars of Eternity en este aspecto. Cumple con lo que tiene, y nos ofrece además un montón de escenarios bien diferentes y perfectamente recreados, con pequeños grandes detalles por todos los rincones. un punto que sí es muy importante es el sistema de combate. Nos encontraremos con el típico del RPG con pausa acción. No confundir por turnos, que si bien en este caso existen de forma “maquillada” ya que cada personaje tendrá una barra de carga de acción dependiendo de la que realice y lo poderosa/efectiva que sea.

Esto es algo realmente importante, así como la ubicación de nuestros diferentes integrantes del equipo en el combate (para mí esto es primordial), donde tendremos que saber cosas no muy difíciles de entender. Proteger a los magos, ubicar bien a los pícaros y arqueros, y atacar con los tanques al frente.En este aspecto, el sistema también deja una gran libertad al jugador, pudiendo crear equipos equilibrados o que nos terminen dando para el pelo, teniendo que reclutar a otro tipo de gente para nuestro equipo

A punto de terminar este análisis, miro atrás y me da la sensación de que apenas he rozado la superficie. Todos aquellos que queráis darle la oportunidad que se merece a uno de los mejores juegos de rol que recibiremos en 2015 os vais a llevar una cantidad de horas inmensas de rol puro como hacía tiempo que no veíais.

Pillars of Eternity - Análisis PC
9Old-RPG Style
Gráficos7.8
Sonido/BSO8.9
Jugabilidad9.3
Profundidad9.8
Puntuación de los lectores 2 Votos
9.4