Impresiones de My Time at Portia

Una mezcla explosiva de construcción, recolección, exploración y relaciones sociales nos tiene enganchados al PC. Aquí te traemos las impresiones de My Time at Portia.

La fiebre de los life simulator continúa golpeando fuerte. Y nosotros estamos aquí para verificarlo porque le estamos dando a todos. Ahora os traemos la impresiones de My Time at Portia. Un juego que consigue sacar lo mejor del crafteo, el looteo y la gestión con toques interesantes del tema social.

Y ya os digo. Está todavía en early access. Pero ya es todo un logro conseguir destacar en este mundo en el que hay millones de elementos similares que salen cada día. Vamos al lío.

A construir

My Time at Portia va de construir. Sí, podremos hacer muchas otras cosas. Pero a diferencia de Stardew Valley, la parte de la granja es más secundaria, aunque necesaria igualmente.

Somos constructores en una isla en medio del mundo. Y tendremos que ir solucionándole la vida a los habitantes de Portia y ayudándoles a resolver todos los problemas que se plantean. Tendremos que saber construir desde sillas hasta complejas maquinarias con circuitería incluída. Pero bueno, eso irá llegando poco a poco.

Este sistema de construcción pasa por un imporante y sorprendentemente bien construído sistema de crafteo que veremos durante todo el juego. No todo se construye de la misma manera. Habrá elementos que se fabriquen con las manos, otros que requerirán un poco de maña o maquinarias especiales y, no os asustéis, otros que necesitarán de un sistema de construcción que incluye grúas, escaleras y mucho espacio en nuestro taller.

Para llegar a esta locura, tendremos que ir aumentando nuestro taller de tamaño poco a poco. Primero con elementos simples, pero luego también con fabricaciones algo más elaboradas. Tendremos que gestionar el dinero, el tiempo y el espacio con malabares. Así que no os penséis que esto va a ser fácil. No es una locura, pero tampoco es un camino ni lineal ni plano.

Diversificando la oferta

Como os he dicho, My Time at Portia va de construir. Pero no es lo único que podremos hacer en nuestro taller. Conforme vayamos ganando dinero podremos aumentar el espacio de nuestro lugar de trabajo. Esto nos permitirá meter más elementos y otros más grandes. Si os pensáis que con un horno vais a tener suficiente o con un cortador, vais apañados.

Entre los elementos que podremos ir incluyendo en nuestro taller se encuentran zonas de plantación, corrales, establos o demás. Es decir, sí. Tendremos zona de granja y cuidado de animales. Pero ya os advierto que, en comparación con el sistema de construcción, estos son muy simples y secundarios. Aun así, no quita lo interesante del tema.impresiones de my time at tala

A diferencia de otros juegos del estilo (citaré de nuevo Stardew Valley, pero podría hacer lo mismo con otros como Animal Crossing) la parte granjera de My Time at Portia es más industrial, como casi todo en ella.

Si bien es cierto que tendremos que cuidar las plantas y vigilar su crecimiento, los elementos que construiremos serán más del estilo riego automático, abonados complejos o similares. El cuidado de animales es un poco más simple todavía, pero engancha lo suyo ver cómo progresan nuestros pollitos, terneritas y demás.

También hay pesca, un sistema de cocina muy estresante y curioso, por supuesto recolección y, sorprendentemente, un muy buen sistema de exploración y combate.

A pegarnos de leches por Portia

En nuestra búsqueda por conseguir reflotar todo lo que haya que reflotar en Portia, vamos a encontrarnos con muchos problemas. El primero es que tendremos que buscar materiales. Madera, minerales, cristales, gemas, pieles, frutas, carne, reliquias…

La mayoría las podremos encontrar por el mundo. La madera de los árboles, los minerales y rocas de las minas abandonadas… Pero hay elementos que están fuera de esta zona de confort.

Más allá de unos límites de Portia hay unas explanadas más chungas. Allí encontraremos enemigos peligrosos y unas ruinas llenas de retos. Es aquí donde entra en escena el combate y la exploración.

Dejando de lado que no es un Bayonetta ni un Devil May Cry, hay que admitir que el sistema está interesante. Tendremos diferentes armas a nuestro alcance, y cada una de ellas con un rango y una habilidad determinada.impresiones de my time at combate

Los enemigos son diversos (dentro de lo que cabe para un juego de crafteo) y la exploración tiene incluso zonas de plataformas. Así que será divertido llegar a determinadas ruinas y ver qué hay en su interior. Incluso nos plantearán retos al sacarnos a enormes jefes que van a hacernos la vida imposible.

Todo este sistema aún está un poco en bragas dado que hay elementos que no terminan de encajar bien. El control a veces es un poco tosco y las esquivas no funcionan como deberían. Además, los combates tienen algunos fallos de rendimiento. Pocos, pero los tienen.

Aun así, como os digo, es un early access, así que paciencia, que merece la pena esperar.

A socializarse

El otro punto fuerte de My Time at Portia es, cómo no, el sistema de relaciones sociales. Aquí nos vamos a encontrar con uno muy elaborado y con muchas opciones para todos los gustos.

Empezaremos por decir que hay distintos tipos de interacción con los habitantes de Portia. No solamente podremos hablar con ellos. También podremos tener citas, tomar cafés, jugar a sus juegos favoritos y, cómo no, regalarles cosas.

Además, conforme nos vayan pidiendo que les ayudemos, también conseguiremos sacar hacer aflorar su amistad. Llevarle una silla o encontrar el sofá perdido de uno de ellos nos dará puntos extras. Sobre todo si lo hacemos en un tiempo determinado. impresiones de my time at portia pueblo

Hay que decir que hay muchos personajes en Portia, y todos muy bien cuidados. Más de cincuenta, para ser exactos. No todos son posibles parejas para una futura boda, pero sí que hay muchos para elegir. Y de todos los tipos. No solamente está el típico guaperas o la típica chica buena. Hay de todo, os los aseguro.

Además, hablar con ellos nos dará información de lo que les gusta, cómo es su vida, e incluso algún que otro misterio de Portia que nos gustará investigar.

Conclusiones de las impresiones de My Time at Portia

En resumen, culpables, tenemos un juego adictivo a más no poder. El sistema de misiones, sumado a la exploración, la cantidad de cosas que hay que mejorar del taller y las relaciones sociales han hecho una brutalidad de juego.

Hay cosas que mejorar aún en este early access, pero no descartéis que se convierta en todo un bombazo. Si tuviese que situarlo en un ranking (que lo haré) lo pondría por encima de Stardew Valley.

impresiones de my time at portia libro

Además, tiene un apartado artístico muy característico y cuidado. Tanto en lo sonoro como en lo gráfico. Por cierto, nosotros le hemos dado en PC, pero el juego llegará a consolas este mismo año.

No Hay Más Artículos