Los creadores de Motorstorm se han encargado de Onrush, una original apuesta de Codemasters en el trillado género de la conducción. Vuelven los arcades puros. Hace unos días se pudo probar una beta.

Hace unos días que pudimos disfrutar de la beta de Onrush, el nuevo arcade de conducción de Codemasters. Como habrás podido comprobar, querido lector, no hicimos mención del juego en ningún momento. Hoy queremos corregir esta ausencia con unas pequeñas impresiones sobre este nuevo título, a pesar de que faltan muy pocos días para su llegada a las tiendas.

Lo hará el próximo día 5 de junio y nosotros nos vamos a embarcar en analizar este interesante, a priori, título. Pero antes queremos ponerte en situación. Onrush es el nuevo trabajo de las personas que nos trajeron Motorstorm. Varios de ellas fueron rescatadas por Codemasters tras la disolución de Evolution Studios. ¿Recordáis el juego? Fue un loco arcade que nos dio buenos tiempos en PS3. En la actual generación, cuya vida encara ya su recta final, los puros arcades del género no han salido de la nada. Hay muy pocos representantes, más allá de The Crew o del reciente remaster de Burnout Paradise. Onrush llega para tapar esa gran ausencia: los aficionados a la velocidad podrán acceder a un título distinto, fuera de los recios simuladores.

Beta de Onrush

Va a ser de agradecer sin duda. Muchos fans del motor en los videojuegos no nos interesa tocar hasta el más mínimo ajuste del vehículo. No queremos dosis de realismo enfermiza, ni 318 cámaras. El daño en la carrocería nos importa lo más mínimo y no queremos pararnos a echar gasolina. Solo faltaría que en la próxima gran saga de conducción nos hicieran elegir entre 95 o diesel. Lo que queremos es elegir un coche de diseño estrafalario y ponernos a conducir como locos.

Onrush nos va a dar precisamente eso. Aunque ojo. No es lo que uno espera en un juego de conducción. Para empezar, la nueva apuesta es una mezcla de Burnout, el propio Motorstorm y algún ramalazo de Carmageddon. Pero lo más curioso es que su planteamiento ni siquiera nos pondrá a prueba en una carrera. Qué va. La acción se desarrolla en una especia de arena en la que tendremos que tumbar a los demás mientras jugamos en equipo. Una suerte de Overwatch con ruedas.

La velocidad será importante en el juego sin duda. Sin embargo, no tendremos que llegar primeros a ningún sitio. La finalidad de Onrush es la de conseguir cuantos más puntos mejor para ayudar a nuestro equipo a conseguir la victoria. En el terreno individual tendremos también un marcador de bajas y muertes y hasta habrá respawn cuando nos estrellemos o nos echen de la carretera.

El resultado del cóctel es bastante extraño. En la beta se pudo probar jugar mínimamente en un modo de un jugador, aunque siempre estaremos en equipo, y el rey del lugar, por supuesto, el multi. Habrá diferentes modos de juego, como ganar tiempo al pasar entre puntos de control o conseguir la mayor puntuación. También distintos mapas o escenarios y clases, muy orientado al modo competitivo, como ya hemos comentado.

Impresiones de la beta de Onrush

Todos los jugadores nunca estarán muy alejados unos de otros. La mecánica de juego lo evita, incluso tirando de ciertas prácticas que particularmente no nos han gustado demasiado. Hablamos de colocar automáticamente al coche reventado junto al resto. Entendemos el motivo por el que se ha optado a realizar esto, pero sinceramente no nos parece la mejor solución. Afortunadamente el juego es divertido y la composición en equipos invita a jugar con amigos y crear tácticas o jugadas “maestras”.

La forma de ganar velocidad, con una barra de turbo, es atropellando minions que corren junto a los dos equipos. Es decir, personajes controlados por la IA cuya finalidad es simplemente servir para ser reventados por los jugadores. Nos viene a la cabeza rápidamente Titanfall. Además también se puede conseguir llenar la barra haciendo piruetas en los saltos que se encuentran por el recorrido.

Resta saber si será bien recibido por el gran público. Los juegos de conducción tienen un marcado estilo y los aficionados puede que no le den una oportunidad precisamente por no contar con un sistema de carreras más tradicional. Por lo visto en la beta podría ser un error. Es bastante divertido y si la versión final llega cargada de un buen saco de modos y unas clases vistosas, podría ser un buen candidato para pasar el verano entretenidos.