Primeras impresiones de Injustice 2, el nuevo título de NetherRealm

El género de la lucha estará bien representado este año. Si tienes dudas de cuál comprar, te dejo mis impresiones de Injustice 2, a ver si consigo despejarte algo.

Que Batman sea el máximo exponente en los videojuegos es, cuanto menos, alarmante. No se me malinterprete: no es un mal superhéroe ni le tengo gato alguno. Pero ello habla de la poca miríada de juegos protagonizados por superhéroes de grata calidad. Al menos, de Marvel… Pero como hoy toca DC, vamos a dejar las primeras impresiones de Injustice 2, juego en el que, por supuesto, aparece Batman.

Injustice 2 es un juego de lucha, la segunda entrega del conocido Injustice: God Among Us. En él se reúnen tanto buenos como malos para batirse el cobre en continuas ensaladas de puñetazos. Batman, Robin o The Flash pertenecen al primer grupo, mientras que Gorilla Grood, Espantapájaros o el Joker se colocan en el segundo. ¡Ah! Y por supuesto, aparece una buena miríada de personajes femeninos como Chita, Catwoman, Harley Quinn o Superwoman.

Pero vamos a lo importante. Carlos, ¿qué nos cuentas en las impresiones de Injustice 2 que aún no sepamos? Vamos a ello:

Lo más destacable: la personalización

Derek Kirtzick ha sido el encargado de presentarnos el juego. De hecho, qué mejor que un propio trabajador de NetherRealm para hacerlo, ¿verdad? Derek es el encargado del diseño y, precisamente, tiene relación a lo que viene ahora. La personalización.

NetherRealm ha volcado sus esfuerzos en este apartado más que en su anterior entrega. Los elementos equipables vienen definidos por cinco slots: cabeza, torso, piernas, brazos y el especial. Cada parte utilizada elevará una serie de atributos. Por ejemplo, algunos aumentarán la fuerza, mientras que otros, la defensa. Cada parte es única en cuanto a diseño, por lo que nunca habrá dos personajes iguales en una partida, y más aún si tenemos en cuenta los shaders (estructuras de color diferentes en cada traje).

La personalización no solo aumentará los atributos, sino que aportará ciertos bonus al luchador e, incluso, cambiará algunas habilidades. La cantidad de slots disponibles es infame; cada personaje se equipa piezas de diferente rareza que aumentarán en mayor o menor medida ciertas cualidades.

¿Y cómo conseguimos estas partes? Pues muy sencillo. Primero, se pueden desbloquear con las clásicas cajas de botín, que vienen diferenciadas por niveles de rareza: bronce, plata, oro, platino y diamante. Estas se desbloquean con dinero virtual, no real, que se consigue completando misiones y, básicamente, luchando. Si detestáis el looteo, podéis tirar por otra carretera: la de los Multiversos.

Los Multiversos son los clásicos eventos diarios/semanales/mensuales que incitan a seguir luchando con el paso de los meses. Aquí sirven como excusa para desbloquear, como veníamos diciendo, equipo nuevo. También sumará a las arcas del jugador dinerito, que siempre viene muy bien. ¡Ah! Y comentar que cada reto es diferente: unos están hechos para niveles bajos, mientras que en otros habrá que estar ya algo curtido.

¿Y las hostias?

Injustice 2 va de pegar. La personalización es lo más nuevo y el elemento sobre el que más ahínco se puso desde el principio. Pero no os preocupéis, que no me olvido del apartado jugable. A ver qué os cuento en las impresiones de Injustice 2 sobre el tema… Vale, ya sé.

No puedo hablar mucho del pasado porque no jugué Injustice: God Among Us, pero cierto es que el género de la lucha me es seductor. Y es que me lo he pasado muy bien jugándolo. Los combates son rápidos y frenéticos, llenos de combos que se pueden alargar de manera significativa. El escenario es interactivo: en algunas ocasiones se pueden agarrar elementos como neumáticos y usarlos en contra del enemigo.

Ahora bien, lo más atractivo resulta ser el ataque definitivo; Green Lantern se apoyará en un gran robot de tonalidad verdosa (cómo no) para aplastar a su enemigo; Catwoman hará uso del látigo para aferrar las piernas del enemigo y, aunque suene extraño, explotarle la moto en la cara; y Hiedra Venenosa acudirá a una planta carnívora pantagruélica que devorará al enemigo en cuanto se deje. Aquí es donde se ve el mimo y la dedicación del estudio, donde más esfuerzo se ha puesto y donde más premia el batallar.

impresiones de Injustice 2

Si esperáis una historia mundana, alejad ese pensamiento de vuestra materia gris. Creedme: no es el caso. El Modo Historia lo ha desarrollado un equipo especializado de DC, por lo que se puede garantizar algo de calidad o, al menos, mimo en el proyecto. Y… Sí, continuará los sucesos del primer título, para los curiosos.

Y el online… ¿Qué sería de un juego de lucha hoy día sin online? Injustice 2 pretende cuidar su comunidad: es por ello que enfrentará a jugadores de nivel similar o, de no ser así, anulará los atributos del equipo que llevemos. Con ello se busca no desbalancear el online y, sobre todo, que no sea una causa perdida.

Pequeños detalles

Las impresiones de Injustice 2 no van a acabar sin dos cosas: pequeños detalles y una valoración personal. He visto cosas que me han dejado anonadado. Sin ir más lejos, las líneas de diálogo entre personajes serán totalmente diferentes los unos de los otros. Chita le dirá algo diferente a Joker, Harley o Cyborg, al igual que Grood a Catwoman o Superman. Además, antes de la pelea, en la selección de personajes, cada cual tendrá una animación única que, una vez más, denota y explicita el cuidado que le han puesto los chicos de NetherRealm al título.

Para acabar, daré mi aprobado con nota al juego. A pesar de no estar familiarizado con las mecánicas, me he sentido intrigado en averiguar los combos, localizar los ataques especiales y, por qué no, pegarle una paliza a Superman. Lo siento, es que no me cae bien. Es lo que hay.

Aquí concluyen las impresiones de Injustice 2. La lucha viene muy cargada este año; este título llega el 19 de mayo, mientras que Tekken 7 lo hará en apenas unas semanas, el dos de junio. Marvel vs Capcom Infinite, por el contrario, se marcha ya a septiembre. Vaya tres juegarracos para repartir leña…