Los fans están divididos respecto al desenlace, pero nosotros os damos 10 razones por las que no gustó el final de Juego de Tronos.

Juego de Tronos ha terminado. Para bien o para mal, los fans de la ficción basada en Canción de Hielo y Fuego nos hemos quedado huérfanos de esta adaptación. La octava temporada, de seis episodios, se antojaba corta y así ha sido. La sensación general ha sido de descontento, ¿pero por qué? En GuiltyBit os damos las 10 razones por las que no gustó el final de Juego de Tronos.

No hay libros que seguir

El principal problema con el que topamos en el desarrollo de las tramas, personajes y demás, es que los guionistas ya no cuentan con la guía que suponen las novelas de Canción de Hielo y Fuego. Es cierto que George R.R. Martin ha trabajado con ellos en muy diversas formas, pero también es cierto que ni el propio escritor sabe cómo se va a desarrollar todo para llegar a su final. Probablemente, el final que vimos en la serie sea muy similar al que veremos en las novelas que están por venir, pero claro, el desarrollo será totalmente diferente dado la cantidad de personajes, a priori importantes, que la ficción deja por el camino.

Desaprovecho de personajes

Si algo caracteriza Juego de Tronos es el papel que desarrollan sus personajes. En esta temporada, hemos visto como personajes importantísimos han tenido menos minutos en pantalla que personajes totalmente secundarios y a los que nadie importa. Sí, te estoy mirando a ti, Cersei Lannister. Es una pena, una pena realmente grande, que no hayamos podido disfrutar más en pantalla de la genial actriz que es Lena Heady. El personaje de Cersei es el más cruel, retorcido y calculador que hemos visto en la ficción. Ha opositado como villano principal durante varias temporadas y sus actos nos han estremecido. Nunca olvidaremos como reventó el Septo de Baelor, eliminando a sus enemigos más cercanos. ¿Y qué tenemos en esta temporada? A una Cersei callada, que se pasa los días asomándose por el balcón y bebiendo vino para, al final, verla morir indefensa. Y bueno, sobre Bran mejor no hablo, pero no tiene ninguna relevancia esta temporada. ¿Para qué se nos mostró lo de Hodor? ¿Con qué fin?

Importancia innecesaria de romances

Un problema directamente relacionado con los pocos minutos dedicados a un personaje tan importante como Cersei, es la importancia innecesaria que se le ha dado a romances. Que si un Tormund enamorado de Brienne, un Gendry de Arya, un Euron Greyjoy obsesionado con acostarse con la Reina, Jon y Daenerys… la lista es tan larga como absurda. ¿De verdad es necesario ver a Arya pidiéndole a Gendry que la desvirgue? ¿Y ver el vuelo de amor a lomos de dos dragones entre Jon y Daenerys? ¿O Tormund, lloriqueando porque Brienne se vaya con Jaime? Entiendo en cierta medida que algo como lo de Brienne y Jaime, o las numerosas escenas de Jon y Daenerys, tengan cierta relevancia, pero creo que a nadie le importa lo que pase entre Gusano Gris y Missandei, o ver como Podrick se va con dos tías.

10 razones del descontento por Juego de Tronos

Mucha épica en detrimento de la política

Una cosa que siempre ha caracterizado a Juego de Tronos, por encima de todo, es la importancia de las tramas políticas. Mucho más, desde luego, que las batallas. Es cierto que en esta temporada teníamos que ver sí o sí batallas, había dos guerras importantes que se tenían que librar. Pero vemos muy poco de ese politiqueo y lucha entre bastidores que encumbró la serie. Escenas como la de Tyrion y Varys hablando sobre el futuro rey de los Siete Reinos, o el encuentro entre Cersei y Daenerys, con toda esa tensión de la negociación, se podían haber tratado mejor, darles más importancia. Pero no, supongo que es mejor perder minutos con Bronn.

Personajes incoherentes por sorprender

Otra cosa que me ha escamado mucho es el trato que se le da a los personajes que chupan más pantalla. Seamos directos: Tyrion Lannister. El enano ha pasado de ser el personaje más listo de todo el elenco, a no dar ni una y fallar constantemente. Varys tampoco ha estado a la altura de lo que suele ser él. Jaime Lannister, tirando por la borda toda su evolución motivada por el abandono a Cersei y su locura para, al final, morir por ella. Brienne, que pierde toda su endereza y fortaleza por Jaime. Arya Stark, que olvida sus ansias de venganza porque El Perro se lo dice, parece no darse ella cuenta. Y así con la mayoría de personajes, totalmente planos o incoherentes ya no solo con los libros, sino también consigo mismos en la serie. Menos mal que el personaje de Sansa es el único que de verdad no estropean.

