Estudiantes de física de una universidad estudian el salto de fe de Assassin's Creed

Tenemos ante nosotros la noticia simpática del día, y es que alumnos de física de la Universidad de Leicester han estudiado los saltos de fe de Assassin’s Creed, consiguiendo unos datos la mar de interesantes y que seguro muchos de vosotros os habéis preguntado muchas veces mientras recorríais la larga caída hasta los salvadores montones de paja.

El principal propósito del estudio era averiguar cual era la altura máxima y el tamaño de paja suficiente para que una persona real sobreviviera a una caída de las dimensiones que nos tiene acostumbrada la saga. Recalcan, que la cantidad de paja en los juegos es siempre la misma, independientemente de la altura del salto:

Aunque sin duda haría más suave la caída, la cantidad usada para frenar su impacto es siempre la misma, no importa la altura del salto.

El sentido común dice que la cantidad de amortiguación, en este caso, la altura del montón, debería estar relacionada con la altura de la caída. Esto se debe al aumento de energía cinética, que necesita ser dispersada lentamente.

Debido a no complicarse mucho, han determinado que la cantidad de paja que vemos en el juego cuenta con 1,5 metros de altura, lo que provocaría unas lesiones muy graves a cualquier persona:

Incluso usando la aceleración de impacto más optimista, habría lesiones graves, el salto desde la catedral en Acre, la mayor en altura del primer Assassin’s Creed,  necesita una cantidad mucho mayor.

El estudio de estos chicos ha determinado que para esos 1,5 metros de altura de paja salvadores no deberíamos saltar desde una altura mayor a los 12 o 13 metros, con lo cual ya sabéis más o menos cuantas veces se nos habrían muerto los protagonistas de Assassin’s Creed. Por supuesto, sois libres de probarlo en la vida real, aunque no os lo recomiendo.

Vía: Eurogamer.