Análisis de Gran Turismo Sport para PlayStation 4

Al fin llegó la exquisitez al volante. Gran Turismo Sport parece ser el título que necesitaba PlayStation 4 para coronarse definitivamente como la vencedora de la generación y lleva a la saga directamente a mirar cara a cara a los eSports.

Se ha hecho de rogar más de la cuenta. Los aficionados a la velocidad estábamos deseosos de que llegara este momento, aunque parecía que no iba a hacerlo nunca. Kazunori Yamauchi nos trae al fin la saga Gran Turismo a PlayStation 4 y, como buen mago, al final lo ha hecho justo cuando lo tenía que hacer. Ni antes, ni después. Sin embargo, nuestro análisis de Gran Turismo Sport no puede ser todavía completo. No hemos podido disfrutar del principal reclamo de la nueva entrega, el apartado online, por lo que nos hemos visto obligados a incluir el apellido “en progreso”, a falta de poder dar una valoración más amplia.

Las sensaciones a bordo de Gran Turismo Sport son fantásticas. No nos vamos a ir por las ramas de inicio. La saga siempre ha bordado la exquisitez y un nuevo capítulo no iba a echar para atrás todo lo vivido. A pesar de que es cierto que estamos ante un momento especial. No tenemos entre manos un Gran Turismo 7, sino que Polyphony Digital nos ha traído un episodio diferente. Afortunadamente también ha respetado al máximo la fidelidad con las anteriores entregas.

Análisis de Gran Turismo Sport 2

Análisis de Gran Turismo Sport, una conexión permanente por bandera

Podríamos decir que Gran Turismo Sport es diferente pero igual. Tiene todo lo que ha caracterizado a la franquicia desde sus inicios: un gran número de coches en los que se puede configurar hasta el más mínimo detalle, calidad visual apabullante, un apartado musical sobresaliente e incluso tampoco se han dedicado demasiado a mejorar los efectos sonoros. Los aficionados a la velocidad, sobre todo los más apasionados, podrán realizar de nuevo miles de combinaciones en sus coches. Como siempre, los reglajes del vehículo marcarán la diferencia en cada carrera. Aunque los novatos o los que no tienen ni idea de cómo preparar un coche para dar el máximo también podrán disfrutar del juego sin inconvenientes. Sin embargo, hay un gran detalle que cambia el rumbo de la franquicia definitivamente y se resume en una palabra: online.

En parte era bastante lógico que una capítulo de la franquicia con el nombre Sport incorporado virase hacia una conexión permanente. Es así en este caso. Gran Turismo Sport necesitará estar conectado a Internet en todo momento, y no solo para competir. Aquí Polyphony Digital no ha dejado ni un milímetro para las dudas. Los eSports son el foco principal del juego y el multijugador es la razón de ser del trabajo de la desarrolladora.

No obstante, no hemos podido explorar ese enorme apartado en condiciones, como ya hemos comentado. Los servidores han estado la mayor parte del tiempo desconectados, por lo que nuestras horas de juego se han visto reducidas básicamente al modo un jugador. Especialmente, al arcade.

Análisis de Gran Turismo Sport 3

Análisis de Gran Turismo Sport, la campaña para un jugador también necesita internet

Es aquí donde tenemos que señalar el aspecto más negativo del juego, al menos por el momento. Gran Turismo Sport depende tanto de la conexión online que ni siquiera deja grabar la partida si no estás conectado. Todos los avances en los modos arcade y campaña no se guardarán sin conexión. Esta decisión, totalmente incompresible, demuestra que definitivamente el apartado para un jugador no tiene la misma importancia que el multi. De hecho, el modo campaña estará deshabilitado si los servidores se encuentran caídos o de mantenimiento. Tan solo permite en esos casos jugar al modo arcade y, recordamos, sin posibilidad de guardar la partida.

El modo arcade permite, como es habitual, realizar carreras contra la IA de la máquina. El cambio a PlayStation 4 no ha significado una gran mejora en las habilidades de la CPU. Tendremos de nuevo unas carreras en las que adelantar a un pelotón de coches en fila mayormente. El modo arcade se compone también de vueltas contra el crono, pruebas de derrapes o el versus contra otro jugador a pantalla partida.

Análisis de Gran Turismo Sport, un regalo para la vista

Técnicamente el juego es un regalo para la vista. Gráficamente se encuentra en una dimensión desconocida para la mayoría de sus rivales. Es cierto que Forza Motorsport 7 también luce su músculo técnico de forma magistral, pero Gran Turismo Sport está en un escalón superior. No solo en el realismo obtenido, sino que también las físicas y movimientos son espectaculares. Las repeticiones y el modo foto son, sin exagerar, auténticas obras de arte. Si un videojuego ha alcanzado cotas de realismo extremas, sin duda es la primera entrega de Gran Turismo en PS4.

No todo es positivo en el apartado técnico. Uno de los puntos más criticados de toda la historia de la franquicia sigue estando presente. Se ha retocado. Nadie puede decir que no exista una leve mejoría, pero desde luego el ruido que hacen los motores no es música para los oídos. Ni siquiera para los que afirman que el sonido de un buen motor real es mejor que cualquier sinfonía clásica.

Finalizamos por el momento esta análisis de Gran Turismo Sport. Nos falta mucho que comentar sobre el juego, incluido el modo campaña, que se inicia con las clásicas pruebas de carnet de Gran Turismo, pero dado su global carácter online, la decisión de no valorar definitivamente el juego es la más acertada. Tan solo hemos abierto el envoltorio de una apetecible caja de bombones. Por el olor parecen todos riquísimos, pero nos ha tocado esperar para dar el primer bocado.