Resolución rápida para el Rey de la Noche

La larga noche duró un episodio. Soy partidario de haberse quitado rápidamente esta trama, pues en lo personal no era ni lo principal ni lo que más importaba y el personaje del Rey de la Noche me parece absurdo, pero desde luego no de la manera en la que lo han hecho. A ver, si nos ceñimos a lo que ha pasado, de Invernalia para abajo no han tenido ni idea del peligro que se les avecina. Los señores estaban tan panchos en sus castillos con sus soldados luchando por ellos en el Norte contra no saben qué. Pienso que tenían que haber dado un mayor protagonismo al ejército de los muertos. Ganar alguna batalla más allá del Muro, alguna muerte más importante además de la de Jorah. No sé, tratarlo de otra manera, alargarlo. ¿No podía caer el Norte y obligar a que se replegasen en otro castillo? El capítulo me pareció espectacular, la muerte del Rey de la Noche a manos de Arya la compro, pero no la facilidad con la que pasa todo. La mayor amenaza que ha conocido el mundo de los vivos se resuelve en una mala noche, no ganando ni la primera batalla seria que tienen.

10 razones del descontento por Juego de Tronos

Sansa y el Norte a un segundo plano durante la mitad de la temporada

Estaréis de acuerdo en que uno de los personajes más importantes de esta última temporada es Sansa Stark. Ha dinamitado desde el primer momento el acuerdo por el Norte que Jon había alcanzado con Daenerys. Porque Sansa es orgullosa y sabe lo que quiere sin importan las consecuencias. No, no quiere el Trono, sólo el Norte independiente, como lo fue antaño. Su familia ha sufrido mucho por culpa del Trono de Hierro y de los Reinos del Sur, y no va a ceder de nuevo ante una mujer que no sabe ni ha hecho nada por ellos. Por eso, no entiendo como la que al final resulta ser la mejor jugadora del juego de tronos, no tenga apariciones en lo que resta de temporada hasta el final. Realmente tiene un par de escenas muy importantes, pero ya. No sé, me hubiera gustado ver más de ella moviéndose entre bambalinas y tejiendo algún plan. ¿No podía haber negociado de alguna manera con Cersei?

Sobreexplicación y ausencia de explicación

Juego de Tronos, también, se caracterizaba por sugerir más que por explicar. Hasta esta temporada, claro. La principal trama política la hemos visto en el enfrentamiento entre Daenerys y Sansa. Si sus diferencias no quedaban claras, la serie se preocupa porque las veamos. ¿De verdad es necesario ese primer plano a Daenerys retirando la mano de manera violenta cuando está cogiendo la de Sansa? Yo creo que no. Vemos muchas más explicaciones, como las que nos dan Tyrion y Varys sobre cosas que estamos viendo que resultan obvias. A esto, se le suma la falta de explicación a otras cosas. ¿Cómo se entera Daenerys que tienen a Missandei? ¿Y de que está metiendo a las gentes de Desembarco del Rey dentro de la Fortaleza Roja? ¿O como sabe de la muerte de Cersei? ¿Y de la traición de Varys? Escenas que me hubieran gustado ver, mucho más que ver a Tormund llorando con El Perro.

Cosas inverosímiles

Y ya llegamos con las inverosimilitudes. Voy a pasar por alto el cómo Arya da muerte a el Rey de la Noche porque mira, vale. Pero cosas como la muerte del segundo dragón de Daenerys no las entiendo. ¿De verdad no ve la flota? Pero bueno, vale, voy a suponer que Euron calculó la trayectoria de manera perfecta para pasar por encima de una montaña y acertar tres veces seguidas a un objetivo en movimiento. Lo peor de esto es que luego a Drogón le apuntan con 27 millones de escorpiones de esas y ni una le roza. Esto lo repiten, más gravemente, cuando él solito se carga a toda la flota de Euron Greyjoy en la batalla por Desembarco del Rey y destruye media ciudad sin que una escorpión siquiera le roce. No sé, es raro. Pero hay más, como el hecho de que el ejército de Daenerys Targaryen se reproduzca por esporas. Puede entender que, de pronto, el ejército de los Inmaculados sea tan grande y todo eso que vemos sea “la mitad” de lo que tenían antes de la batalla contra los muertos pero, ¿qué pasa con los Dothrakis? Los vemos morir, a todos o a una inmensa cantidad de ellos, ¿cómo es posible que luego haya tantísimos en Desembarco del Rey? Tampoco quiero hablar sobre la Compañía Dorada y su aportación en la serie, que me pongo malo.

Duración de la temporada

Todo esto se resume en este último punto: la duración. Personalmente planteo el final de Juego de Tronos en un pack de dos ultimas temporadas que, a todas luces, se han quedado cortas. Una temporada final con tanto que resolver, se la han quitado en 6 episodios, siendo los dos primeros muy introductorios. No sé de quién es la culpa o por qué se tomó la decisión de hacer una temporada de 6 episodios. Imagino que los cachés son muy altos y que no hay dinero para todo, pero me parece realmente absurdo esto que ha pasado. La necesidad por acabar las cosas rápido y mal. Todo lo que ha sucedido, es perfectamente aceptable si se le da una explicación más concienzuda. Pero no ha sido así.

10 razones del descontento por Juego de Tronos

En fin, culpables, el río de bilis finaliza aquí. En lo personal, la temporada me ha parecido muy mediocre, pero la espectacularidad de esta, las bases sobre las que se sustenta y un final, para mí, satisfactorio, hace que el sabor en la boca se más dulce que amargo. No obstante, vivo contando los días para poder leer las dos novelas del maestro Martin.

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of