Far Cry 4 - Análisis Xbox One

FAR CRY 4 análisis A

Antes de comenzar el análisis de Far Cry 4 tengo que confesar que la saga de Ubisoft nunca ha entrado dentro de mis juegos preferidos. Ni el espectáculo gráfico que se vivió en el lanzamiento de la primera entrega (al menos por aquel entonces), ni siquiera el meritorio y magnífico tercer juego, que se publicó el año pasado, lograron captar significativamente mi atención. Far Cry tenía algo que hacía que no terminara de engancharme, aun siendo estupendos representantes del mundo de los videojuegos.

Sin embargo, esta cuarta entrega me ha hecho cambiar de opinión, a pesar de que anteriormente ya lo había probado y me parecía bastante similar a lo que ofreció el tercero. La versión final del juego, una vez que pude probar la campaña completa, me ha dejado un sabor de boca brillante. Todos seguro que conocéis de sobra la forma de trabajar de Ubisoft, que nos ofrece cada año una nueva entrega de sus sagas más representativas, sobre todo de Assassin’s Creed, y de una manera u otra acaba quemando sus naves cada 365 días con entregas que no aportan nada nuevo.

No obstante, Far Cry, que llevaba un tiempo en la nevera hasta el año pasado, ha llegado para intentar cambiar esto y convertirse en una de las referencias claves de la compañía de origen francés, mirando a los ojos a los Asesinos y Templarios.

Far Cry 4 ofrece al jugador una mecánica que, aunque ya hemos visto en varias ocasiones, llega insuflando algo de oxígeno al manido mundo de los FPS. A diferencia de otros shooters, la franquicia no busca competir en el terreno del multijugador, sino que busca de nuevo potenciar la campaña con un mundo abierto en el que se puede acometer las misiones en el orden que se desee, da igual que sean principales o secundarias, lo importante es la elección del jugador.

El protagonista de la historia es Ajay Ghale, un pobre hombre, como es costumbre en Far Cry, que se ve inmerso en una guerra que en principio ni le va ni le viene al intentar cumplir el último deseo de su madre recientemente fallecida: llevar sus cenizas a una remota (y ficticia) población del Himalaya, llamada Kyrat. Allí conocerá a un sinfín de personajes que ven en él algo más que un simple turista, puesto que su padre fue el líder de la guerrilla rebelde, que lleva de nombre Senda dorada, y esperan que se una a sus fuerzas.

Senda dorada lucha contra el poder establecido en Kyrat, el de un dictador que se alzó con él hace años. Un tipo rematadamente colgado que se cree con derecho a arrebatar la vida según le dé y que además va a la misma peluquería que Neymar. Uno de los puntos fuertes de la historia es precisamente este personaje, que, por cierto, lleva el exótico nombre de Pagan Min, por lo que no parece ser pariente del jugador de fútbol.

El muchacho está bastante mal de la cabeza y el doblaje en español además está bastante bien realizado, contando con una voz que hemos escuchado en muchas películas y series, como la de Sawyer de Perdidos.

far cry 4 destacada

La historia de todas formas es la gran excusa que ha tenido Ubisoft para ir colocando en el mapeado (que tiene un tamaño similar al de Far Cry 3) una serie de misiones cada cual más alocada, algo habitual en la saga. Si algo hay que destacar en el argumento de la producción y que el jugador seguro que agradece es el sistema de elección.

Dentro de la facción rebelde, Senda dorada, existe a su vez dos líderes que luchan por el poder y nosotros tendremos que elegir en todo momento a quién ayudar, por lo que el modo historia tendrá diferentes vertientes que le convertirán en un título más jugable que sus predecesores.

Una maniobra inteligente de Ubisoft. Además, estos dos bandos vienen diferenciados por la moralidad de los actos, puesto que uno de ellos intenta conseguir la victoria por todos los medios que sean necesarios y el otro, más conservador, intenta preservar el legado de su pueblo antes que derrocar a Pagan Min como sea. Ajay tendrá que elegir.

Far_Cry_4_animales

Las misiones secundarias le darán variedad al asunto, de tal manera incluso, que hasta en uno de los cometidos principales, nos podemos desviar en cualquier momento y limpiar de enemigos uno de los fuertes que aparecen en el mapa, lo que nos dará diferentes ventajas extras. Una vez que lo hayamos conseguido, y como si no hubiera ocurrido nada, podemos volver a la misión en la que estábamos. El juego es un mundo abierto que no encierra al jugador en una misión una vez que esta ha comenzado.

