Especial Halloween -- Los momentos más terroríficos

Qué sería de una noche de Halloween sin algo que nos dé miedo, como una película de Renee Zellweger con su nueva cara o una fiesta en casa sin pilas para los Wiimotes. Y es que a todos nos gusta pasar miedo. A veces más de lo necesario. Y muestra de ello es el morbo que tenemos cuando hay una película de miedo y “no queremos mirar pero miramos entre los dedos”, o el gustirrinín que nos produce jugar a un verdadero juego de miedo a oscuras por la noche, mientras nuestra pareja se ha ido de fiesta y nuestra única compañía son las sombras que habitan en nuestro hogar.

especial de halloween

Pues los culpables redactores de GuiltyBit no somos tan distintos del mundo normal como podemos parecer a simple vista. También nos gusta pasar miedo, y no hablamos del miedo irracional a la zapatilla volante y teledirigida de nuestras madres. Hablamos de sentarnos delante de una tele a jugar a cosas como las que os vamos a contar a continuación. Porque nosotros también pasamos miedo, aquí tenéis nuestro especial de Halloween.

Night Trap

Vamos a empezar nuestra lista particular con un juego que hizo sufrir a nuestro jefe, Anastasio (no es para que me suba el sueldo ni nada). Quizás no sea un survival horror como a los que los que estáis acostumbrados si sois jóvenes e inocentes como yo, pero si rondáis los 30 (o más) quizás hayáis probado este título o alguno similar. En Night Trap contemplaremos cómo un grupo de jóvenes se reúnen para una fiesta del pijama, pero la cosa no sale como esperan ya que andan por ahí un par de vampiros con ganas de aguarles la fiesta. Además a eso hay que sumarle que ya habían desaparecido en esa casa 5 chicas, por lo que el asunto no da buen rollo. Eso sí, las chicas no están elegidas precisamente al azar y siempre van enseñando algo de carne para alegría del público.

El estilo de juego es como una película, así que no podemos volver atrás y, ojo al dato no podemos elegir las acciones que se llevarán a cabo. ¿Cómo conseguimos entonces encontrar a los malos malosos? Pues controlándolo todo desde 8 cámaras de vigilancia. Con ellas podremos activar trampas para capturar a los vampiros.

Por supuesto, no resulta fácil hacerlo ya que tendremos que estar atentos al medidor que nos indica cuándo activarlas y al código de seguridad de 4 colores que cambiará constantemente. Para averiguarlo hay que escuchar las conversaciones de nuestros alegres mozalbetes. Dependiendo de nuestras acciones llegaremos a diferentes finales o se nos fastidiará la partida. Aquí os dejo un gameplay enterito y  si hay un momento que me dejo más impactado es del minuto 22:39 el cual no me esperaba para nada.

Slender: The Eight Pages

Slender es un señor muy alto, delgado, vestido siempre con traje y sin ningún rasgo facial que podrá convertirse en vuestra pesadilla tranquilamente. La leyenda dice que atormenta y secuestra personas, especialmente niños. Pero ojo, no os riáis de esto ya que tiene que tener alguna base, una historia real de la que partir digo yo (seguramente no pero por si acaso a partir de ahora andaros con ojo cuando veáis a alguien sin cara). Si aún no conocéis a esta elegancia terrorífica ya estáis tardando en descargarlo en vuestro PC y empezar a pasar miedo.

El objetivo de este título es muy sencillo, recolectar ocho hojas de papel. ¿Fácil verdad? Pues no. En cuanto os hagáis con la primera hoja notaréis que el bonito bosque en el que os encontráis en plena noche y con solo una linterna ya no es tan bonito (además de que empiezan a sonar los malditos tambores).

