Shameless 7x05- Crítica

El quinto capítulo de Shameless, al igual que el cuarto, ha estado bien, no para tirar cohetes, pero bien.

La historia de Fiona va cogiendo forma, aunque lentamente, ya que en mi opinión están alargando demasiado su estancia en el restaurante. No digo que esté mal, así se muestra su cambio de mentalidad, pero esta no es una serie que precisamente se corte a la hora de “acelerar” las cosas con giros inesperados. Y es que, poco a poco está cambiando su personalidad, todo para conseguir algo más de lo que lleva hecho en toda su vida. Desde luego, entiendo el cambio de roll que le están dando al personaje, ya que lleva todas las temporadas desviviéndose por la familia que, en gran parte, no se muestran agradecidos.

lip-7x05

Por fin Lip parece que va a hacer algo de interés en esta temporada, ya que hasta el momento ha estado muy tranquilo. Pero como siempre, tiene pinta de que se le va a ir de las manos y va a terminar con la mierda hasta el cuello. Va  a robar a gente que no sabe de lo que pueden llegar a hacer, yo pienso que si no lo pillan los federales será la gente de esa empresa quien lo castigue pero bien…

No quiero que me llaméis hater, pero Debbie sin duda se me está haciendo insufrible esta temporada. No para de hacer estupideces, la última pelearse con una indigente con su bebé encima en medio de la calle. Y es que ya tardaban en pasarse los de recursos sociales a ver cómo estaba atendiendo a su hija. Sinceramente, creo que lo mejor que le podría pasar es que le quitaran a la niña, sería un palo muy grande, pero al menos ganaría libertad para poder evolucionar más el personaje.

Por otra parte, Carl, el que era la bala perdida parece que será el que siga un mejor camino. Si de verdad consigue entrar en el ejército y reconducirse, pienso que podría ser un gran punto para futuras temporadas.

carl-7x05

Ian, ya ha conocido a alguien que sustituya a su ex. No sé muy bien cómo irá el tema, pero si en capítulos anteriores quiso “comprobar” que era 100% homosexual, el tema de liarlo con un transexual me parece algo enrevesado, aunque novedoso.

Y por último, Frank, la que sigue liando… Ahora, por si fuera poco, un rico financia su locura. Yo creo que va a terminar cómo político, menuda labia tiene, que forma de engañar a la gente que no lo conoce.

Espero que el siguiente capítulo adquiera algo más de dinamismo y que Debbie vuelva a ser un personaje menos desesperante. Si creéis que me he pasado, ¡hacérmelo saber culpables!.