Análisis de Stikbold para Nintendo Switch

Vuelve la época de pegar balonazos en la cara a nuestros amigos, pero ahora en versión digital. En este análisis de Stikbold os contamos la vuelta del balón prisionero a nuestras vidas.

Quién más quién menos seguro que disfrutó o sufrió jugando al balón prisionero. Ahora los que se lo pasaron bien tienen la oportunidad de volver a hacerlo y los que lo pasaron mal pueden volver a sufrir, pero en videojuegos. Lo entenderéis mejor después de leer el análisis de Stikbold para Nintendo Switch.

análisis de Stikbold

Seguro que nunca habéis derrotado una ballena a pelotazos.

Absurdez al poder

La historia es verdaderamente absurda, pero eso es lo que la hace divertida. Estamos en un mundo donde el balón prisionero goza de buena popularidad. Tras cosechar tres oros y una plata, nuestro entrenador quiere volver al camino del oro, hasta aquí todo normal. Pero cuando el demonio secuestra a la pareja contra la que teníamos que jugar por el oro cambia la cosa.

A nuestros personajes les molesta ganar el oro solo presentándose (personalmente no tengo ningún problema) y además uno esta enamorado de la chica del otro equipo, así que toca misión de rescate. El tema es que durante todo el camino nos abriremos paso jugando al balón prisionero. Si tenemos problemas con los hipis, jugamos, si tenemos problemas con moteros, jugamos. Incluso si tenemos problemas con una ballena gigante en una plataforma petrolífera, jugamos (es muy absurdo todo).

Desbloqueables y logros

A medida que avancemos en la historia iremos desbloqueando diferentes personajes que podremos usar en los otros modos. La duración de la historia es como mucho de un par de horas, es muy sencilla y fácil de resolver. Incluso si se os da muy mal no puede duraros más que una tarde.

Por suerte, cada partido que juguemos tiene 3 logros para conseguir que prolongarán un poco más este modo.

análisis de Stikbold

Hay partidos tan absurdos como este.

Multijugador on fire

No solo del modo historia vive este análisis de Stikbold. Al tratarse de la versión deuxe tenemos una opción multijugador local muy jugosa. Evidentemente tenemos un modo de partidas rápidas. Elegimos quienes jugamos, donde y venga, a darse balonazos. Lo verdaderamente bonito es el modo Ruleta del Jaleo. Aquí tenemos un poco de todo y es lo que prolonga la vida de este juego. No cambiará mucho nuestra actitud hacia él, pero nos permitirá echarnos unas risas con nuestros amigos (es un modo que en solitario pierde mucho).

Por un lado tenemos una especie de la Ruleta de la Suerte de Antena 3. Haremos lo único que se hace en este juego, jugar al balón prisionero. La diferencia es que no todos serán partidos normales. Tendremos diferentes objetivos que cumplir para conseguir puntos. Por supuesto que si ganamos el partido nos llevaremos puntos, pero podremos ganarlos incluso perdiendo. Al finalizar todas las rondas llegará una especie de partido todo vale en el que los puntos son las vidas que tenemos. De este último partido sale el ganador.

Después también tenemos los minijuegos. Un lugar para desconectar un poco de frenetismo del balón prisionero y deleitarnos con otros juegos. Se recomiendan amigos, cuantos más mejor. Y no lo digo solo yo, el propio juego os lo dice ya que son modos locales. Lo bonito es que es posible jugar hasta 6 personas, por lo que el pique está garantizado.

[amazon_link asins=’B01N5OPMJW,B06XSYL18F,B01M6ZGICT’ template=’ProductCarousel’ store=’guil0f-21′ marketplace=’ES’ link_id=’9155d65f-fc34-11e7-bb9b-1f7d579c08fb’]

Un poco “meh” técnicamente

El apartado gráfico es muy poligonal, demasiado. Tenemos abundancia de cuadraros y rectángulos (todos los personajes están hechos así) y todo de manera muy simples. Muchos estudios indies suelen optar por esta clase de estilos, ya sea por presupuesto o por mano de obra, pero no por eso hay que obviar lo obvio. Es un estilo muy sencillo que no destaca en nada. Incluso hay momentos en lo que queda cutre.

El apartado sonoro tiene más gracia. Dentro de lo que es el juego está bien aprovechado. Los efectos de sonido encajan bastante bien y las melodías van acorde los momentos del juego. Es un apartado algo más trabajo que el gráfico, o por lo menos en apariencia.

Conclusiones del análisis de Stikbold

Stikbold no es que se vaya a hacer un hueco entre vuestra biblioteca por méritos, pero si por curiosidad. Su corta duración y repetición hace que sea de partidas cortas, pero puede ser muchas si tenemos gente con quien jugarlo. Si no tenéis amigos, caerá pronto en el olvido.
Stikbold
Hasta 6 personas para multijugador localEl absurdo sentido del humorDar balonazos a otros
Duración cortaSin amigos no vale la penaRecibir balonazos
6.1No llega a balonazo
Gráficos6
Sonido6.5
Duración 5
Multijugador7
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0
No Hay Más Artículos