En el análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia traemos el típico juego de anime. No es sobresaliente pero es suficiente para contentar a los fans de la saga, ¿o no?

Para este principio de año tenemos unos cuantos juegos de animes a la vista. Uno de ellos nos trae un grupo de caballeros muy particulares. Sirven al reino a su manera y parece que tienen una regla para no tener a dos personas de la misma especie en el grupo. Si no los conocéis no pasa nada, os hablo sobre ellos en este análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia.

análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Los pecados capitales aterrizan en PlayStation 4 para delicia de los fans de la saga ¿El problema? Que si los verdaderos protagonistas siguieran vivos no se yo si estarían muy de acuerdo con este juego. Ahora os desarrollaré todo en el análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, pero como introducción puedo deciros que estamos ante una mezcla de un “quiero y no puedo” y “tengo una crisis de identidad”.

Historia original a saltos y a trozos

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia nos traslada a la historia original de la serie pero contada a saltos. La verdad es que hay trozos que van tan a saltos que los que no se hayan visto el anime o leído el manga pueden estar bastante perdidos. Además si nos vamos a misiones secundarias esto ya se convierte en el coño de la bernarda. Por si no fuese bastante, no tenemos cinemáticas para contar nada, y todo se sucede en los escenarios del juego. La verdad es que queda algo soso y confuso.

Uno de los problemas que tiene el juego es el definirse a si mismo. Tiene momentos de musou, momentos de RPG y momentos de lucha. Coge un poco de todo pero en vez de aprovecharlo se queda en un punto medio en el que la experiencia no es del todo satisfactoria. Si tuviera que elegir una parte sería la de la lucha. Es la más lograda y la base del juego aunque peque de sencilla. Además, el juego solo cuenta con dos modos de juego, aventura y duelo.

análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

La aventura lo es todo

El núcleo del juego y de este análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia es el modo aventura y es donde tiene esos problemas de definición. Para que os hagáis una idea de cómo van las mecánicas del juego, os comentaré los tres tipos de misiones que os encontraréis. Por un lado tenemos la de derrotar a X número de enemigos. Estas recuerdan un poco a los musou y es que nos vienen ordas de enemigos y tenemos que aniquilarlos a todos. Es muy difícil que os ganen en este estilo de misiones y solo el tiempo puede ser vuestro verdadero enemigo.

El segundo tipo de misiones son las de recolección. En estas encarnaremos a Elizabeth y tendremos al mejor escolta posible, Hawk-sama. Tendremos que recolectar un cierto número de materiales mientras evitamos que los enemigos nos alcancen. Para esto está Hawk, al cual podemos mandar al ataque y que nos limpie un poco el camino. Son el momento “relax” del juego por así decirlo pero realmente aportan bastante poco, es más para darle algo de protagonismo a Elizabeth.

La lucha da vida al juego

Las últimas misiones son el gran atractivo del juego, las de lucha. Como si se tratase de un juego de lucha 3D, tendremos que machar a nuestro rival con poderosos ataques y combos. Son combates bastante rápidos y es raro que se agote el tiempo. Además según avancemos en la historia podremos desbloquear más personajes para el modo duelo. Los personajes se dividen en 3 categorías: velocidad, poder y mágico. Creo que con los nombres queda bastante claro en qué se basarán cada uno.

análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Pelear con Hawk-sama no tiene precio.

El problema es que los movimientos son demasiados simples. Por un lado tenemos ataque fuerte, disparo y combo de ataques débiles. Por otro, tres ataques especiales que gastarán parte del indicador de magia que se rellena solo durante el combate. Y por último tenemos el ataque especial que puede decidir el rumbo del combate. Son combates pensados para un ritmo rápido y simple, sin tener que pensar mucho. Lo malo es que conociendo la serie y a toda la panda que la forma, muchos fans pueden quedarse con ganas de un sistema más profundo.

Otro dato importante es que, en el modo historia, nos premiarán por destruir el escenario. Cuanto más barullo hagamos, más puntos de atractivo nos darán. Estos puntos se traducen en cristales mágicos (de los que ahora hablaré) y mejor puntuación en la misión.

El plantel de personajes está bien nutrido. Tenemos a los 7 pecados, a Hawk-sama, un buen puñado de caballeros sagrados y hasta alguno de los 10 Mandamientos hace su aparición. Los que van al día con el manga pueden echar a alguien de menos pero hacen un grupo generoso y suficiente.

análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Pequeños toques de RPG

A medida que avancemos en la aventura encontraremos misiones que nos darán un objeto como recompensa. Estos objetos nos permitirán desarrollar equipamiento mágico para nuestros personajes. Pero con el objeto no es suficiente, también hay que pagar una cantidad concreta de cristales mágicos. Dicho todo esto, no es que el equipamiento sea muy variado, pero hay que elegir bien en función del tipo de nuestro personaje. Además, este equipamiento estará disponible en el modo duelo para que lo usemos con todos los personajes.

[amazon_link asins=’B077NMFFZT,B076PP2WW8,8467926929′ template=’ProductCarousel’ store=’guil0f-21′ marketplace=’ES’ link_id=’6ffebef7-0d0a-11e8-9a16-59576e359e33′]

El modo duelo de toda la vida

El modo duelo tiene lo típico que puede tener un modo de lucha. Podemos jugar con la CPU, con un amigo y online. Tal y como os comenté son partidas rápidas por lo que podréis echar bastantes combates sin que se os vaya mucho tiempo. Podréis revivir enfrentamientos del anime o batallas que os gustaría que sucediesen como por ejemplo Hawk contra Diane. El problema es que como es bastante simple, no representa un gran atractivo para el jugador.

Gráficos con voces originales

Respecto al apartado gráfico soy positivo. Los modelos de los personajes en general están bastante bien. Alguno tiene una cara un poco más rara de lo normal pero estoy yo para hablar de caras. El mapa del mundo es sencillo, pero está hecho con un encanto particular que gusta bastante. Los escenarios, en su mayoría, se adaptan al estilo del juego y aunque no son espectaculares, están bien construidos.

Y toca una parte del análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia que los fans de la saga agradecerán. El apartado sonoro nos tiene un regalo excelente, las voces en japonés. Esto es algo que se agradece enormemente ya que las voces están muy presentes tanto en la historia como gritando los ataques en las peleas. Además se combinan con unas melodías bastante buenas pero que al final se hacen algo repetitivas.

Conclusiones del análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia es un juego que disfrutarán especialmente los fans, pero también lo sufrirán. Sin acabar de definirse en sus mecánicas y con varios aspectos simples, nos quedamos con las ganas de un juego mejor para los Pecados Capitales. Con la popularidad que está teniendo el anime y el arco tan intenso en el que está el manga, seguro que vemos algún juego más.

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia.
Variedad de personajesMisiones de luchaVoces en japonés
Historia contada a golpesSimple en varios apartadosConfuso si no se ve el anime o manga
7.3Pecado a medias
Gráficos7
Sonido8.5
Jugabilidad7
Historia6.5
Puntuación de los lectores 1 Voto
7.0