La era de Sol Badguy fue una maravillosa. Con el análisis de Guilty Gear 20th Anniversary la reviviremos en Nintendo Switch.

Guilty Gear es para un servidor la mejor saga de lucha que tenemos en el mundillo del videojuego. Es de esas sagas cuyo título actual siempre mejora al anterior en todas las facetas posibles: Gráficos, arte, música, jugabilidad, contenidos, etc. Es por eso que cada entrega tiene tantísimas revisiones que las pulen hasta ser diamantes en bruto de un gusto exquisito. Razón que me lleva a cuestionarme fuertemente la decisión de Arc System Works a traer la primera obra a la híbrida de Nintendo. Venid a ver conmigo si han tomado la decisión correcta con el análisis de Guilty Gear 20th Anniversary para Nintendo Switch.

Heaven Or Hell – El impacto del Guilty Gear genuino.

Corría el año 1998 cuando un roquero, de nombre Daisuke Ishiwatari, dio luz a su primer proyecto como desarrollador de videojuegos: Guilty Gear. Un juego que bebía de los grandes tesoros de recreativas y que traía como novedad al género mecánicas capaces de fulminar todas las rounds con una sola combinación de movimientos.

Junto a eso, se dispensó un roster maravilloso de personajes muy carismáticos. Con historias muy variopintas, diseños originales salidos de la mano del mismo Daisuke y una composición instrumental que conformaba una OST tan cañera que te dejaba la piel de gallina. Y como no, todo cobrando vida mediante sprites 2D como la buena de Capcom marcaba por aquel entonces.

Guilty Gear rapidamente se convirtió en un título de culto y un AAA con todas las de ley. Su posterior lanzamiento en PlayStation tuvo un éxito desmesurado en Japón, haciendo que el juego saliese en tierras occidentales con un recibimiento bastante más frío. Aquí ya estábamos servidos con Mortal Kombat, Tekken o Virtua Fighter, mientras que Street Fighter 2 seguía siendo el líder supremo de los salones arcade.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Let’s Rock – ¿Sigue conservando sus virtudes al día de hoy?

La verdad es que el primer Guilty Gear está genial como pieza de museo… Pero como videojuego de lucha en sí deja mucho que desear. Como dije al inicio del análisis, GG se caracteriza por tener muchísimas revisiones y entregas que siempre mejoran y pulen todo a niveles excelsos. La primera entrega, tal y como se concebió en su día, pues se queda coja en muchos aspectos.

El roster es muy pequeño, faltan cantidad de mecánicas y acciones que son capitales en las últimas entregas, como los Burst, las guardias por fases o incluso cosas tan básicas como los Special Attacks. Tal está la cosa que la marca de la casa, los Destroyer, aquí están demasiado potenciados, al nivel de reventar todos los rounds con solo una ejecución. No precisan de barra, solo hay que entrar en el modo rage y accionar el comando correspondiente.

LEER MÁS:  Desvelados los requisitos de sistema para jugar a Code Vein en PC

Este relanzamiento para Nintendo Switch no cuenta con sprites remodelados, el formato de pantalla sigue en 4:3 – camuflado por bandas de arte en los laterales – y un renovado menú de opciones que nos permite configurar los mandos, la banda sonora y un par de cosas sencillas más. Por lo demás, es tal cual como pudimos experimentar en Psone. Una pena que ni se hayan dotado de más resolución a los fondos y a los personajes, como así pasaba con el sobre-filtro que aplicaba PSP a la versión Classic de PSN.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Perfect Victory – El caballo ganador de Arc System Works.

Además del primer Guilty Gear, esta recopilación nos agasaja con XX Accent Core Plus R. XX (o X2), es la secuela narrativa del Guilty Gear original. Un juego que mejoraba enormemente al anterior, con un roster alucinante y que experimentó con multitud de modos y mecánicas. Fue también el primero en estrenar en la saga un Modo Historia presentado en forma de visual novel. Aquí, cada personaje vivía una serie de experiencias dentro del escenario de la guerra entre los humanos y los gears.

Fue también víctima de muchas revisiones, las cuales iban aumentando la cantidad de submecánicas disponibles en combate, la cantidad de luchadores controlables, ampliaban la oferta de modos… Hasta el punto de que su última revisión, la aquí presente, es consideraba uno de los mejores videojuegos de lucha de todos los tiempos.

Un mérito muy grande, puesto que en 2008 el 3D desplazó casi al 100% los juegos en dos dimensiones. No en vano, la calidad de los sprites en los juegos de Arc System Works siempre fue de un tratamiento excelso, llegando a ser Xrd – el último de la saga – una producción que rivalizaba con películas de animación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Destroyer – El climax de la saga vuelve al terreno portátil.

