Gráficos minimalistas en un rogue-like no es nada nuevo pero el juego de Krafted Games sí lo es. Descubre por qué en nuestro análisis de Polygod.

Los rogue-likes son mi perdición. Es posible que mi partida de The Binding of Isaac en PS4 y Vita llegue perfectamente a las 300 horas. Otros títulos como Enter the Gungeon o Dead Cells van por una dirección similar. Por eso, el título de Krafted Games llamaba mucho mi atención. Su estilo minimalista y su particular visión del género podían demostrar un acercamiento diferente. Sin embargo, una serie de desavenencias mancillan lo que podría haber sido y, en parte, la culpa la tiene la plataforma. Os contamos todo en nuestro análisis de Polygod.

analisis de polygod 2

En el jardín del Edén, mi nena

En Polygod elegimos a un personaje de los muchos que hay para desbloquear (aunque sólo podemos ser uno al principio) y viajamos por diferentes niveles generados proceduralmente mientras derrotamos a surrealistas enemigos, luchamos contra jefes y, lo más importante, nos mantenemos con vida para conseguir sus almas, con las que comprar distintas mejoras. Esto es, en parte, lo que hace especial a Polygod: su particular uso de las almas como moneda de cambio.

En cuanto vemos a un enemigo en pantalla, este nos ataca sin cuartel, teniendo que derrotarlo antes de sufrir demasiados daños. Una vez eliminado, nos dará un alma y, en ocasiones, un punto de salud. Las almas pueden ser intercambiadas por distintas bendiciones que hay por todo el mapa en unos altares, pudiendo elegir intercambiarlas por una de las tres que habrá disponibles. Estas bendiciones van desde tener un mayor máximo de vida, cambiar la forma en la que disparamos o aumentar la cadencia de tiro, entre otras muchas. Esto consigue que cada partida que hacemos en el juego sea totalmente diferente a la anterior y consigamos que se adapte a nuestro propio estilo.

analisis de polygod 3

Una jugabilidad con problemas

Además, el juego nos permite (no sé si de forma inconsciente) poder subirnos a los bordes más altos del mapa y poder recorrerlo por encima, sin tener que enfrentarnos directamente a los enemigos. Eso sí, ellos no son tontos y en el momento en el que nos vean o reciban un disparo sabrán perfectamente nuestra posición. El mayor problema de Polygod, al menos en su versión de Switch, es la dureza del control. A pesar de que el juego no tiene muchos más botones excepto el saltar, disparar y activar los altares, algún botón está colocado de forma extraña, ya que el botón para pausar el juego es el B y no nos permite cambiarlo. Esto ha provocado que, por hacerlo de forma mecánica, haya vuelto al menú inicial dejando lanzar un grito de “¡NOOOO!” al más puro estilo Darth Vader.

Sin embargo, este es solo una piedrecita en el zapato. El control del jugador en este FPS, sobre todo a la hora de moverse y mover la cámara para disparar, es increíblemente duro y poco preciso, aun cambiando la sensibilidad. Ya lo juegues en modo portátil o en el dock o con un mando Pro, este problema va a estar presente, lo que aumenta la dificultad del juego de una forma totalmente artificial. Una verdadera lástima.

analisis de polygod 4

Un cuartito minimalista

Visualmente, Polygod es un juego bastante curioso ya que está presentado de forma totalmente minimalista. Los modelados de los enemigos y objetos que aparecen en el juego son muy básicos, con colores planos y sombras muy toscas. No obstante, esto no impide que sufra de ralentizaciones muy notables cuando se presentan varios enemigos en pantalla. Además, la escasa variedad de los mismos hace que el juego se vuelva repetitivo rápidamente. Eso sí, hay que dar un punto al diseño de los jefes que nos encontraremos entre niveles porque son realmente una delicia de ver. En el campo sonoro, el juego resulta igual de minimalista, mostrando notas musicales cuando aparecen los enemigos o en los enfrentamientos contra los distintos jefes y los clásicos disparos.

CONCLUSIONES DE POLYGOD

Polygod podría haber sido mucho más de lo que es, a pesar de que es un juego divertido y un gran desafío para los amantes de los rogue-like. Sin embargo, algunos problemas presentes en la versión de Switch hace que sea un juego que, seguramente, es mejor jugar en otra plataforma como PC. Una verdadera lástima.

Análisis de Polygod para Nintendo Switch: La larga caída
POSITIVOSUn misterioso rogue-like que nos permite mejorar y adaptarnos a nuestro estiloLos jefes finales son emocionantes
NEGATIVOSEl frame-rate cae constantementeEs increíblemente frustrante manejar el juego ya sea con los joy-con o con el mando Pro
5Nota Final
Gráficos5
Sonido6
Jugabilidad5
Diversión7
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of