A medida que avanzamos en el juego y vamos recolectando hojas, más posibilidades tenemos de encontrarnos con este elegante personaje, y la verdad sea dicha, la primera vez que os lo encontréis os vais a llevar un buen susto sobre todo por la manera de aparecer (y el resto de veces también, no nos vamos a engañar). Solo podremos caminar y coger hojas, así que nos os pongáis a disfrutar del paisaje nocturno ni nada porque la linterna no tiene pilas infinitas. El peor momento de este juego es cuando te queda una o dos hojas por conseguir y tienes toda la tensión de que en cualquier momento puede aparecer este tío, y cuándo aparece (porque siempre aparece el cabronazo) nos da un vuelco el corazón.

Resident Evil

Una de las sagas más famosas de este género, con títulos para todas las plataformas y para todos los gustos (y disgustos) es, sin duda alguna, Resident Evil. Uno de los juegos que trajeron al Survival Horror al frente de las modas videojueguiles fue la primera entrega de la saga que sorprendió a propios y extraños. A partir de ahí, una sucesión de secuelas directas, intermedias, spin off, conversiones, cómics y películas han ido apareciendo sin cesar en la que en Japón se conoce como Biohazard (ya veis lo literal de la traducción al inglés. De diez, oye).

Por desgracia para todos nosotros, no podemos decir que la saga haya envejecido bien, pasando de ofrecernos un juego en el que las balas se podían contar con los dedos de una mano a otra en la que posiblemente es más fácil morir por que se te quede el mando sin pilas que por un zombie, o infectado, claro.

¿Os acordáis de cómo comienza todo? Una mansión, un grupo especial de fuerzas de seguridad llamado S.T.A.R.S., unos perros infectados, un laboratorio, Tyrant, Némesis… ¡Ah! Los buenos tiempos de la franquicia, cuando los malos tenían personalidad y los buenos no estaban ciclados. Donde la animación que veíamos cuando abríamos una puerta nos ponía los pelos de punta y donde las cintas de tinta de las máquinas de escribir eran casi tan preciadas como las curiosas plantas verdes y rojas que nos fumábamos comíamos para restaurar nuestra vida.

Precisamente son las puertas las que tenían a nuestro amo del látigo, Manu, especial pavor. Ese chirrido, esos segundos de tensión y ese miedo a perderlas de vista porque, las puertas nunca se abrían mientras estaban enfocadas por las cámaras. Pero en el momento en el que la imagen cambiaba de ángulo, amigo mío, eso era otra cosa. Bendito Resident Evil y maldita CAPCOM por convertirla en un shooter.

P.T

Sin duda uno de los juegos (le podemos llamar juego ¿no?) que más dio de que hablar en la Gamescom y dentro su género en estos últimos meses fue este P.T. (playable teaser) y eso que es una especie de introducción para Silent Hill. Justo después de su presentación ya estaba disponible la demo en PS4 para que todos fueran corriendo a probarlo y a acojonarse como campeones. Y es que todo el mundo que lo jugó coincide en una cosa: da un miedo espectacular. Si queréis haceros los valientes para impresionar a vuestro amor con algún juego ni se os ocurra elegir P.T.

Este previo nos sirve de aperitivo para ver cómo será el nuevo Silent Hills que no tiene pinta de decepcionar ni mucho menos, con Kojima y Del Toro juntitos como hermanos. Ya os enseñamos en un par de ocasiones cómo se las gastaron en este título los miembro de la redacción Alex y Pedro. La verdad es que es un juego que sabe ponernos en tensión y volver a recordar esas épocas en las que teníamos miedo de encontrarnos cosas por el pasillo a oscuras.

Después de echar la primera partida no vais a querer quedaros solos durante una buena temporada, sobre todo por la noche. Tendremos que explorar la casa en la que nos encontramos, interactuar con ciertos objetos y “seres” que nos encontremos y resolver puzles que a veces no tienen mucho sentido o son demasiado rebuscados, y claro, estar repitiendo el mismo camino todo el rato sin encontrar la solución puede llegar aburrir. Pero no os sintáis mal tirando de guías que casi todo el mundo lo hizo, de echo, hasta parece ser que hay gente que resolvió X puzle de una manera y otros de otra, así que a lo mejor descubrís vosotros una nueva culpables.

