El anuncio de Doomfist de Overwatch parece ser inminente

Los de Blizzard se están haciendo de rogar más de la cuenta con las pistas y los anuncios a medias. Esta vez parece que las pistas del anuncio de Doomfist de Overwatch son muy claras.

Según una nueva publicación del blog de Blizzard, el anuncio de Doomfist de Overwatch parece inminente. Esta entrada da pie a un nuevo vídeo de animación y hace, además, referencia directa al misterioso personaje. Parece ya un secreto a voces su inclusión en el juego.

El nombre real del personaje es Akande Ogundimu, y guardaría relación con Talon, la asociación terrorista de Reaper y Widowmaker. La liberación de Ogundimu también fue el germen de la destrucción de los robots OR15 de Numbani. En otras palabras; también es el causante de la aparición del último personaje hasta ahora, Orisa.

Como se dice en la publicación (que rompe el cuarto muro de una manera interesante, por cierto), han pasado tres meses desde “los últimos acontecimientos”. Es decir, desde el añadido de Orisa (más o menos). Parece que es un excelente momento para que el juego acoja un nuevo personaje. Y las pistas son demasiado claras como para no pensar en el del puño.

¿Personaje y corto?anuncio de doomfist de overwatch

Al margen de eso, el punto central de esa noticia del mundo de Overwatch es la compañía Helix. Esta es la corporación a la que pertenece Pharah. En total estarían entrelazados cuatro personajes: Reaper, Pharah, Orisa y el propio Doomfist. La historia que hay detrás de este suceso y todas las relaciones dan, de sobra, para un nuevo corto. Sería una manera excepcional de presentar al personaje, como ya pasó con Sombra en su momento.

La última gran actualización del juego introdujo el mapa de Winston, la Colonia Lunar Horizon. Su anuncio fue similar al de este posible Doomfist: una publicación que daba pie a introducir el mapa y al día siguiente se confirmó la llegada. De ser así, mañana mismo deberíamos de tener nueva información sobre el personaje. Si es que se acaba confirmando y esto no se queda en una broma pesada.