The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition - Análisis PlayStation 4

The Elder Scrolls V: Skyrim regresa en una nueva edición con mejoras gráficas palpables, pero sin cambios en sus mecánicas o nuevos contenidos.

Los amantes del género RPG tienen una nueva cita con The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition recién lanzado en PlayStation 4, Xbox One y PC. Aunque si realmente eres un enamorado de esta categoría, seguro que ya jugaste al juego de Bethesda Game Studios cuando salió en 2011. No obstante, aquí tienes nuestro análisis para saber si verdaderamente merece la pena volver a las tierras de Tamriel como el auténtico Sangre de Dragón.

Aún con la polémica que suelen levantar las remasterizaciones, más de un culpable se habrá alegrado de regresar a Skyrim en la actual generación de consolas. Este título de culto ha levantado gran expectación desde que se anunció en el pasado E3. Dicho sea de paso, su presentación fue un secreto a voces, pero el hecho de que la Gran N lo mostrará en la primera aparición de Nintendo Switch – ojo, sin asegurar su disponibilidad – confirma que sigue fascinando y atrayendo al público.

The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition - Análisis PlayStation 4

Pero volviendo a la edición que ahora mismo nos concierne, Skyrim llega a la consola de Sony permitiendo aplicar mods de hasta 1GB, mientras que su alter ego en Microsoft admite 5GB de estos desarrollos “amateur. Es sin duda un gran avance en este sentido que se queda a medio camino por la limitación de espacio de cada plataforma.

El Skyrim que todos conocemos

Han pasado 200 años desde los acontecimientos sucedidos en Oblivion, e iniciamos la aventura mientras nos dirigimos apresados a lo que parece ser nuestro final. Un verdugo levanta su hacha para separar nuestra cabeza del resto del cuerpo cuando un dragón detiene la fatídica sentencia recibiendo todo el protagonismo. Entre el caos generado por la alada bestia, escapamos de nuestra condena para iniciar un periplo de magia y acero.

Tras personalizar el avatar tal y como nos gustaría ser representados, aparecemos en un inmenso mundo abierto plagado de flora y fauna con un sinfín de posibilidades a nuestro alrededor. Cada rincón parece estar diseñado con esmero y puede olerse fantasía épica a cada paso que damos. El descubrir que somos uno de los llamados Sangre de Dragón, capaces de absorber la esencia de los dragones que aniquilemos, nos hace únicos y útiles para multitud de habitantes de Tamriel.

The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition - Análisis PlayStation 4

Pasear por su vastos escenarios es una experiencia difícil de describir. Cada elemento que vemos, cada pueblo que visitamos, cada castillo, cada bosque, cada río … todo, absolutamente todo tiene el esmero y dedicación de un equipo que apostó en su momento por sorprender al jugador en este aspecto.

Mismas mecánicas con un renovado apartado gráfico

Si en algo falla esta edición especial de Skyrim, es por no aportar nueva jugabilidad a lo visto hace cinco años. Aparte de no incluir inéditos contenidos, el sistema de combate posiblemente sea de lo que notaremos que más ha envejecido. Puede incluso parecer tosco y rudimentario para lo que estamos acostumbrados en 2016, pero sigue siendo efectivo. De la misma manera, tenemos un sistema de habilidades y progreso idéntico al original.

Otro punto negativo para llevarse las manos a la cabeza, es que ni siquiera corrige los bugs y problemas que tan famoso lo hicieron en su momento. En donde realmente se aprecia un cambio es en su reconstruido aspecto visual, con mayor densidad de vegetación y detalle en general. Skyrim Special Edition luce tremendamente bien en PlayStation 4 mostrando 1080p y unos estables 30fps.

Cualquier jugador que los disfrutó en Xbox 360 o PS3 tiene un buen motivo para agradecer esta evolución técnica y reiniciar su aventura. Digo reiniciar porque no hay posibilidad de continuar tu anterior partida en esta edición, por lo que puede hacerse cuesta arriba empezar desde cero con todas las horas jugadas que se invirtieron.

Como no podría ser de otra manera, The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition incluye las tres expansiones lanzadas hasta la fecha: Dawnguard, Hearthfire y Dragonborn. Esto significa que tenemos por delante un juego en el que perdernos durante más de cien horas. Los jugadores de PC que ya hayan adquirido el juego original, junto a todos sus DLCs, podrán actualizar a esta versión completamente gratis.

 

En lo sonoro, Skyrim sigue siendo tan sobresaliente como lo fue. Una banda sonora espléndida acompaña un repertorio innumerable de efectos y diálogos doblados totalmente en castellano.

Para terminar, como ya os hemos comentado al principio del análisis, Skyrim Special Edition cuenta con un sistema para descargar mods desde bethesda.net que aportan el verdadero valor añadido en consola. Aún con las comentadas limitaciones que tiene según plataforma, aportan frescura gracias a los innovadores desarrollos realizados por la comunidad. Tan sólo debes tener en cuenta una cosa, y es que si activas cualquier mod, automáticamente se desactivan los ansiados logros y trofeos del juego.

Conclusiones

The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition llega a PlayStation 4, Xbox One y PC con un renovado aspecto gráfico que se aprecia desde el primer minuto. Cada elemento del juego ha sido rediseñado con minuciosidad y detalle en un título que basa su atractivo en un mundo inmenso de fantasía. Las posibilidades que ofrece son inagotables mientras progresamos como asesino profesional de dragones que atemorizan a los más valientes ejércitos de Tamriel.

The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition - Análisis PlayStation 4

En el lado negativo destaca no encontrar ninguna novedad en forma de nuevos contenidos o habilidades. Se trata exactamente de la misma jugabilidad de hace cinco años que puede pasar factura a los nuevos jugadores. Su mayor avance en consola es el hecho de permitir mods de la comunidad aunque con ciertas limitaciones que no terminan de poner la guinda al pastel.

The Elder Scrolls V: Skyrim: Special Edition - Análisis PlayStation 4
Alternativas:The Witcher IIIDark Souls IIIDragon Age: Inquisition
Las claves:RPG inmenso con infinitas posibilidades.Aspecto gráfico mejorado sin nuevos contenidos.Permitir mods es un acierto, aunque ejecutado de forma irregular.
8Refrito sabroso
Gráficos9
Sonido9
Jugabilidad6.5
Historia7.5
Puntuación de los lectores 6 Votos
8.5