Plaza Mii - Análisis Nintendo 3DS

No teníamos suficiente con buscar sombreritos por cuevas y bosques oscuros de marras. No teníamos suficiente con intentar cruzarnos con miles de extraños para encontrar un mísero cromo rosa por la calle. No teníamos suficiente. Y por eso Nintendo va y nos mete, no uno ni dos, sino cuatro los nuevos juegos que nos trae la compañía japonesa para que nos llevemos la consola a la calle.

ARTICULO ANÁLISIS PLAZA MII2

Hablamos de una de las grandes novedades de la última y controvertida actualización de Nintendo 3DS, la inclusión de Conquista MiiJardín MiiMansión Mii y Escuadrón Miii (muchas “emes” e “ies” lo sé). Todos son juegos que necesitarán de streetpass para poder funcionar o bien, del uso de las monedas que conseguimos al andar con nuestra consola a cuestas por lo que parece que Nintendo quiere que saquemos la consola a la calle de una vez por todas y nos parezcamos un poco más a los japos, que se la llevan hasta para ir a por tabaco, porque darte una vuelta por las calles de Japón es encontrarte más Miis que políticos corruptos, cosa que no ocurre aquí.

Si intentas conseguir unos cuantos Miis para tu plaza en las calles de tu ciudad lo máximo que vas a conseguir es cruzarte con tu novio (cuando llegas a casa) o con la friki-pandi cuando quedas con ellos porque lo que es circulando, bastante pocos. Al menos en mi caso, el conductor de la línea 3 de metro que yo pillo, tiene la consola, así que ya es algo.

Cada juego funciona de forma diferente pero tienen en común que necesitan que nos crucemos con gente por la calle. Cada persona que nos crucemos nos dará algo, ya sea armas, plantas, o ejército, entre otras cosas, lo que nos permitirá avanzar en nuestros juegos. Conforme progresemos nos darán vales para canjearlos por sombreros en la tienda de vales, pero solo podremos canjear 4 por día, así que, paciencia culpables.

Pero bueno, veamos si con estos nuevos juegos la compañía oriental consigue meternos en la cabeza que su consola no es para dejarla en casa, sino para llevarla encima y sacarla de paseo cual perrito o gatito con espíritu de perro. Veamos de qué va cada uno. Eso sí, no nos vamos a explayar en la nota, ya que al ser más que juegos, mini juegos, valoraremos un conjunto y punto. Tened en cuenta que el hecho de que tengan un 8 o un 9 no implica que sean mejores o equiparables que, por ejemplo, The Last of us, sino que, dentro del estilo de juego que son (minijuegos) son mejores o peores.

Jardín Mii

No os preocupéis que no e trata de un farmville ni nada de esto. Es algo más cuco y elaborado, pero tampoco os hagáis demasiados quiebros cerebrales que tampoco es para tanto. Jardín Mii es un juego en el que tendremos que conseguir completar nuestro libro de plantas mientras las cultivamos y las cruzamos con las de otros jugadores.

El funcionamiento es bastante sencillo. Cada persona que nos crucemos con StreetPass se pasará por nuestro jardín a regar la planta que estemos cultivando en ese momento (sólo podemos tener una planta cultivada a la vez). Cuando la riegue, la planta crecerá y dará nuevas flores, dependiendo del tipo de planta que sea, pero eso no es todo.

StreetPass-Garden

El Mii que se pase por nuestro jardín traerá consigo la planta que él mismo esté cultivando, lo cual me hace pensar que ya es raro invitar a tus amigos a regar plantas aún más raro es ir con una maceta por ahí tan feliz de la vida, pero oye, no nos vamos a meter con los gustos de nadie. La cosa es que la planta que tenga esa persona soltará polen que fecundará (sí, las plantas hacen eso) nuestra flor y dará como resultado una semilla.

Esta semilla podrá germinar de distinta forma según sean su padre y su madre y los colores de las flores que tengamos (puede haber hasta 8 colores a la vez). Tendremos un porcentaje para cada tipo de planta y no sabremos de qué se trata hasta que no vengan más Miis y la rieguen. Si la persona con la que nos cruzamos no tiene el juego comprado, no os preocupéis que Nintendo le asignará una planta al azar para que se cruce con la nuestra.

Además de cultivar, también tendremos nuestro diario, las herramientras de trabajo, el jardín, las tiendas (que nos harán encargos), la zona de exposición, donde podremos colocar las plantas que no estemos cultivando en ese momento pero que, sin duda alguna, vamos a necesitar más adelante. Vamos que hay para rato, ya que hay muchos tipos de plantas… pero muchos.

Nota: 75

Conquista Mii

El segundo juego que nos trae la actualización es un piedra, papel, tijera pero un poco modificado. A ver si consigo explicarme ya que el juego se las trae.

Para empezar, nuestra premisa es unificar al mundo bajo una sola bandera para evitar las guerras, eso sí, conquistándolos y obligándolos a todos a someterse bajo nuestro mandato. De verdad, Nintendo, ¿no podríais haber elegido algo menos imperialista? Pero bueno, dejando eso de lado, la trama nos da hasta ahí.

StreetPass-Battle

Con nuestro leal consejero Alfred (muy gracioso él), tendremos que hacernos con los 20 países del continente a base de batallas. Pero para pelear hay que tener un ejército y un castillo (o eso dice Alfred), así que lo primero que hacemos es construir nuestro castillo. Posteriormente lo podremos ir mejorando para conseguir nuevas ventajas, como consejos, o poder comprar ejércitos con monedas de forma más barata.

El ejército de marras nos los proporcionará la gente con la que nos crucemos, en concreto, tantos efectivos como Miis tenga en su plaza Mii. De hecho, nuestro ejército base será la gente que tengamos en nuestra plaza en el momento en el que empecemos, así que ya podéis buscar gente, ya, porque os va a hacer falta.

Los ejércitos se dividen en tres tipos: la caballería que vence a los arqueros, que vencen a la infantería, que vence a la caballería. De los ejércitos enemigos sabremos cómo están distribuidos sus combatientes y, claro, en función de ello, tendremos que elegir la cantidad de Miis que querremos en cada uno de nuestros batallones.

Luego elegiremos quién ataca primero sin saber a quién elegirá el enemigo, así que habrá que estrujarse un poco la cabeza para ver cómo hacerlo. A la hora de decidir la batalla se tienen en cuenta el triángulo que hemos comentado antes y el número de efectivos. Puede que, aunque seamos débiles frente a su ejército, si tenemos suficientes efectivos, seamos capaces de ganarle.

Pero ¡ay amigo! Que si nos cruzamos con alguien que tenga el juego tendremos que enfrentarnos a él para capturar a su rey o rendirle pleitesía… vosotros mismos con vuestro orgullo.

Nota: 70

1 2