Dark Souls II: Schoclar of the First Sin - Análisis PlayStation 4

Drangleic ha vuelto a abrir sus puertas, cual parque jurásico, y ha permitido de nuevo la entrada a los sufridos, valientes y aguerridos jugadores que quieran adentrarse en sus peligrosas tierras. Dark Souls II: Scholar of the First Sin es una nueva remasterización, en este caso del título de FromSoftware, de mismo título, que apareció hace ya varios meses en PC, Xbox 360 y PlayStation 3.

Sin querer entrar demasiado en los debates sobre la excesivas (o no) remasterizaciones que estamos sufriendo (o disfrutando) en los últimos tiempos, bien es cierto que el título que nos ocupa en este texto ha sabido regresar al ring con la cabeza bien alta. No podía ser de otra manera, ya que siendo uno de los juegos más apreciados en la pasada generación, no se hubiera perdonado (al menos el que firma este análisis) que tan solo hubiera sido un lavado de cara a sus gráficos, que, por otro lado, fue uno de los puntos débiles del juego en su debut, y lo sigue siendo en este Scholar of the First Sin. Ahora entramos en detalle.

Primero, antes de entrar en materia, vamos a explicar rápidamente las diferentes maneras que existen de disfrutar de este título, puesto que FromSoftware ha preparado un menú no demasiado fácil de entender de primeras; debe ser que, como el juego, le gusta hacer las cosas más que complicadas. Sin ser realmente parte de esta remasterización, pero un detalle muy de agradecer al estudio de desarrollo, es que hace varias semanas (en el mes de febrero) se lanzó una actualización gratuita para el juego original que traía una mejora en la jugabilidad y algunos detalles más.

dark souls ii scholar of the first sin 1

Además, en Xbox 360, PS3 y PC también se puede encontrar una versión con estas mejoras añadidas y las tres expansiones lanzadas en su día, para todos aquellos jugadores que no tuvieron el valor necesario para jugar al título original. Pero la joya de la corona es sin duda el juego que llegará a la generación actual de consolas, y también a PC: Dark Souls II: Scholar of the First Sin, por si todavía no os habéis aprendido el largo título del juego, que no sea porque no os lo repitamos veces.

El juego, que lleva unos días entre nosotros, presenta, en lo gráfico, una mejora apreciable y corre al estándar que se está intentado imponer en Xbox One y PS4, los 1080p y 60 fotogramas por segundo. Evidentemente esto se agradece en todo el recorrido por la larga extensión de Drangleic, pero ciertamente queda una sensación agridulce. Esta sensación no deja de salir de nuestra cabeza por mucho que lo intentamos.

Sabemos que FromSoftware ha querido potenciar otros aspectos antes que el apartado técnico, pero está claro que el juego, en las nuevas consolas, queda por debajo de lo esperado. En la pasada generación, como hemos comentado al inicio, ya ocurría algo similar, pero en Xbox One y PS4 queda aún más en evidencia. No es, ni mucho menos, un juego digno en este apartado, las cosas como son.

La tasa de fotogramas por segundo y la resolución hacen un estupendo trabajo de cara a introducirse en esta espeluznante, en lo complicado, aventura, pero deja otros huecos que no terminan de rellenarse, y que presentan claras deficiencias que afean el conjunto y dejan claro que estamos manejando un título de la pasada generación de máquinas de alguna forma maqueado para que dé el pego. Una pena este apartado, sin duda.

No obstante, lo más importante de Scholar of the First Sin son las mejoras introducidas en la parte jugable, que esta vez sí, estamos seguro que satisfarán a los jugadores. Aquellos que ya jugaron al juego original tienen que saber que aunque a primera vista todo puede parecer igual, en realidad no es así. Ni mucho menos. FromSoftware ha realizado un estupendo trabajo en este sentido y pegando un fuerte patada a la mesa ha revuelto todas las piezas del tablero. Los enemigos han sido reubicados del lugar y si eres uno de los que se aprenden de memoria la colocación de cada “ficha” en el mapa, tendrás que aplicar un reinicio a tu memoria, puesto que ahora puedes encontrar zonas vacías donde antes había un poderoso enemigo, o, a lo peor, encontrar fuerte resistencia donde no había nada en el juego original.

