Razer Arctosa - Análisis periféricos

Tras un cambio de aires en el que nos centramos en software, hoy volvemos a poner la mirada en el hardware en nuestro análisis de periféricos, más concretamente en el Razer Arctosa, un teclado para los jugones más ahorradores.

Diseño

A simple vista se puede contemplar que estamos ante un teclado más fino de lo normal, ya que las teclas son mucho más cortas -para que os hagáis a la idea, es como tener un teclado de un ordenador portátil, pero suelto-. A parte de ello no hay nada más destacable en lo que son las medidas: tanto la longitud como el peso se asemejan a la de la mayoría de teclados estándar. Además, cuenta con un reposamuñecas bastante discreto, por lo que no llega a molestar si estamos escribiendo y no estamos acostumbrados a éstos. Y si no os gusta, se puede retirar simplemente quitando unos tornillos de la parte inferior del Arctosa.

Volviendo al tema de las teclas, toca decir que éstas no cuentan con retroiluminación, a diferencia de bastantes teclados gamer, así que toca tirar de luz externa si no conocéis de memoria la posición de las letras y los símbolos.

Funciones

Al estar ante unos de los teclados más simples de Razer no contamos precisamente con muchas cualidades en este apartado, como son botones de macros, por ejemlo. Eso sí, el Arctosa cuenta con la función de antighosting. Fijo que más de uno alguna vez jugando ha pulsado a varias teclas a la vez y el juego solamente le ha reconocido algunas de éstas, siendo este fenómeno conocido como ghosting, cosa que ocurre con algunos teclados. Pues éste periférico cuenta con la capacidad de evitar que esto suceda.

 

Otra función a tener en cuenta es el panel multimedia situado en la parte superior derecha, que cuenta con diversos botones específicos para el uso multimedia, de forma que podemos pausar películas y música o subir el volumen de nuestro equipo con bastante velocidad.

Como la mayoría de periféricos de Razer, el Arctosa es totalmente compatible con el programa Synapse 2.0, que permite modificar las funciones de las teclas para asignarles macros u otros objetivos, pudiendo guardar éstas configuraciones en distintos perfiles.

Ergonomía

Como bien se dijo arriba, las teclas son similares a las de un ordenador portátil, cosa que puede chocar bastante si venimos de usar un teclado convencional. Eso sí, tanto su pulsación como su tacto son cómodos, además de responder rápidamente. Entre esto y el reposamuñecas poco más se puede decir en este apartado, cerrándolo con la mención de que no está disponible en versión española, teniendo que tirar del mapa de teclas inglés, algo bastante caótico si no se conoce la colocación de las teclas españolas.

Conclusiones

El Razer Arctosa es un teclado para jugar que busca traer lo justo en este apartado. A cambio, esto se ve reflejado en el precio del producto, el cual se aleja de los más de 100 euros que podemos encontrarnos perfectamente por tener más bondades, por lo que es una opción interesante para quienes no busquen gastarse un pastizal en un teclado.