El “brujero” vuelve a la carga con las cacerías nintenderas y te contamos cómo con el análisis de The Witcher 3 Complete Edition para Nintendo Switch.

CD Projekt está enfrascada y mucho con Cyberpunk 2077 pero eso no vale de excusa para abandonar a la niña de sus ojos. The Witcher 3 nos encantó a todos y su magia cautivó los sistemas de PlayStation 4, Xbox One y PC hace ya 5 años. El Lobo Blanco intentará repetir hazaña ahora en los circuitos de Nintendo Switch teniendo en su contra las especificaciones técnicas de la consola menos potente del mercado actual ¿Lo conseguirá? Toca seguir leyendo este análisis de The Witcher 3 Complete Edition para Nintendo Switch para descubrir si tenemos un port en condiciones o una chapuza destinada a reventar bolsillos sin mucho esfuerzo.

Geralt de Rivia arrasa en los videojuegos y en la literatura

Las hazañas de este brujo de pelo ceniciento son conocidas en multitud de formatos. Nació en 1992 con el libro de La espada del destino, escrito por Andrzej Sapkwoski y que cautivó a lúcidos y perezosos por su mezcla de fantasía y folclore medieval-europeo. Tras una productiva saga de 8 libros, le seguirían multitud de series de cómics, una película y hasta dos series de televisión, la primera de factura polaca y que lamentablemente no hacía justicia a la calidad presentada en los libros y una última que veremos próximamente y de la mano de Netflix.

Sin embargo, no fue hasta que CD Projekt compró la exclusiva por una bolsa de dinero que el Lobo Blanco se hizo famoso en todo el mundo gracias a sus videojuegos. Con The Witcher, los polacos presentaron su continuación al hiatus de los libros de Andrzej con un Geralt amnésico y un sistema de rol inspirado en Neverwinter Nights, con combates por turnos y un enfoque táctico muy trabajado. Sorprendió por su factura gráfica, su trama tan trabajada y unos personajes que dejaron huella.

Siguiendo el éxito del anterior,The Witcher 2 dio un paso más allá presentando un mundo semi-abierto y mutando su sistema de combate a uno más hack & slash. Aparte de PC, lo pudimos jugar en Xbox 360, siendo la primera consola en albergar las aventuras del brujo. En lo visual no solo sentó un precedente si no que se convirtió en el estandarte gráfico, junto con Crysis, de su generación.

Las cinemáticas se muestran a 720p en ambos modos. Suficiente para embelesarnos con su magnificencia.

The Witcher 3 todo un portento gráfico que no dejó a nadie indiferente

The Witcher 3 es un juego cuya ambición le transformo en algo enorme. Un gigante a la hora de explayar su mundo abierto lleno de actividades y encuentros que desgranaban una narrativa muy profunda y que nos hizo pegarnos a la pantalla como posesos. Es cierto que hasta en lo gráfico nos dejó patidifusos, y no hablamos de que su grueso ya sea muy bueno con unas texturas y animaciones que quitaban el hipo, sino que estaba repleto de detalles que nos hacían percibir al videojuego como algo vivo.

La vegetación moviéndose en la dirección que sopla el viento, la arena deformándose por nuestras pisadas, el agua trasluciendo lo que alberga en sus profundidades… Hasta la aplicación de Nvidia HairWorks nos dejó una colección de cabellos tan naturales que hasta el mismo Llongueras lloraría al verlos. No obstante, The Witcher 3 no solo es recordado por cómo se ve sino también por cómo se oye y cómo se juega. Hablamos de un RPG que no desentona en ningún apartado y que fácilmente puede ser considerado de los mejores juegos de rol de toda la historia del medio.

Es cierto que en PC la cosa fue mucho mejor que en consolas. Sin contar el abismo gráfico existente, los mods la catapultaron a niveles visuales imposibles. Hay que decir que las consolas tuvieron que tragarse un mogollón de bugs y problemas con el framerrate en los primeros meses de vida. No obstante, al día de hoy tenemos un juego increíblemente sólido en todas las plataformas. Sin embargo, estos puntos fuertes aupados por su estabilidad y calidad gráfica pueden verse trastocados en su salto a Nintendo Switch.

Tenemos 4 modos de dificultad para disfrutar la aventura y además podemos decidir si jugar el juego entero o solo las expansiones por solitario.

Dicho esto, ¿qué trae la versión de Nintendo Switch?

Sinceramente, pocos creíamos que The Witcher 3 fuese a ser posible en un sistema como Nintendo Switch. Recordemos que es una consola que técnicamente no llega a la suela a sus competidoras, aunque puntos fuertes como son el juego híbrido o la libertad de manejo de sus joycons hayan cautivado a millones de jugadores.

