Crítica de The Defenders (Los Defensores)

Netflix nos ha traído el culmen de una larga historia que comenzó hace tiempo con Daredevil. Y es a esta a la que más se parece. Vamos con la crítica de The Defenders.

Hace tiempo que a Marvel le salió bien eso de hacer un universo cinematográfico. Y viendo cómo se le llenaban los bolsillos, también empezó su caminito en el mundo de las series. Así nació Daredevil, el primero de los defensores que hoy os analizamos. El camino ha tenido altibajos, pero como veréis en la crítica de The Defenders, la cosa a acabado bastante bien. Aunque podría haber sido mucho mejor.

Una reunión muy esperada

Cada una de las series que hemos visto de Marvel en Netflix ha tenido su propia identidad. Hemos visto a un Daredevil muy combativo y visceral. A una Jessica Jones bestia, pero con su trama de investigación. La parte más negra la vivimos con Luke Cage y la más inocente con Iron Fist. Ahora toca unir todos esos estilos bajo una misma bandera. Y desde luego no es una tarea fácil.the defenders sticks

Sin embargo, Netflix ha conseguido que todos y cada uno de ellos se mantenga fiel a sus estilos. No vamos a ver a Daredevil haciendo amigos a la primera ni a Jessica Jones ayudando a los ancianitos a cruzar la calle. Cada uno se mantiene en sus trece y esto, evidentemente, tendrá sus inconvenientes.

Habrá roces, habrá peleas, habrá conversaciones y habrá discusiones. Pero todo (o prácticamente todo) está muy bien encajado. No vamos a ver momentos en los que digamos “esto no pinta demasiado aquí en este momento” o vacíos argumentales.

Y este es uno de los puntos fuertes de la serie. Uno de muchos, ya que estamos.

Un enemigo a la altura

Si tuviésemos que asemejar el estilo de The Defenders a alguno de sus predecesores ese sería el de Daredevil. No solamente por la parte más combativa, sino por muchas otras cosas. Entre ellas, por el trato que tienen de los enemigos. Y en concreto de la villana por excelencia. Sigourney Weaver consigue meternos entre ojo y ojo a un enemigo muy carismático.the defenders alexandra

Alexandra es todo lo que un malo debe ser. Calmada, poderosa, inteligente y que impone respeto. Pero también tiene sus puntos débiles. No hablamos de un talón de Aquiles o de un punto detrás de la oreja que la mata. No. Hablamos de sentimientos, momentos de duda y situaciones personales que la hacen muy humana.

Y precisamente esta faceta más humana es la que nos hace conectar con ella. Vamos a entender a Alexandra en todo momento. E incluso a veces nos costará verla como lo que realmente es.

Esta dualidad entre la Alexandra más humana y la Alexandra más portal es lo que consigue un enemigo que, por méritos propios, se ha convertido en el mejor de la alianza Marvel y Netflix. Y mira que cuando conocí a Kingpin quedé completamente enamorado de él.the defenders madam gao

Los enemigos no son perfectos. No siempre aciertan. A veces cometen errores y son cuestionados. Y eso se trata a la perfección en The Defenders. Si tuviese que darle el premio al mejor personaje y actor, desde luego sería para la pareja Alexandra / Sigourney Weaver.

Pero no todo es perfecto en The Defenders. Hablamos de sus fallos en la siguiente página.

1 2