Bits de tinta - del videojuego al anime

Igual que la Pascua siempre huele a dulces típicos, la primavera a azahar y la cesta de la ropa sucia a algo que tú nunca has llevado puesto, las fechas más cercanas al Salón del Manga huelen a frikerío, pero del bueno, del que trae buen rollo y, sobre todo, mucha expectación. El mundo japonés, quizás demasiado vapuleado y con razón en los últimos tiempos, siempre tiene buenas noticias que darnos a lo largo de estos días. Nuevos mangas licenciados, nuevas películas, nuevo merchandising, firmas, cosplays….

Bits de tinta - de la consola al anime

Pero estos días también se habla de videojuegos, porque el mundo gamer y el mangaka están mucho más ligados de lo que a veces nos pensamos. Estamos hartos de ver cómo grandes licencias japonesas se acaban convirtiendo en juegos tanto triple A como de genero más pequeño. Naruto, One Piece, Dragon Ball, Hunter X Hunter, Toriko, y muchos más son claros ejemplos de esto. Pero también está la otra vertiente, aquella en la que son los juegos los que inspiran animes, mangas o historias completas, en ocasiones de forma muy acertada y otras veces con conversiones que mejor se hubiesen quedado en la mente de su creador.

Este servidor vuestro (solo a tiempo parcial, que si no, no me queda tiempo para cocinar) os ofrece unas cuantas líneas con algunos ejemplos de estos casos en los que han sido los videojuegos los que han llevado la tónica y la creatividad por bandera, dando lugar a animes o mangas, algunos más recientes y otros, como veréis, mucho más antiguos.

Por supuesto que no están, ni muchísimo menos, todos, más que nada porque en japón son tan excéntricos que hacen animes de todo. No tenéis más que ver el anime del programa de mensajería Line, por poner un ejemplo. Podréis encontrar cosas más absurdas, como Bo Bo Bo, pero desde luego poco más

1 2 3 4 5 6