Hay juegovídeos que no destacan entre los grandes lanzamientos que hay durante el año y terminan tapados y, a veces, condenados al olvido.

Hoy quiero hablaros de los que, para mí, son unos de los mejores juegos que he jugado esta generación: HITMAN 1 y 2. No es que sean juegos completamente desconocidos, pero sí han pasado bastante desapercibidos para la calidad que atesoran, y al final quedan condenados al olvido.

Allá por el año 2016 salía, de manera episódica, un nuevo HITMAN. Este tipo de lanzamiento fue lo que lastró completamente su experiencia. Se aprovechó que el juego transcurría en distintas localizaciones para dividir cada una de ellas en packs, por las cuales había que pasar por caja, diluyendo el interés tanto comercial como el puramente argumental. Esto hizo que la calidad y el eco del producto final se viese trastocado, manchando el nombre de un juego sobresaliente.

Y es que, queridos culpables, es cierto que es una opinión muy personal, pero estos juegos son oro puro. Cuando pienso en esta nueva corriente de HITMAN pienso en un laberinto con tintes de puzle. Tenemos un objetivo y un punto de partida, y desde ahí deberemos ingeniárnoslas para, a través de uno de las decenas de caminos que tenemos, llegar hasta nuestra meta: el asesinato.

HITMAN pretende ser serio. A veces, nos pondrá a corrientes de pistas que deberemos seguir y nos guiarán de manera más o menos explícita hacia el objetivo. Pero hacer esto, seguir las pistas, apenas es rayar la superficie del juego. Lo mejor de estos dos títulos es dejar a tu imaginación volar.

La libertad para asesinar

De esta manera, como jugadores, tendremos casi total libertad para encarar el objetivo y librarnos de las ataduras que el juego pretende ponernos. No tomarse el juego en serio es fundamental, y abusar de los fallos de su IA es lo más divertido que podemos hacer. Pero es que el propio juego es consciente de ello, y nos pone retos tan absurdos como divertidos.

Y ahí precisamente es cuando el juego empieza a destacar enormemente y a volverse hilarante. Tener al objetivo en frente y devanarte los sesos por ver de qué manera le puedes matar y pasar desapercibido, da una sensación de puzle maravillosa. Pensar en venenos, disfraces, armas de fuego, armas blancas, dónde esconder el cadáver, si darle una muerte digna o vergonzosa… todo eso está al alcance de nuestra mano como jugador.

Ahora que HITMAN 2 está en el mercado de manera completa, es una muy buena oportunidad de hacerse con uno de los juegos más divertidos de acción y sigilo que ha dado esta generación. Pasa de la historia y de casi cualquier diálogo, ábrete una buena cerveza, ponte música de fondo y piensa de qué manera puedes matar a es ricachón de la India encarga cuadros de su cara.