Para empezar tenemos absolutamente todo el contenido que pudimos disfrutar en las otras versiones. Esto incluye todos los DLC gratuitos, las 2 expansiones (Hearth Stone y Blood & Wine) y las actualizaciones de la Game of the Year que incluían, entre multitud de correcciones, la posibilidad de empezar una Nueva Partida +. Todo esto viene incluido en un único cartucho de Switch, aunque si optamos por la versión digital tendremos que hacer bastante hueco en la memoria de la consola. Hasta 30 gigas ocupará la chanza de Geral de Rivia en Nintendo Switch. Si todavía no tenéis una Micro SD para la híbrida ahora sería un buen momento para hacerse con una.

En lo técnico, que seguramente sea lo que más os interese leer, el juego funciona bien, muy bien. Con una tasa de refresco de 30 frames por segundo prácticamente invariable, a excepción de algunos momentos puntuales como al entrar en algunas zonas algo llenas de elementos en movimiento como Novigrado, el juego responde al mismo nivel que su contraparte de consolas. El input tiene cero delay y se ajusta perfectamente a la distribución de botones de los joycon y el Pro Controller, lo que hace de los combates o las travesías a caballo todo un deleite.

El Gwynt sigue tan fresco como siempre, el condenado minijuego nos absorberá muchas horas.

Parece increíble que un pepino así pueda moverse en Nintendo Switch

El ahorro viene en el apartado visual, como era obvio. Se recortó bastante la distancia de dibujado, presencia de un popping severo -sobre todo cuando galopamos a lomos de Sardinilla- y se ha reducido la calidad de las sombras, las texturas y los efectos de postprocesado y antialiasing. No obstante el juego sigue viéndose de infarto. La iluminación, el nivel de detalle de los rostros y la ropa, el motor de físicas que tan bien se porta con nuestra interacción… The Witcher 3 sigue sorprendiendo incluso aquí, convirtiéndose en uno de los juegos con mejor apartado gráfico de la consola.

¿Y que hay de las resoluciones? La resolución se muestra a 720p en modo televisor y 540p en modo portátil. Sí, estas resoluciones son menores a lo que acostumbran los juegos de la híbrida pero la realidad es todavía peor. Ambas resoluciones son dinámicas ¿y eso que quiere decir? Pues que no son resoluciones sólidas, sino que se reducirán todavía más en situaciones de mucho estrés gráfico con el objetivo de que el framerrate no decaiga. Hay que reconocer que consigue el objetivo tal y como os dijimos en el anterior apartado. Esto lo valoramos como positivo. Creemos que la fluidez es más importante que ver algunos elementos más borrosos durante unos segundos, pero dependeré de la preferencia de cada jugador.

En lo referente a bugs, no hemos encontrado ninguno durante el buen puñado de horas que le hemos metido al videojuego. Los tiempos de carga son bastante livianos, bastante más que la versión de PlayStation 4 aunque no rivalizan contra los de un SDD. También se ha aumentado un poco el tamaño de la fuente de los subtítulos para que se aprecien mejor en modo portátil, al igual que ciertos iconos del mapa y el tablero de Gwynt.

Uno de los mejores juegos de la generación ya se puede jugar en el baño

Si no has jugado nunca a la tercera parte del “brujero” o estás tan enganchado a las aventuras de Geralt de Rivia que necesitas tu dosis hasta en el autobús, The Witcher 3 Complete Edition para Nintendo Switch es tu opción ideal. También te advertimos que gráficamente pierde bastante con el resto de versiones, puesto que si tienes una PlayStation 4, una Xbox One o un buen PC quizás deberías plantearte esas alternativas. Más cuando podemos encontrar el juego a precios ínfimos.

Pese a todo, la versión de Switch nos ha cogido por sorpresa por lo bien adaptada que está. Esos 30 frames rocosos, los tiempos de carga tan livianos y el empleo de la resolución dinámica para que no sintamos ningún corte en la fluidez se agradecen. Los recortes se entienden como necesarios, por lo que es difícil sacarle algún pero a este relanzamiento.

La cacería portátil
Todos sabíamos que no podríamos disfrutar de The Witcher 3 en Switch con la misma calidad gráfica que en el resto de plataformas, pero el resultado sigue siendo sorprendente. Uno de los mejores ports que encontrarás en la híbrida. Sólido, fluido y a rebosar de contenidos.
Cunde
Poder revivir la trama de TW3 en cualquier parte.
Framerrate increíblemente sólido y tiempos de carga ligeros.
Todas las expansiones y mejoras vistas hasta la fecha.
No Cunde
El popping queda feo, la única queja de los recortes.
Los 30 gigas que pesa la versión digital.
Algún tironcillo puntual en las ciudades.
9.1
Legendario