J-Stars Victory VS+

Ya tenemos el veranito por aquí y junto a él, la japonesada del año no,  la del lustro, el decenio y varias unidades temporales más alejadas todavía. J-Stars Vs + es el juego más nipón que podamos echarnos a la cara y contra todo pronóstico nos llega a occidente para alegrarnos los días en PlayStation 3, PlayStation 4 y PlayStation VITA (sí, ¡otro juego para VITA! ¡Bandai Namco se resiste a abandonarla como sí ha hecho su madre!)

Este juego de lucha englobaa en un solo título muchos personajes de diferentes anime, pero muchas de ellas no se han visto por estos lares de forma oficial, así que no deja de sorprendernos que un juego que necesita tantas licencias diferentes (creadores, compañías, etc.) y que tenga un componente tan arriesgado (aunque algunos de sus integrantes sean Goku o Seiya) al final haya podido salir del pais del sol naciente. Pero oye, nosotros bien que nos alegramos porque desde hacía ya tiempo le teníamos el ojo bien echado.

UN POCO DE AQUÍ, UN POCO DE ALLÍ

Tal y como he adelantado, los personajes proceden de varias series publicadas en la revista japonesa de manga Shonen Jump durante toda su historia, no os vayáis a pensar que es el primero de su estilo porque hace algún tiempo nuestros amiguetes de ojos rasgados también recibieron una recopilación similar en sus NDS en forma de Battle Royale plataformero (Jump Ultimate Stars), e incluso títulos similares para Game Cube y PlayStation 2 pero con menos personajes (D.O.N.).

En esta ocasión el estilo del todos contra todos se conserva ya que los combates se compondrán de dos equipos, cada uno con dos contendientes más un tercero que hará de apoyo. Así podemos encontrarnos con personajes que pueden tomar cualquiera de los dos roles, o por el contrario alguno que tan solo hace de ayudante .Porque claro ¿qué iba a hacer nuestro jugador de basket favorito de Kuroko no Basket contra Son Goku por ejemplo? ¿De cebo?

Lo primero que vamos a notar al arrancar el juego, aparte de ese opening cantado por el cantante oficial de Dragon Ball (Hironobu Kageyama) junto a Hiroshi Kitadani (One Piece) y Akira Kushida (Musculman) es que tiene bastantes modos para satisfacer todos los gustos.

Los combates se compondrán de dos equipos, cada uno con dos contendientes más un tercero que hará de apoyo.

De entre todos ellos destacan tres como los principales. Entre ellos un modo historia (Aventura-J) que en verdad son cuatro por si no teníamos bastante con uno, Camino a la victoria que nos pondrá varios retos para ir superando combates y avanzando, y el modo Arcade que es exclusivo para occidente.

Hablando de este último, sus creadores consideraron necesario añadir algún aliciente a la versión occidental (de ahí el sufijo ‘+’ del título), así que han incorporado este modo inédito en sus versiones niponas. En dicho modo escogeremos un tipo de enemigos contra el que queremos enfrentarnos, y de este estilo serán los 6 combates consecutivos que tendremos que ganar.

Antes he dicho que en el modo historia nos encontraremos con 4 historias diferentes, cada una con su propio personaje principal. En este caso los elegidos son Luffy de One Piece, Naruto el ninja butanero, Toriko el cocinero dragonbalero e Ichigo Kurosaki de Bleach.

Estos aparecen mágicamente en el mundo Jump que vendría a ser como una realidad alternativa que aúna todo tipo de dimensiones diferentes pero que para ellos es como ir al supermercado de la esquina a comprar el suavizante, no se inmutan por nada.

En este mundo una voz divina les va explicando que forman parte de un gran torneo y que si quieren ganarlo tendrán que conseguir aliados en todas las partes del mundo, incluido en el infierno si fuera necesario, así que ni cortos ni perezosos nuestros personajes ponen rumbo a la aventura en busca del One… esto… de conseguir a más peña con la que armar una buena.

j stars personajesDurante el desarrollo de estas historias tendremos que ir explorando el mapa mientras desarrollamos misiones secundarias que nos permiten entrenar, conseguir objetos y sobretodo personajes con los que poder hacer equipo para ganar el gran torneo. Eso sí, hay que ir con ojo porque algunas de estas misiones pueden desaparecer, así que hay que estar atentos.

Entre los objetos que mencionaba, hay uno en particular con que nos encontraremos que son las cartas J-Stars, que como si fueran cromos tendremos que ir coleccionando gracias a las monedas que iremos consiguiendo mientras avancemos. Estas cartas se equipan en barajas y corresponden a cada uno de los personajes del juego. Además tenemos que pensar bien cuál usamos y cuál no, ya que nos ofrecerán tanto ventajas como inconvenientes, por lo que nosotros seremos los que decidiremos si usarlas o no.