El juego sigue siendo Dark Souls, eso no cambia. Para quien no haya jugado nunca a la creación de FromSoftware tiene que tener muy en cuenta varios aspectos. El primero de ello es que estamos hablando de un juego de acción con mucho toque de RPG, pero en donde las batallas contra duros enemigos siguen teniendo el máximo protagonismo. El segundo aspecto es, cómo no, la elevada dificultad del mismo.

Adentrarse en las tierras del juego y salir airoso del mismo es algo así como intentar abrazar a Scarlett Johansson en la ceremonia de los Óscar: solo lo puede hacer John Travolta y porque la pilló desprevenida. Perderemos la vida millones de veces y en muchas ocasiones no sabremos ni qué hacer, estando tiempo deambulando por territorio desconocido y encontrando resistencia brutal en muchos momentos.

Además, un bug reconocido por el estudio de desarrollo pone más difíciles las cosas  (por si fuera poco), ya que las armas dejan de ser útiles mucho más rápido de lo que debería ocurrir. Algo que sacará de quicio al más tranquilo de los mortales. Con el juego debería venir un mando extra y un par de bombonas de oxígeno. FromSoftware está presta para lanzar un parche que arregle este problema y que no sea tan puñetero.

dark souls ii scholar of the first sin 2

Dark Souls tampoco es que te facilite mucho la vida con grandes explicaciones de lo que estás haciendo. Algo que mucha gente puede pensar que es un error, aunque la mayoría aplaude hasta con las orejas. La opinión personal del redactor de este análisis está clara. No quiere juegos sencillos, pero tampoco quiere retos ultracomplicados para que la recompensa sea mínima. Un juego no es solo habilidad y sufrimiento, también existe aquello de contar una historia y saber por qué se hace lo que se hace en un punto determinado del mapa.

Esto es algo que Dark Souls ignora en pos de hacer que aquellos trabajadores que fabrican los repuestos de los mandos tengan trabajo. Es su apuesta y no la va a rebatir nadie, pero habrá mucha gente que no vea la necesidad de sufrir por nada o por poca cosa. De hecho, uno de los puntos de esta remasterización es un nuevo final, que ya dicho sea de paso, tampoco quedará como uno de los mejores de la historia. Al igual que el nuevo enemigo final, que lleva de nombre el título del juego, y que no es nada sorprendente y que tampoco requiere más habilidad de cualquier otro que nos encontremos en el larguísimo camino hacia él.

El modo multijugador también ha sido retocado. Su mecánica es la misma que encontramos en 360, PC y PS3, pero el número de jugadores ha aumentado a seis simultáneos. Probablemente no sea esta opción la más jugada, pero es de agradecer que no se hayan limitado a añadir el multijugador del juego original para salir del paso.

Dark Souls II: Scholar of the First Sin - Análisis PlayStation 4
En resumen, Dark Souls 2: The Scholar of the First Sin sigue siendo un magnífico juego, pero que se pega de bruces con un apartado técnico discutible y con la elevada dificultad a cambio de nada. Muchos seguro que estaréis en contra de estas palabras, ya que la mayoría de la críticas han sido excelente. Sin embargo, nuestra opinión es esa. No estamos pidiendo juegos fáciles, de esos tenemos a patadas, pero sí queremos que nuestros esfuerzos tengan recompensa, más allá de la satisfacción de cargarse a un tío coñazo que no nos dejaba avanzar y hacernos los molones en las redes sociales por ello. Eso podemos hacerlo, pero ¿por qué tenemos que hacerlo? Ahí es donde FromSoftware erra el tiro. Por cierto, ¿alguien ha vuelto a ver a Travolta después de los Óscar?
BloodborneDark SoulsLords of the Fallen
Repetir y repetirMorir y morirMorir y repetir
7.5Old gen
Gráficos7
Sonido9
Jugabilidad8
Modos de Juego6
Puntuación de los lectores 3 Votos
6.3