Como es habitual cada año, recibimos una nueva entrega de este simulador. Acompañadnos por nuestro análisis de F1 2018 y veamos sus novedades.

Hace unos días nos despertábamos con la sorprendente noticia de que Fernando Alonso no tenía intención de correr en la temporada 2019. Puede que con el tiempo cambie de idea y regrese, pero de momento esto hace que sea el último juego en el que podremos manejarlo. Por ello la entrega cobra más importancia para sus fans. Vamos a ver en el análisis de F1 2018 lo que vamos a encontrarnos en la última obra que lo inmortalice.

Análisis de F1 2018

Alonso pensando en qué ocupar su tiempo la próxima temporada

La continuidad es la clave

Empezaré por comentar que aunque presenta novedades, el continuismo de la saga es palpable. En este caso tampoco es algo completamente malo dado que Codemasters lleva desde 2015 refinando su jugabilidad. La conducción de los monoplazas es lo más cercano a la realidad que podemos encontrar ahora mismo en el género. Además se adapta a casi cualquier usuario, tanto novatos como veteranos. Dependiendo de la cantidad de ayudas que activemos tendremos una experiencia más difícil y real, o sencilla y accesible.

En general lo que está claro es que la mayor parte de los compradores buscan la simulación más fiel posible. Es un tipo de público que gusta de experimentar la exigencia con la que tienen que lidiar los pilotos. Para ellos el juego puede ajustarse a unos parámetros prácticamente realistas, haciendo que el más mínimo despiste pueda poner fin a todas sus aspiraciones. 

Pero en la compañía británica saben que en este deporte no solo existen las carreras y competiciones. El Paddock y todo lo que se cuece en él son tanto o más importantes. Empezando por todo lo relacionado con la mecánica del coche y sus ajustes y continuando con nuestra relación con la prensa.

Análisis de F1 2018

Aquí el árbol de habilidades

Mejora tu coche

En el primer aspecto continúa el sistema de investigación y desarrollo o I+D implementado en F1 2017. Como recordaréis en el modo trayectoria, teníamos la opción de ir mejorando nuestro vehículo con el tiempo. Dependía de las acciones que realizáramos durante los entrenamientos del fin de semana.  Como si de un RPG se tratara, podíamos elegir mejoras para implementar a nuestro monoplaza, las cuales nos ayudarían a ganar velocidad o mejorar la estabilidad por ejemplo.

Una buena idea que conseguía que nos preocupasemos de algo más que correr sobre el asfalto. El problema era que el árbol de habilidades era excesivamente amplio, y que para notar esos cambios requeríamos de mucho tiempo. Para poder apreciar realmente estas novedades debían pasar varias temporadas, y eso si no fichabamos por otra escudería. En ese caso era casi un vuelta a empezar.

Para esta entrega Codemasters ha decidido simplificar un poco la cantidad de mejoras de manera que puedan apreciarse en menor tiempo. Eso nos proporcionará la sensación de que nuestro trabajo da sus frutos. Aún así cada temporada nueva la FIA podrá imponer nuevas normas. Estas puede que entren en conflicto con algunos de los cambios que hayamos aplicado, por lo que los perderemos. Aunque nos pueda frustrar, esto acerca más al juego a la realidad.

Análisis de F1 2018

Nuestra relación con prensa y equipo será muy importante

Luego presume

En el otro apartado que comentaba, al terminar algunas carreras o entrenamientos deberemos comparecer ante la prensa. En este caso una reportera llamada Claire nos hará algunas preguntas relacionadas con I+D o con nuestra figura como piloto. Dependiendo de nuestras respuestas a las primeras, variará el estado de ánimo de nuestro equipo. De este modo podrán tanto bajar el precio o tardanza de los componentes, como todo lo contrario.

En cuanto al segundo tipo de cuestiones, en esta parte de la saga la novedad se encontrará en dos rasgos de piloto creados para la ocasión. Uno será el Estilo Deportivo y el otro el de Atracción de Masas. Nuestras contestaciones en este caso influirán en a que lado de la balanza se inclinará este indicador. Esto será positivo o negativo en función del rasgo de la escudería en qué nos encontremos. Lo más seguro es que solo a largo plazo podamos comprobar el cambio surgido.

Análisis de F1 2018

Conducir con el Halo es sólo para maestros

Halo, el piloto maestro

Otro de los cambios importantes sobre todo en función de qué tipo de cámara utilicemos es la inclusión del Halo. Este año la FIA, después de probar varias opciones en su búsqueda de mayor seguridad para los conductores, ha decidido implementar en los vehículos este sistema. Consiste en 2 barras frente al piloto que son capaces de protegerlo de impactos de hasta 225 Km/h,. En el juego tendremos la opción de rebajar el grosor de este aparato para no entorpecer nuestra visión. Sin embargo desde la cámara de televisión y lateral seguirá observándose al completo.

Análisis de F1 2018

El modelado de los integrantes de tu equipo está bastante logrado

Mejor

En el aspecto jugable se ha añadido como en el campeonato real la opción del ERS. Este es la evolución del KERS de anteriores temporadas. Su función es la de usar la energía cinética generada al frenar, para convertirla en energía eléctrica que irá directa a las baterías. Su uso variará en función del tipo de rendimiento elegido. Apagado, bajo, medio, alto, adelantamiento y vuelta rápida. Cuanto más alto sea el programa, más energía gastaremos, pero a su vez mayor potencia que alcanzará el motor.

Del mismo modo el nuevo sistema de suspensión ha sido revisado y mejorado. Ahora notaremos más que nunca la diferencia de conducción en los distintos tipos de superficie. En cambio la novedad de la temperatura de las carcasas de los neumáticos no parece tener tanta repercusión. Aún tienen margen de mejora en este apartado.

Gráficamente es similar, pero mejora con respecto a su versión de 2017. Mejores texturas y efectos de luz, pero sobre todo se ha reducido el Tearing que soportaba en los momentos de mayor carga gráfica la anterior entrega.

Análisis de F1 2018

Los golpes afectan tanto estética como jugablemente

Si F1 2017 sorprendió con la inclusión de doce vehículos clásicos de este deporte, este nuevo juego añade otros ocho. Cada uno con su diferente conducción con respecto a los monoplazas modernos. Además el nuevo circuit, Paul Ricard del Gran Premio de Francia estará incluido también.

Conclusiones de el Análisis de F1 2018

Entrega continuista pero con mejoras que los mayores adeptos a este mundillo apreciarán y agradecerán. La desarrolladora se ha centrado en refinar lo que estaba bien y retocar algunos pequeños fallos. Un juego muy completo pero que puede abrumar con la cantidad de opciones de personalización del coche a los menos entendidos.

Allons-y!

Análisis de F1 2018
POSITIVOSimulación muy cercana a la realidadMultitud de opciones de personalización del monoplazaEl modo carrera
NEGATIVOLos menos entendidos pueden frustrarsePara notar las mejoras hay que jugar bastanteÚltimo juego con Fernando Alonso
9.1Nota Final
Jugabilidad9.5
Gráficos9
Contenido9
Diversión9
Puntuación de los lectores 1 Voto
10.0