Este añadido lo veo ya más coherente. Querer conmemorar la historia de Guilty Gear y dejar pasar por alto a GGXXAC+R sería un error muy grave. No obstante, me sigo preguntando si para darse a conocer al público de Switch no hubiera sido mejor opción optar por Xrd y sus revisiones. Teniendo en cuenta el resultado económico y técnico en Switch de Fighter Z, Xrd habría rendido genial en el sistema híbrido.

LEER MÁS:  Análisis de SEGA Mega Drive Mini versión para Europa

Sea como sea, hay que apandar con lo que tenemos y este juego es un cartucho de calidad a punto de explotar en nuestras tabletas nintenderas. En su día ya nos puso la piel de gallina con las revisiones previas a R en PSP y PlayStation 2. En la primera, se incluyó modos Versus de 3 VS 3, un apartado online muy competente y se expandió la galería de arte y misiones para que 100 horas no sean suficientes ni para tocar la punta del iceberg.

Pues bien, en la edición de Switch tenemos un port directo de la versión R, es decir, la que vimos en PS3, Xbox 360, PS Vita y PC hace unos años. Esta mejoraba los ataques EX y revisaba las submecánicas de Slash, además de añadir nuevos Force Breaker. Sin contar las mejoras gráficas y de sonido, con un filtro para los sprites que hace que luzcan realmente bien. Por lo demás, hablamos de un juego de lucha con 25 luchadores, el sistema más complejo de combate jamás ideado para un fighting, 12 modos y un online muy robusto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Final Slash – Guilty Gear y la portabilidad, unidos de nuevo.

R, como acabo de decir, era una versión mejorada del Accent Core Plus original. Sin embargo, algunas decisiones en su día no las comprendí y tampoco las comprendo ahora. Hablo, sin ir más lejos, de volver al formato 4:3. Al parecer, una de las quejas más aguerridas contra el original consistía en la decisión de estirar los menús y los fondos de batalla para adaptarse a monitores 16:9. ASW optó por volver a los 4:3 en vez de adaptar correctamente el nuevo formato. Una vuelta atrás que los fans aplaudieron pero que un servidor lo considera una estupidez.

Por ende, tenemos en Switch el juego mostrado en un cuadrado centrado en la pantalla y acompañado por dos bandas con diseños de Daisuke en los laterales. Si la pantalla de por sí es pequeña, esto hará que nos quedemos poco menos que bizcos.

LEER MÁS:  El estreno de Fight Crab en early acces ya es una realidad

En cuanto a lo que lo demás respecta, cero quejas. La posibilidad de jugar con los joycons por separado y añadir todo tipo de mandos externos para la modalidad 3 VS 3 es una gozada. También me alegro que omitiesen traer a Guilty Gear: Judgement, un modo brawler que venía con el Accent Core Plus de PSP y que resultó ser muy básico y soporiento.

Las modalidades online funcionan muy muy bien, con cero lag y se encuentra partida rápido. Al juego local no he podido sacarle partido pero en teoría se pueden jugar con dos consolas dentro de un radio aceptable. Lo mismo ocurre con el Guilty Gear original, que aparte de esto también permite disfrutar de las batallas con los joycons de forma individual.

Por favor, la OST de Guilty Gear es una que jamás caerá en un saco roto. Compuesta por el mismo Daisuke, es todo un regalo a los amantes del rock con sus innumerables referencias.

Winner – El original y el mejor título de Guilty Gear juntos para jugar donde quieras.

Este Guilty Gear 20th Anniversary nos trae el primer juego junto con el más completo de la franquicia. Es una buena forma de redescubrir el clásico, con la contra de que los años le pesan demasiado y actualmente no sea más que un fighting lleno de desequilibrios y errores. No obstante, X2 Accent Core Plus R siempre va ser una buena opción, practicamente es invulnerable al paso del tiempo.

El recopilatorio nos dará muchísimas horas de juego, tanto en solitario como acompañado. Servidor hubiese preferido que nos trajeran el Xrd Revelator Rev 2, la última build de la entrega actual que presenta unas mecánicas y un apartado visual de infarto. Toca apandar con lo que nos ha llegado, que no es otro que uno de los mejores juegos de lucha de todos los tiempos al alcance de nuestras Nintendo Switch.

Apartado Visual
6.8
Apartado Sonoro
10
Apartado Jugable
8.7
Calidad como remasterización
6
Nota de lectores0 Votos
Volver a disfrutar de XX Acent Core Plus R en el terreno portátil siempre es de agradecer.
Repleto de modos y formas de jugar, tenemos infinitas horas aquí metidas.
El sistema de lucha sigue siendo el pináculo del género.
El primer Guilty Gear ha envejecido peor que una manzana oxidada.
El formato 4:3 dificulta el visionado de los sprites en modo portátil.
No hay mejoras gráficas ni jugables nuevas frente a las versiones originales.
7.9