Análisis de Skellboy para Nintendo Switch

Análisis de Skellboy para Nintendo Switch

Nada de cirugías, cambia tu cuerpo al más puro estilo Mr. Potato. Que sí, que se puede, nuestro análisis de Skellboy para Nintendo Switch es prueba.

Los auténticos héroes no descansan con tal de proteger su reino, ni siquiera cuando la muerte actúa de por medio. Puede parecer algo tétrico, o algo muy al estilo de MediEvil, pero os aseguro que la obra de Fabraz es bastante diferente en cuanto a tono. ¿Queréis comprobarlo? Pues no dejéis de echarle un ojo a nuestro análisis de Skellboy para Nintendo Switch.

El mal asola el reino, y sólo alguien de corazón puro puede ayudar

La premisa de Skellboy es simple: uno de los magos de la corte ha sido rechazado por la princesa, y este, rebotado, no tiene mejor idea que traer a la vida a todos los muertos del reino, amén de criaturas infernales llenas de gusanos, putrefacción, y mal rollito en general. Por suerte, como os hemos podido adelantar, hay un héroe que puede poner fin a todo esto: ¡Skippy! Un enigmático saco de huesos que tendrá que usar todas sus habilidades (o las nuestras, más bien) para poner todo en su sitio.

Lo cierto es que la historia, como podréis notar, está llena de humor, y en constantes ocasiones vemos como los personajes no se toman en serio a si mismos. Esto logra sacar alguna que otra sonrisa, cosa que se agradece, aunque realmente le falte algo para que podamos decir que nos ha hecho soltar una carcajada. Sin embargo, sabe entretener de base, lo que le da un punto para que queramos seguir adelante.

Los ojos no me dan para todo esto

Voy a seros totalmente sincera con este análisis, culpables: al principio, me resultaba bastante tedioso jugarlo. Y es que empezar la aventura tan tranquila, ir por el escenario y ver como una zona no cargaba y caía al vacío no es plato de buen gusto. Pero, claro, esto es una cosa puntual, diréis. La cosa es que se ha ido repitiendo ligeramente durante toda la partida, además de sufrir ralentizaciones que no veía ni medianamente justificadas.

Pero eso no era todo. Sí, lo estoy poniendo a parir antes de tiempo, pero es lo que toca, pues es lo primero con lo que me encontré. Vamos a ello. El siguiente problema que me encontré era el combate y desplazamiento. A primera vista, me parecía tremendamente lento, además de que, al ser personajes en 2D con un modelado de entornos 3D, el usar ciertas armas se volvía una auténtica tortura, como es en el caso de las lanzas. El ojo no te da para atinar a la profundidad necesaria, y básicamente pierdes un tiempo precioso.

Saboreando el plato entero

Pero como aquí somos unos profesionales, tocó seguir adelante. Y menos mal que lo hice, porque mi opinión mejoró notablemente. Sí, los errores arriba descritos seguían estando, pero ya no pesaban tanto. Había nuevas armas de las que poder disfrutar, obviando la lanza, y el conseguir partes de los monstruos para crear un conjunto de cabeza, cuerpo y pies nos llevaba a aniquilar a cada bicho que se nos cruzaba por delante.

Y es que era muy entretenido, dado que tener el conjunto entero nos ofrece algunos bonus extra que le dan un nuevo enfoque a cada momento. Por ejemplo, con el de zombi te quedas literalmente a un punto de vida, pero, para compensar, estos no te atacarán porque creerán que eres uno de los suyos. O uno de mis favoritos, el de oro, que hará que cualquier enemigo que te ataque cuerpo a cuerpo, si te alcanza, se convierta automáticamente en una estatua de oro, sin poder hacer nada más.

Lo interesante es que hasta las partes, por si solas, tienen habilidades especiales. Las botas del conjunto de oro, por ejemplo, te dan más velocidad de movimiento cuanta menos vida te quede. Nuevamente, quiero remarcar que este elemento le da más variedad a la jugabilidad.

No me voy a olvidar comentaros, a su vez, que lo que es el estilo de juego es bastante simple pese a todo, con misiones variadas que podemos completar por el mundo para conseguir determinados objetos. Muy Zelda, la verdad, aunque con una ejecución bastante más simple. Aunque no por ello menos disfrutable, claro está.

Cuando la canción del Mercadona se te mete en la cabeza

No, no es que queramos hacerle publicidad ni nada por el estilo. Pero pensadlo: esa tonadilla de «Mercadoona, Mercadona» se ha quedado en el subconsicente de cada uno, pese a que es corta y repetitiva. Y con esta metáfora en mente quiero hablaros de, evidentemente, la música de Skellboy.

La base para todas, pero para todas las pistas del juego es la misma. Se le cambia el ritmo, se le cambian los agudos y los graves… pero es la misma. Y, en un primer momento, puedes pensar que esta se te va a hacer repetititva hasta la saciedad. Pero pensemos de nuevo en el ejemplo de Mercadona y sabremos la respuesta. Porque sí, culpables, no sé que tiene esta maldita musiquilla que se te mete en el tímpano y se queda contigo. Y la disfrutas. La disfrutas mucho. Tiene un algo que la hace destacar con pocos acordes, y eso es un gran logro. No es un Megalovania, claro pero sabe acompañar realmente bien.

Análisis de Skellboy para Nintendo Switch

Lo mejor de todo es que estos cambios de ritmo y demás se dan a la vez que te desplazas por el escenario, casando de manera muy adecuada con ellos. Estos, además, están muy bien detallados, teniendo claras diferencias de unas zonas a otras, y no se notan especialmente vacíos. Los personajes también cuentan con un grado de detalle bastante bueno, siendo prácticamente cada uno de ellos diferente a los otros, salvo en el caso de los soldados, por eso de mantener la equidad y el protocolo, claro está.

Conclusiones del análisis

Nos encontramos pues ante un juego agradable, ameno y entretenido, que sabe hacerse querer al cabo de unas pocas horas. Tiene contenido como para que nos divirtamos con él un tiempo, sin embargo, le pesan algunos fallos que lastran la experiencia, afeando el producto final, tal y como son las ralentizaciones masivas o los problemas de carga de zona.

Análisis de Skellboy para Nintendo Switch
Análisis de Skellboy para Nintendo Switch
Nos gusta
El colorido diseño de escenarios y enemigos
Esa musiquita al estilo Mercadona
Los coleccionables en forma de partes del cuerpo
Puede mejorar
Esas ralentizaciones y escenarios a medio cargar...
El combate en 2D en escenarios con profundidad te va a dar dolor de cabeza
Se hace sencillito de superar
7.5