Heretics KFC no ha podido llegar más lejos de los grupos en el CWL Champs. Ha caído en el último partido cuando se jugaba ser primero o quedarse fuera. Una lástima.

Era una empresa complicada. El pase de ronda en el Call of Duty World League Championship era posible, pero nadie dijo que fuera a ser sencillo. Heretics KFC se ha quedado a tan solo un mapa de la clasificación. Con todo lo que conlleva: tristeza, desolación y llantos.

Repasemos el grupo. Los herejes quedaron tras el sorteo encuadrados en el Grupo A. Allí acabaron también Epsilon, Lightning Pandas y Team Kaliber. El primero de ellos era la cenicienta del grupo. La previsión dejaba al equipo británico en el último puesto. No se equivocó. Cero puntos y los primeros en hacer las maletas.

La pareja letal estaba formada por los otros dos rosters. Los Pandas y Kaliber son dos potentísimos rivales. Posiblemente mejor que Heretics. Kaliber, sin duda. El equipo llamado a finalizar el mundial en uno de los mejores puestos. Su temporada ha sido brillante y, sinceramente, es un equipo más hecho que el español. En cuanto a Lightning Pandas, realmente era una incógnita. Antes del Champs se conocía que por jugadores era un club poderoso. Sin embargo, los resultados cosechados durante este año tampoco dejaba claro por dónde podía salir.

¿Heretics KFC podía haber pasado de los grupos? Por supuesto. Es un magnífico equipo, el mejor que ha dado el panorama nacional, pero es un equipo que necesita un tiempo prudencial para asaltar un Champs con posibilidades reales. Si se deja madurar a este equipo, puede darnos muchas alegrías.

Siendo sinceros, Heretics perdió la clasificación el primer día. Incluso en el primer partido, pero no el suyo, sino el que jugaban Pandas y Kaliber. Sorprendentemente, o quizá no, LP derrotó a Team Kaliber, lo que supuso una urgencia en el equipo norteamericano. Esa premura se dejó ver en el encuentro contra los españoles. Heretics ganó fácilmente a Epsilon y llegó al segundo enfrentamiento del día con la oportunidad de clasificarse en sus manos.

Sin embargo, a pesar de cobrar ventaja en los primeros mapas, los herejes no dieron con la tecla para cerrar el partido y su rival se conjuró para no quedar eliminados del torneo a las primeras de cambio. Team Kaliber tiró de clase y en el último Buscar y Destruir, en USS Texas, no dejaron opciones a los nuestros, sobre todo con un Sniper fantástico desde el fondo del mapa.

Con una victoria y una derrota Heretics se presentó en el segundo día. Tan solo le restaba un enfrentamiento, contra Lightning Pandas. La calculadora no era demasiado favorable para los herejes. Aunque partían con la ventaja de depender de ellos mismos: ganando 3-0 o 3-1 eran primeros de grupo. Sin embargo, la victoria por 3-2 les dejaba fuera si Kaliber ganaba a Epsilon, como así ocurrió.

Heretics nos emocionó de nuevo en los primeros mapas. Ganó muy bien el primer Punto Caliente y se llevó mucho mejor el Buscar y Destruir. Con el ilusionante 2-0 nos trasladábamos a un Tomar la Bandera en Ardennes Forest, quizá un error en los picks y bans de los nuestros. Lightning Pandas tiene ese mapa dominado, y no dejó a los herejes conseguir ni una sola bandera en el bando favorable. Tras el descanso solo tuvo que esperar pacientemente en su base para ir al contraataque en cuanto tuvieran la oportunidad. 2-0 y mapa para ellos.

Espoleados por la primera victoria, los Pandas sabían que con un mapa más, aunque no se llevaran el partido, les bastaba para clasificarse. Heretics KFC erró en las rotaciones además. La gran mayoría acabaron en el bando rival, cuya estrategia fue suficiente para dejar fuera de juego a los herejes. Cuando quisieron reaccionar, ya era demasiado tarde.

Heretics KFC tiene ahora que afrontar el triste camino del regreso a casa. En cualquier caso, hablar de fracaso sería un error demasiado grosero. Lo dejamos, como mucho, en decepción. Todos queríamos ver al equipo en el bracket, por eso nos invade la tristeza. Pero si miramos la juventud de su plantilla y su juego durante la temporada, nos damos cuenta de que están destinados a llegar lejos. Heretics, la cabeza muy alta.