Tras ver varios gameplays no me decidí por uno de los peores momentos porque tenía unos cuantos, asique le pregunté a la persona con la que creo que más hablé de esto, nuestro querido Pedro. Tras ver lo mal que lo pasó decidí que su experiencia sería idónea para ayudarme con la decisión y fue todo un acierto. Ese momento de escuchar la radio y hacer lo que te dice por miedo a que sea verdad y luego pasar aún más miedo no tiene precio (bueno si, el que te dejaste al comprar los pañales).

Fatal Frame/Project Zero

La saga de Fatal Frame ha seguido siendo fiel en su estilo de survival horror desde la primera entrega hasta la última. Consta de 5 juegos que vieron la luz en diferentes consolas como PlayStation 2, Xbox o Wii. Además también tiene un spin-off para 3DS y otro para teléfonos móviles. Sin duda es una de las sagas que más buena fama tiene dentro de su género, y bien merecida además. Las tramas, el ambiente, los personajes…todo está dispuesto para que nuestro valor se vaya un par de meses de vacaciones para intentar recuperarse, pero sabemos que ya no volverá siendo el mismo (si es que no nos convertimos en unos asustadizos para el resto de nuestra vida). Los títulos suelen conectarse de alguna manera u otra, ya sea porque aparecen los mismos personajes o por detalles más curiosos como que tengan el mismo apellido pero en ningún momento esta relación se confirma.

En esta saga, nuestros protagonistas se embarcan en sus terroríficas aventuras para rescatar o cuidar a alguien importante para ellos. Con el paso parsimonioso característico de estos personajes nos dará tiempo a descubrir porque se ven envueltos en unas historias tan misteriosas, ya que no es una simple casualidad.

Sea cual sea el título al que juguéis, siempre os vais a encontrar con unos enemigos comunes, los espíritus. Como buenos entes paranormales que son, podrán aparecer desde cualquier sitio, ya que para algo flotan y atraviesan paredes, así que más os vale andar con mil ojos a la hora de empezar vuestra aventura. Contaremos con una cámara, la Cámara Oscura, para capturar a estos espíritus mientras exploramos las diferentes zonas de estos juegos, que normalmente es una casa embrujada que necesita urgentemente una reforma. Tienen en común ser lugares hostiles, laberínticos y llenos de fantasmas (con lo bien que nos iría si nos fuéramos al caribe).

También veremos cómo abundan los ritos con humanos, espectros y apariciones que no nos dejaran dormir por las noches y unos protagonistas con unos nervios de acero (me pasa a mi la mitad de lo que a ellos y estoy corriendo como un loco hacia las faldas de mi madre). Otro punto común en las tramas es esa ambiente de misterio y pesimismo, que junto a todos los elementos del juego, como el sonido o los escenarios, crean una atmósfera perfecta que nos envuelve y hace que nos sumerjamos de pleno en el juego.

La cuarta entrega es quizás la que más se desentiende de todas, porque cambia bastantes cosas a la hora de jugar y es, además, la peor para muchos en cuanto a protagonistas (se les agotó el carisma). Además en esta entrega también se añade otra arma además de la Cámara Oscura, la Linterna Espiritual capaz de exorcizar a los espíritus gracias al poder de la luna. No, no como en Sailor Moon, hombre. Seamos serios.

Pero esta vez no os pondré el peor momento, si no que os dejaré con el tráiler de la última entrega, Project Zero 5, que no tiene pinta de salir de Japón, pero en el caso de que lo haga seguro que pasaréis por el super a por un par de pañales antes de ir a la tienda a comprarlo.

Hasta aquí este pequeño repaso a juegos y sagas que os pondrán los pelos de punta aún más en estas fechas, toca ser valientes y afrontar nuestros miedos culpables.