crítica de Boruto: Naruto Next Generation 28, Kagura y Shizuma

Boruto: Naruto Next Generation 28 nos pone por fin un punto y aparte en esta saga. Ya sabemos las verdaderas intenciones de Shizuma y los problemas de Kagura.

Antes de nada, no, culpables. No vamos a dejar de hacer la crítica de Boruto. La semana pasada no hubo por motivos personales. Pero no os preocupéis, que, como veis, aquí os traemos la de Boruto: Naruto Next Generation 28.

La verdad es que está siendo una saga bastante interesante. Hemos visto un buen comienzo, una ambientación distinta y ahora una trama algo más elaborada. No demasiado, pero algo es algo. Eso sí, hay cosas que chirrían, y mucho.

Fácil o difícil

Tras los ánimos que Naruto le dio a Kagura sobre cómo poder decidir su futuro, había dos posibilidades. Una, tirar por el camino chungo, es decir, hacer algo diferente. Otra, ir a lo fácil y seguir el guión establecido. Al final han decidido optar por esta, y es una de las cosas que no me ha terminado de gustar.

Hasta la fecha, pocas cosas se han salido de guión en el anime de Boruto. Quizás solo ha habido un par de elementos o giros argumentales que me han sorprendido. Pero el resto han sido muy previsibles. Y esta saga va tirando por el mismo camino.

La opción fácil, como os digo, es la que han cogido. Kagura obtiene el valor para hacerse con la espada doble y, acto seguido, viene el malo y hace uso de un as bajo la manga para ponerlo bajo su control.boruto naruto next generation 28 kagura

¿No hubiese sido más entretenido y, sobre todo, innovador, poner a un personaje menos traumatizado o que supera sus fobias sin necesidad de llegar a las armas? No sé. Esto y algo hemos visto muchas veces. No solamente en Naruto y Boruto (la primera saga es muy parecida en trasfondo). También pasa lo mismo en muchos otros shonen de hoy y de siempre. Vamos, que es de primero de anime.

Por ello, aunque el capítulo va entrando en materia, he de decir que me ha decepcionado. Una triste pena, porque la ambientación en la niebla me sigue pareciendo muy buena. Además, todo ha sido un poco forzado. ¿No creéis?

Espera, espera. Que hay algo que no me cuadra

Hay una cosa que me chirría, y mucho, en Boruto. La historia se centra en los pequeños ninjas de la aldea de Kohona. Y como tales, su poder, sus técnicas y sus habilidades son bastante limitadillas. Sin embargo, las tramas que nos están mostrando no están acorde con esa escala de poder. Lo que estamos viendo es algo que, casi siempre, se escapa a las posibilidades de los protagonistas.

El ghost puso en jaque a toda la aldea de Konoha, incluso al Hokage. Shin Uchiha hizo lo propio con Naruto y Sasuke. Sí, vale, no sufrieron para vencerle, pero su poder estaba muy lejos de ser sobrepasado por el de Sarada.

Ahora, nos encontramos con los siete nuevos españachines de la niebla. Un cuerpo legendario del país del agua que, según cuentan las leyendas, serían capaces de destruir ejércitos ellos solitos. Y lo que tienen delante es… ¿a un grupo de niños?

Es evidente que venimos de un anime que dejó el listón muy alto. Naruto nos enseñó el poder máximo al que podían llegar los ninjas (al menos en ese momento). Pero Boruto volvió a bajar la escala. Pero pese a todo, es evidente que no quieren caer en la tentación de hacer unas tramas de “niños”. Lo que pasa es que eso los deja en muy mal lugar. Siempre necesitarán ayuda externa y las batallas no pueden ser lógicas. No vamos a ver a un Boruto o Sarada enfrentarse al malo malísimo y vencer.boruto naruto next generation 28 espadachines

Aquí nos planteamos pues dos opciones. O Boruto se da cuenta de que, pese a su habilidad necesita mejorar y mucho, o va a requerir la ayuda de alguien más fuerte durante mucho tiempo. El primero de los casos sería el más lógico ya que nos estaría preparando para la trama de la película, donde entrena con Sasuke. El segundo no lo veo propio de Boruto. Pero aún así, es el que más papeletas tiene.

Vemos la evolución de Boruto… y por dónde pueden ir los tiros en el futuro

1 2