Los juegos de recolección y farmeo están a la orden del día. Ahora os traemos las primeras impresiones de Staxel. Un título que reúne cosillas de Stardew Valley y las mezcla con una estética Minecraft.

Parece que eso de empezar de nuevo en un sitio donde no tengamos nada de pasado y donde podamos ser quien queramos triunfa. O al menos le gusta a la gente. En estas primeras impresiones de Staxel vais a ver que el mismo patrón que hemos visto en otros muchos juegos se vuelve a repetir aquí.

Una granja, un nuevo comienzo, unos aldeanos que conocer… y todo ello mezclado con una estética que nos resultará muy pero que muy familiar. ¿Es suficiente para picarnos y meternos dentro del juego? Pues vamos a ello.

Un nuevo comienzo

Tal y como hemos visto en Stardew Valley, My Time At Portia, Harvest Moon u otros muchos juegos del estilo, Staxel nos ofrece una vía de escape. Un nuevo sitio que conocer, una nueva vida, un nuevo comienzo…

Todas estas sensaciones que muchas veces queremos experimentar en vivo pero que, por A o por B no podemos, se reúnen en este juego. Y es lo primero que ofrece. Todo un mundo lleno de posibilidades, de personalización y de crafteo por descubrir.

En este sentido, Staxel no es que innove mucho. Los primeros minutos, más allá de un tutorial que resulta algo tedioso, es lo que se nos muestra. El pueblo en el que estaremos, nuestra zona de trabajo y algunos de los “protagonistas” de la historia. Lo típico y tópico.

Lo que sorprende es el estilo. No es que sea novedoso, pero sí que es algo distinto a lo que teniamos hasta el momento.

Un apartado artístico curioso

Una de las primeras cosas que nos entra por los ojos es la estética de Staxel. Sin ningún tipo de pudor, el juego busca la semejanza con Minecraft. Y vaya si lo consiguen. Dejando de lado los avatares, el resto es como si estuviésemos en una zona del juego de Mojang donde solo hay granjas y gente feliz.primeras impresiones de staxel 2

Sí, es cierto que hay muchos elementos nuevos. Pero todo puede casi reducirse a una skin del juego de crafteo por excelencia. Eso sí, una vez que entramos a darle en profundidad, veremos que el crafteo, sobre todo, es muchísimo más complejo que en el título de Mojang.

Por ello, puedo decir que no se trata solo de un “Stardew Valley meets Minecraft”. Es eso, y le añade mucho más a la hora de personalizar y crear cosas.

Crafteo, crafteo y más crafteo

Teniendo en cuenta que ahora mismo estamos ante un juego en early access y que no saldrá de ella hasta casi 2019 (si no ese año), podemos decir que el sistema de crafteo está muy bien asentado. Tenemos un montón de opciones y la cosa no es tan simple como hacer un par de palos y crear una pala. Para nada.

El sistema de crafteo de Staxel es muy complejo y hay elementos que nos va a costar bastante crear. Hay que procesar muchos materiales antes de poder usarlos como materia prima de las construcciones más elaboradas.

Además, nos permite una personalización bastante amplia a la hora de crear y colocar cosas. En este sentido sí que se parece a Minecraft. A la hora de construir, me refiero. Y además soporta mods, por lo que hay posibilidades muy interesantes en la comunidad.

primeras impresiones de staxel

La parte de la granja es algo más simple. Plantar, recolectar y preparar el terreno, así como cuidar a los animales y demás es muy parecido a Stardew Valley. Tienen sus épocas, sus tiempos de recolección y sus recompensas. Pero poco más.

Eso sí, es suficiente para tenernos enganchados un buen rato.

Nuestra vida en el pueblo

Quizás uno de los elementos que hacen que el juego se queda un poco por detrás en algunos de sus competidores sea el tema social. Tenemos muchos personajes con los que interactuar en el juego. Sin embargo la interacción es muy pero que muy simple.

Sí que es cierto que Stardew Valley, por ejemplo, no es que sea un hacha en ello. Pero permite tener distintos grados de amistad y hasta casarnos. En Staxel esto no pasa.

Podremos entablar amistad con los pueblerinos pero poco más. No está ese aliciente para seguir alimentando la relación con ellos.

primeras impresiones de staxel 3

El otro punto negativo es el tema del combate. A pesar de que tampoco es que esperásemos algo grandioso, se queda corto nuevamente. Hay exploración, hay combate, pero es muy reducido y tiene pocas posibilidades.

Conclusiones de las primeras impresiones de Staxel

Nuestro contacto con Staxel no ha estado mal. Si te gusta la ambientación Minecraft, dale una oportunidad. Si no, mejor que pruebes otro juego.

Es más profundo que muchos otros juegos a la hora del crafteo y la personalización de nuestra casa es muy potente. Por contra, tenemos unas relaciones sociales simples y muy limitadas y un combate algo tedioso.

Por lo demás, podremos hacer de casi todo. Pescar, plantar, construir, vender, explorar, decorar… Vamos. Lo que se le pide a un juego de estas características.

Estaremos pendientes a lo que nos ofrece este early acces y que cada dos por tres nos trae una nueva actualización. Y veremos qué ha cambiado al final cuando, finalmente, salga como juego completo.