Primeras impresiones de Project Cars 2 para PC

No me hicieron falta dar demasiadas vueltas a un circuito cualquiera para tener claras mis primeras impresiones de Project Cars 2. Slightly Mad Studios han conseguido mejorar mucho la primera entrega sin tener que hacer grandes variaciones en el conjunto del juego.

No, no estoy desvariando. Os lo explicaré con más detalle durante estas primeras impresiones de Project Cars 2 y supongo que seré capaz de hacerme entender. Si la saga Project Cars se caracteriza por algo es porque busca ser un simulador total de conducción. Y no tiene ningún miramiento con el jugador. Nada de ganar dinero o reputación para ir desbloqueando contenido o poder avanzar en nuestra carrera. Todo lo tenemos al alcance de la mano para que la experiencia sea a nuestra medida.

primeras impresiones de project cars 2

Desde un primer momento podemos elegir dónde empezar. ¿Qué queremos emular la progresión de un piloto desde sus inicios? Pues podemos partirnos la cara, figuradamente, en las cortas y ratoneras pistas de karts. ¿Qué preferimos disfrutar de la velocidad pura y dura? Pues empezamos directamente en la categoría Indycar. O ponemos a prueba nuestra constancia en cualquiera de las competiciones de resistencia disponibles. O los torneos mono-marca, las carreras de Rallycross, etc…

180 coches de todas las clases y un buen número de circuitos y todas sus variantes dan para mucho. Pero bueno, estaréis pensando que más allá de un mayor contenido, tampoco no he dicho nada nuevo con respecto al primer juego. Entonces, ¿por qué es mejor? Pues lo primero que me vino a la cabeza es la facilidad para empezar a jugar. Tanto si te decantas por el mando como por un volante, los ajustes necesarios son más bien mínimos. Recuerdo que con Project Cars pasaba más tiempo intentando encontrar la respuesta adecuada de los controles que jugando.

Un simulador de conducción es para conducir

Ligado a lo anterior viene el hecho de no saber nunca si la culpa era de la configuración del mando, mía por ser un piloto pésimo o del setup del coche a la hora de afrontar cada circuito. Pues ya no. Pero las primeras impresiones de Project Cars 2 no sólo son positivas por esa mejora en el control. También por que todo es un poco más intuitivo, desde el menú para elegir el modo de juego hasta la más mínima configuración. Todo enfocado para que al final de lo único que te tengas que preocupar es de conducir tu coche preferido.

primeras impresiones de project cars 2

Incluso si después de unas cuantas vueltas de práctica en un circuito no te sientes a gusto con tus tiempos, puedes comentarle a tu ingeniero dónde crees que está el problema y él te recomendará los cambios a realizar. Estoy seguro que la mitad de horas que dediqué a Project Cars fueron más haciendo pruebas y toqueteando los menús que mejorando en la pista. Con Project Cars 2 la sensación es totalmente diferente. Puedes concentrarte en conocer cada curva e intentar buscar la mejor trazada para mejorar vuelta a vuelta.

Pero tampoco os vayáis a pensar que es fácil. Lo que ha conseguido Slightly Mad Studios es que sea sencillo disfrutar al volante, otra cosa muy diferente es que tengamos la habilidad para realmente llegar hasta el final de cada carrera. Jugando con la agresividad y la pericia de los rivales podremos convertir el juego en un paseo o en una tortura. Lo bueno es que encontraremos fácilmente el punto en el que reto y consecución de objetivos estén equilibrados. A partir de ahí y a medida que mejoremos, podremos ir incrementando el nivel de desafío de Project Cars 2.

Espectáculo técnico digno de aplaudir

No podía terminar estas primeras impresiones de Project Cars 2 sin destacar por encima de todo su apartado técnico. Y no me voy a limitar a hablar de gráficos y sonidos, algo que ya llamó la atención en la primera entrega y que ahora sigue por el mismo camino. Aprovechando al máximo los recursos de cada sistema para mostrar un auténtico espectáculo en pantalla. Si entramos a hablar de iluminación podría llenar páginas y páginas con la cantidad de detalles que me han sorprendido en cada carrera.

primeras impresiones de project cars 2

Pero no, lo que más me ha llamado la atención de este impresionante simulador es el dinamismo de las condiciones de conducción. La temperatura de neumáticos y frenos, del asfalto, del ambiente, la cantidad de goma en la pista, las condiciones climáticas. Hay tantos factores que afectan al agarre y, por supuesto, al pilotaje que es un placer dar vueltas sin parar. Hasta el peso de la gasolina es clave para arañar décimas al cronómetro. O para sumarlas. Eso sí, pilotar en un asfalto por debajo de los cero grados es un auténtico dolor de cabeza.

Sólo con que os diga que en una carrera de ocho vueltas pase de pilotar entre la niebla a tener el sol de cara. Porque sí, los efectos de luz son muy bonitos. Pero también muy peligrosos. Fijaros en las imágenes que os he puesto como cambia la visibilidad. Es divertido, os lo aseguro, pero si te estás jugando un campeonato, también aumenta la tensión. Y es una de las cosas que mejor hace Project Cars 2. Trasladarte a la emoción de un piloto de verdad luchando por un título de verdad.

Aún no lo hemos visto todo

En estas primeras impresiones de Project Cars 2 no os podemos hablar de todo lo que tendrá disponible el juego el día 22 de septiembre. Entre otras cosas, aún no hemos podido probar el modo online. Seguro que el multijugador es uno de los platos fuertes de esta entrega, pero tenemos que esperar. Tampoco tenemos claro cuanto contenido adicional tendremos una vez lanzado el juego. Esperemos que Slightly Mad Studios no nos obliguen a pasar demasiado por caja.

primeras impresiones de project cars 2

Yo por mi parte voy a seguir dando vueltas e intentando romper todos los récords en los circuitos de Project Cars 2 y disfrutando de uno de los mejores simuladores que he tenido el placer de probar. Os recomiendo que vayáis ahorrando para el día de lanzamiento porque merece la pena. A mí lo único que me falta es un poco de olor a goma y gasolina quemada. La velocidad ya la tenemos asegurada.