Ingobernable - Avance

Intrigas, traiciones y mucha trama política nos esperan en Ingobernable. Netflix vuelve a dar en el clavo con una producción que apuesta por mantener al espectador en vilo capítulo tras capítulo.

Las miradas de los seguidores de Netflix están puestas durante el mes de marzo en Iron Fist. La llegada de la cuarta pata de la mesa de Los Defensores parece eclipsar el lanzamiento de otras producciones con su sello, pero pasar por el alto estos títulos sería un grave error. El ejemplo lo tenemos este mes en Ingobernable, una serie que promete una trama política llena de intrigas en sus primeros episodios y que nos ha dejado con ganas de más.

Ingobernable llega con su actriz protagonista (y productora) como cabeza visible. Kate del Castillo ha sido relacionada recientemente con la detención de un conocido narcotraficante, lo que ha acentuado el morbo de la nueva ficción mexicana. Sin embargo, la calidad de los tres primeros episodios que hemos podido ver está fuera de ninguna duda y no necesita refuerzos del exterior para aumentar la expectación. Ya suficientes enredos lleva implícitos el guion como para añadir más condimentos.

Del Castillo interpreta en Ingobernable a la Primera Dama mexicana (Emilia Urquiza), cuya existencia se va a complicar tras la muerte del presidente de la nación (Diego Nava). Enseguida, la señora Urquiza se verá implicada en el caso de una forma muy directa y sus esfuerzos tendrán que centrarse en solventar esa situación de la mejor manera posible. Contará con la ayuda inestimable de un pasado oscuro que poco a poco irá desvelándose.

La serie se centra principalmente en esa búsqueda de una salida por parte de la viuda del mandatario, pero la trama se complica con un batallón de personajes con mucho que ocultar y poca información. Ingobernable se permite el lujo de no ofrecer apenas detalles de los personajes que va apareciendo en pantalla. Los espectadores pueden sentirse intimidados ante la llegada de alguien cuyo rol no termina de encajar. Aunque el resultado de esta presentación, sin alardes y sin explicaciones tediosas, funciona correctamente en los primeros capítulos. Convierte la serie en ágil y directa, y permite centrarse en la trama principal sin desviarse en exceso, pero todavía está por ver cómo afecta al resto de capítulos.

La producción se recrea no obstante en la muerte del presidente Nava. Es sin duda el motor por lo que todo ocurre, pero su representación es justo lo contrario del tiempo marcado: se utiliza cámara lenta en las diferentes reacciones con un resultado tanto recargado. Se trata de una licencia tomada por el director del primer capítulo que aunque afecta al ritmo tampoco es crucial en el desarrollo de la historia.

Ingobernable no es un culebrón

No os vamos a engañar, la aproximación inicial a Ingobernable la hicimos con miedo a ver un culebrón latinoamericano de sobremesa. Nada más lejos de la realidad. Los tres primeros episodios son la apertura de un brillante thriller político y nuestro temor era totalmente infundado. Su similitud hay que buscarla en los grandes nombres de la propia Netflix como House of Cards. De no torcerse la primera tanda de capítulos, la producción mexicana tiene aspiraciones muy altas.Ingobernable, la segunda serie mexicana de NetflixIngobernable utiliza el español como idioma principal. La mayoría de personajes son mexicanos, aunque también existe una misteriosa conexión con Estados Unidos, cuya determinación en la historia no se quiere desvelar. En este caso, los personajes utilizan el inglés como lengua, algo que suponemos (y esperamos) que en la versión que llegue a nuestro país se mantendrá sin adulterar. Además, como guiño a España, el actor Maxi Iglesias también tiene un papel dentro de la ficción.

La serie hará su debut el próximo 24 de marzo y contará inicialmente con una temporada de 15 capítulos de duración. En Guiltybit ya estamos esperando que llegue el día para hincar el diente al resto de episodios. Una nueva serie necesita tres episodios para que el espectador decida si seguir el resto. Ingobernable los aprovecha.