Portada Bruja Escarlata y Vision

Crítica de Bruja Escarlata y Visión 1×07

La cosa se está yendo a la chingada en Westview. Todos empiezan a jugar sus cartas, veámoslo en la crítica de Bruja Escarlata y Visión 1×07.

Ya empezamos a ver que todo se estaba desmadrando en el capítulo 6, en el cual Visión tenía «ciertos problemillas». Este séptimo episodio sigue el camino marcado por el anterior, con una Wanda cada vez más desbordada por todo lo que está aconteciendo en el pueblo. Acompáñame en esta crítica de Bruja Escarlata y Visión 1×07 si ya lo has visto o si no te importa lo más mínimo la cantidad insana de spoilers que se alojan aquí.

Una familia moderna

Llegamos a casi la época actual con el típico cameo que realiza la serie a distintas sitcoms conocidas, en este caso Modern Family. De esta manera comprobamos cómo Wanda cada vez tiene más dificultades a la hora de controlar todo el hechizo, así como de atender a sus hijos. Menos mal que aparece Agnes para llevárselos a su casa de caramelo.

Por otro lado, Visión recupera el sentido y encuentra todo cambiado. Recordad que ahora la base de S.W.O.R.D. es un circo. En busca de respuestas, libera la mente de Darcy Lewis y se largan del lugar mientras la doctora pone al corriente de absolutamente todo al vengador. Incluida su muerte a manos de Thanos, y las características del hechizo de Wanda.

Nuestra tercera protagonista, Monica, se reúne con su contacto para llevar a cabo su plan de entrar en Westview. Sin embargo, el vehículo blindado no es capaz de atravesar la barrera. Pero… ¿crees que eso va a parar a Fotón? Sí amigos, le echa ovarios a la cosa y se planta en el pueblo con su mente intacta gracias al uso de sus nuevos poderes. Y sólo está rasgando la superficie.

En casa de Agnes, Billy demuestra ser un chico lo bastante listo y observador como para darse cuenta de que Agnes es totalmente diferente al resto de gente. Recordemos que estamos hablando de Wiccan, cuyo poder telépata le chivatea un poco la cosa. La vecina lo único que hace es tirar balones fuera.

Finalmente, en el clímax del episodio, volvemos a presenciar el enfrentamiento Monica – Wanda. La primera intentando ayudar a la segunda a aceptar y soportar la pérdida (real) de Visión, ya que ella ha vivido lo mismo con su madre. Sin embargo, la Bruja Escarlata intenta quitársela de encima, sorprendiéndose al comprobar que no lo consigue debido a los flamantes poderes de Monica.

Lástima que aparezca Agnes para convencer a Wanda de que se largue de ahí y deje de escuchar a esa loca. La pobre Monica se queda con cara de «¿pero qué mierda me estás contando?» mientras las otras dos entran en casa de la cada vez más sospechosa Agnes. La cosa no acaba ahí, ya que no hay ni rastro de Tommy y Billy.

Es aquí donde… ¡chorprecha! Agnes se desvela como Agatha Harkness, otra bruja que estaba tirando de los hilos durante toda la serie, incluida la aparición de Pietro Maximoff. Mientras tanto, Monica se dispone a bajar al sótano, donde están las dos hechiceras, siendo parada por un «hermano» de Wanda salvaje que la tilda de cotilla. Y aquí termina el capítulo, con esa promesa de pelea.

Preparad las palomitas

Este capítulo, más que seguir esa evolución personal que estaban mostrando Wanda y Visión, se centra en esos personajes secundarios llamados a revolucionar la parte final de la serie. Monica ya ha activado esos poderes que se le presuponían desde el capítulo cinco, y Agnes se ha mostrado como lo que es: una bruja manipuladora sin un objetivo concreto, al menos desvelado.

Eso sí, las partes sitcom de la serie siguen apareciendo en una proporción elevada, aunque cada vez palidecen más con respecto a esa otra parte de intriga y acción que se va apoderando de Bruja Escarlata y Visión. Aunque todo sea dicho, los monólogos a cámara de Wanda y Visión son desternillantes, sobre todo del último cuando se da cuenta de lo que está haciendo.

Se nos ofrece de nuevo la duda del objetivo que tiene Tyler Hayward con lo referente al hechizo. Parece que quiere, simplemente, volarlo todo por los aires, pero después está monitorizando a Visión para recuperarlo como arma. ¿Puede que quiera modificar su programación para atacar a Wanda? Es la idea que se me viene a la cabeza, pero no sé cómo lo lograría.

Por otro lado, Agnes ha mostrado sus cartas pero no su objetivo. Parece que quiere quitarse de encima a Visión, mandándolo fuera de la cúpula y cortándole el paso cuando intenta volver (aunque parece que sea Wanda). Agatha Harkness ha hecho acto de aparición, y eso sencillamente no puede ser bueno en lo que queda de serie.

Por último, qué forma de presentar a Fotón. Ya sabíamos que Monica iba a tener un papel fundamental, más con lo que nos daban de información sobre ella. Lo que no nos esperábamos era que iba a desatar sus habilidades de esa manera tan «aquí estoy yo». Primero, para mantener su mente a salvo y segundo, para soportar los poderes de Wanda. Y esto sólo es un adelante de lo que veremos contra Pietro.

Un inciso más, el anuncio de rigor. Hace referencia a Nexus, un medicamento para evadirse de la realidad al tener depresión. Claramente hace referencia a Wanda y su estado de ánimo, pero además el nombre es intrigante, ya que en los cómics el Nexo conecta el Multiverso. Creo que ya son suficientes detallitos como para no pensar en cosas chingonas con este tema.

Y eso es todo. Un capítulo que no avanza en la pareja principal, pero sí en sus secundarios. La parte sitcom cada vez será menor (y cada vez empieza a sobrar más) y el clímax de todo se está acercando. Las piezas ya están sobre el tablero.