La región del Himalaya y sus accidentes geográficos también toman mucha importancia en el desarrollo de Far Cry 4. En anteriores entregas, el mundo era prácticamente horizontal, por lo que no se tenía en cuenta la verticalidad del mismo. Pero estamos en el Himalaya, y lógicamente la altura hay que tenerla muy en cuenta a la hora de atacar a los rivales o cazar a los animales que pueblan el lugar.

Al emprender la limpieza de un fuerte, o de cualquier otra misión, se puede elegir ir por varios caminos, e incluso muchos de los puntos a los que tenemos que llegar se encontrarán a una altura diferente, por lo que en todo momento se nos representa en la interfaz de usuario, además del punto del mapa que tenemos que alcanzar, una flecha que indica si estamos al nivel adecuado, ya que podemos llegar el lugar, pero encontrarnos más debajo de donde en realidad está.

Por ello, Ubisoft ha incluido nuevos vehículos a los ya habituales, como ala deltas o pequeños helicópteros de una plaza, en los que nos desplazaremos por el aire. Incluso habrá ciertos puntos en los que la escalada sea fundamental, aunque se indica claramente y tan solo tendremos que subir con una herramienta, un gancho, que se consigue al poco de comenzar el juego.

far cry 4 alturas

Las armas y nuestras fuerzas también están compensadas y funcionan como hasta ahora lo ha realizado la franquicia. Además de la típica rueda donde podemos cambiar de armamento, tenemos la opción de aprender habilidades de dos tipos: las de ataque (tigre) y las defensivas (que se representan con un elefante).

El manejo de ellas es en todo momento muy fluido y el juego carece de la sensación de lentitud que ofrecía a ratos Far Cry 3 a la hora de moverse por los escenarios. El juego, al menos en la next-gen, ha ganado en fluidez con respecto a anteriores entregas.

Además, siempre podremos echar mano de un colega y enrolarnos en un divertido modo cooperativo que servirá para desestresarse de momentos de tensión, puesto que la palabra divertido se queda corta para definir la experiencia de recorrer el mapa de Far Cry 4 con un amigo. Puede hacerse a la larga repetitivo, pero se agradece, y mucho, su inclusión. El modo competitivo, por otro lado, rompe algo el ritmo del juego y los enfrentamientos cinco contra cinco que ofrece, si bien son suficientes a nivel técnico, no terminan de enganchar para jugar horas seguidas.

Es curioso que, siendo un shooter en primera persona, el multijugador competitivo no sea el buque insignia del título, pero es que ni siquiera intenta conseguir ese objetivo y se ‘conforma’, y mucho es, en que el modo historia sea lo más destacado.

Far_Cry_4_tigre

Técnicamente, Far Cry 4 lleva los gráficos del tercer juego más allá gracias a su incursión en PS4 y Xbox One, aunque su aspecto similar no logra que este apartado alcance gotas excelsas de calidad, aun así sus decorados, extensiones de terreno y personajes están muy bien conseguidos y transmiten una belleza estable al conjunto. Mientras tanto, el sonido también roza el sobresaliente con una banda sonora muy adecuada y espectacular por momentos. El doblaje, como hemos comentado en el caso del antagonista, también es gozoso, aunque el trabajo de sincronización labial lo empeora por momentos.

Far Cry 4 es sin duda uno de los mejores juegos de este año. Su presencia durante este mes de noviembre, repleto de lanzamientos de títulos que le podían hacer sombra, me hacían temer que iba a ser simplemente un buen segundón, pero sus virtudes le hacen situarse en lo alto de la cima, tal y como si hubiera subido una de las altas montañas que presenta el juego. Que alguien que no haya disfrutado hasta ahora con la saga recomiende hacerse con la obra de Ubisoft habla muy bien del producto.

Tiene sus pequeñas cosas que mejorar, la historia por ejemplo no está desarrollada de forma esplendorosa y su apartado gráfico podría sorprender mucho más, pero es que plantarse en Kyrat es sumamente divertido, ya sea para plantar cara a Pagan Min, como para hacer el moñas con un colega en el modo cooperativo incluido. Eso sí, es raro que PETA, la asociación a favor de los animales, no haya dicho ni mu todavía. Seguro que ahora que les he invocado aparecen para decir que en Far Cry 4 se maltrata a los pobres animales, virtuales claro.

Gráficos: 88

Sonidos: 85

Jugabilidad: 93

Modos de juego: 89

Total: 89