Análisis de Metroid: Samus Returns

Vuelve la cazarrecompensas más increíble al plataformeo en 2D. ¿Habrá valido la pena esperar? Leed nuestro análisis de Metroid: Samus Returns para saberlo.

Voy a ser muy sincero con esto: nunca he sido amante de Nintendo hasta hace bien poco. Y es irónico, porque ahora juego que hacen juego que adoro. Pero nací y crecí bajo el brazo de Sony y con sus juegos más centrados en la acción y el contenido serio.

Debido a esto, no tengo ese órgano nostálgico que tiene la gran mayoría con la gran N. Pero eso no implica que no sepa reconocer el talento y la dedicación que ponen a sus títulos. Hasta yo se que la idea de fusionar conejos chillones con fontaneros retirados parecía absurda y estúpida.

Y lo es, pero por eso mismo Mario + Rabbids está tan lleno de energía y carisma. Pero hay ocasiones en las que nos gusta sumergirnos en ambientes claustrofóbicos y estar solos ante el peligro. Y no hay franquicia más placentera para disfrutar de esto que la saga Metroid.

análisis de Metroid: Samus ReturnsPor eso mismo quiero mostraros en este análisis de Metroid: Samus Returns el por qué debéis jugar a este título. Así que coged y meted el brazo en vuestro bote de Pringles favorito, que nos toca volver a SR388 tras 13 años sin visitarlo.

De portátil en blanco y negro a portátil a todo color

Si ya bien su anuncio hizo estragos en las cuerdas vocales de un servidor, Metroid: Samus Returns es un título que no sale de la nada. Se trata de un remake del ya anciano Metroid II: Return of Samus.

A decir verdad, nunca pude soportar del todo este título, ya que no envejeció nada bien, al igual que el original de NES. Controles toscos, sensación de repetitividad constante, música chirriante y jefes muy aburridos gobernaban este juego. Aunque claro, habiéndome introducido en la saga con Zero Mission, tal vez estaba malcriado al ver el contraste.

Y durante estos meses, tras ver gameplay tras gameplay, me ponía a dar saltos de alegría como un niño pequeño. Me costaba creer que lo que veía en la pantalla era el planeta natal de los Metroid. Pero una vez lo juegas no sólo lo crees: lo sientes.

análisis de Metroid: Samus Returns

SR388 está lleno hasta los topes de pequeños y grandes detalles en el fondo del escenario, dándole vida y diversidad al planeta. Veremos a lo lejos robots y máquinas creando túneles, flora y fauna de lo más variada, y momentos que te dejarán absorto.

Si bien cuando la cámara amplia en los modelos resultan un poco mugrientos en ocasiones, en conjunto es un lienzo lleno de color y creatividad. No estaría mal verlo en Switch desde luego para sacarle todo su potencial, pero cumple muy bien en 3DS.

En el espacio nadie puede oírte morir una y otra vez

La dificultad de Samus Returns es también digna de destacar. Los organismos autóctonos del planeta son agresivos por naturaleza, y no se andan con chiquitas. Aquí todo tiene escrito la palabra “MUERTE A SAMUS” en la frente y más de una vez veremos Game Over en la pantalla.

Muchas veces moriremos por ir a lo loco y no fijarnos en los enemigos. Otras tantas en cambio será por el posicionamiento de los enemigos en el mapa. No es algo frecuente ni mucho menos, pero sigue siendo molesto subir un saliente para que acto seguido te embistan y caigas.

La falta de variedad de ataques enemigos también deja una ligera marca. Están centrados más en embestir que en otras formas de atacar para hacer uso del nuevo sistema de contraataque melee. Contraataque que, por cierto, es increíble usarlo una vez se domina su uso.análisis de Metroid: Samus ReturnsEste contraataque melee, si bien parece un instrumento demasiado poderoso contra enemigos comunes, no es un “Pulsa x para ganar”. Requiere ser usado en el momento preciso, y no puede ser usado de forma seguida una y otra vez. Pero cuando lo usas de forma satisfactoria contra un Metroid, la acción pasa de 100 a 200 en 2 segundos.

Y madre mía los combates contra los Metroid, que maravilla. Lejos están esos combates del original de Game Boy que se basaban en lanzar misiles sin emoción o habilidad alguna.

Todas las evoluciones de estos Guerreros Definitivos son entretenidas y muy intensas, aunque no siempre. El juego lanza los mejores combates (contra las versiones Zeta y Omega) cuando no quedan Metroid casi por dar caza. Pero estad tranquilos, porque valen muchísimo la pena combatirlos.

1 2
No Hay Más Artículos