¿Y cómo conseguimos estas cartas os preguntaréis? Pues en el modo Tienda de Puntos-J. Tras cada combate los iremos recibiendo, y gracias a ellos podremos ir comprando los susodichos objetos de mejora, cartas e incluso personajes para poder utilizarlos en los modos fuera de la historia.

Una de las grandes bazas que tiene este juego, aparte es su fantástico plantel de personajes (52 personajes de 32 series diferentes, con 39 siendo jugables y 13 únicamente de apoyo). Ver a Gon de Hunter x Hunter haciendo uso de su Nen, Arale de Dr.Slump atropellando a la gente mientras Gatchan electrocuta a los enemigos, los JoJos de Jojo Bizarre Adventures haciendo sus posturitas, al bebé Beel de Beelzebub achicharrando a todo bicho viviente… Es poco menos que un sueño para un aficionado al manganime.

Otro gran punto a su favor es que podemos jugarlo contra o junto a otro amig@. Eso de poder jugar haciendo equipo con alguien es de lo más divertido, y aunque la pantalla se parta por la mitad, al menos en la versión de PlayStation 4, no se acusa una bajada de fps muy acusada, así que ¡vamos a disfrutar de lo lindo arreando mandanga de la buena!

COMBATES MUY LOCOS

Los combates son bastante frenéticos, y teniendo en cuenta que los escenarios son muy variados y grandes, se pueden hacer varias estrategias más que ir a saco a arrearse una buen tunda, por lo que es bastante de agradecer. Para no perdernos además contamos con un pequeño minimapa que ayuda a situarnos en el campo de batalla tanto a nosotros como al equipo rival. Quizá sí hubiera mejorado la forma en que se intentan esquivar ataques, pero bueno, a todo se acostumbra uno así que es cuestión de practicar.

Cada uno de los personajes hace gala de sus propias técnicas por lo que veremos los Meteoros de Pegaso de Seiya, el Rasenshuriken de Naruto, el Kamehameha de Goku o el Piedra-Papel-Tijera (Jajanken) de Gon. Aparte de las “técnicas serias” también veremos las patochadas de Gintoki (Gintama) atropellando con la moto, Kanchiki Ryotsu (Kochikame) haciendo maquetas o Bobobo (Bobobo-bo bobo-bo) sacándose a Don Patch de la manga para que se ponga a arrear de lo lindo.

Para lograr ejecutar las técnicas hay que utilizar una barra de resistencia, y lo más gracioso de todo es que cada personaje reacciona de una forma diferente a ella. Mientras que a Luffy solo le hace falta 1 segundo para cargarla , a otros como Yusuke Urameshi de Yuyu Hakusho les costará la vida llenarla porque si habéis visto la serie, la energía espiritual no anda suelta por ahí y se gasta cosa mala… En este sentido, da gusto ver cómo han mimado los detalles de los anime para trasladarlos al juego… y el trabajo que eso supone a la hora de llevarlo a un buen balance de combate.

Otros personajes, tras cargar su barra de resistencia al máximo, adoptan otro estado de poder, como el Gear Second o el Super Saiyan, haciendo las luchas más dinámicas y espectaculares.

Después hay otros casos justamente como el de Luffy de hace un momento, o el de Goku, que tras cargar la barra a su máximo nivel el personaje adopta otro estado de poder (Luffy en este caso entra en su modo “Gear Second” y Goku en Super Saiyan) por lo que las luchas se hacen más dinámicas y espectaculares.

Uno de los elementos de la pantalla que más tenemos que controlar es la barra que hay arriba en el centro, y que se decanta hacia un lado o hacia otro en función de los rijostios que nos estemos dando. Una vez se llene hacia izquierda o derecha, ese equipo entrará en modo “Ráfaga de Victoria” mientras hace una pose de esas de “voy a darlo todo”.

Cada personaje puede escoger un rasgo a potenciar mientras esté en ese estado (eso sí, hay que definirlo antes de los combates), estado que por cierto no es infinito. Eso sí, si logramos entrar en este modo mientras nos queda poca vida, algunos de los personajes se transformarán de forma especial, como le pasa a Urameshi, que saca a relucir el poder latente en su sangre.

Conforme va pasando el tiempo el nuevo triple indicador va desapareciendo, así que la mejor forma de asestar un buen golpe es gastar uno de los indicadores para liberar un buen Ataque Definitivo, que sin duda es de lo mejorcito del juego. Son epicidad pura y cada vez que los vemos soltamos un “Uoooooooooo” que como nos escuche la vecina dirá que estamos locos.

Desde la Genkidama de Goku y el Final Flash de Vegeta, pasando por la Rei Gun de Yusuke y la flecha divina de Seiya hasta llegar a la rotura de la Tierra de Arale o el Burning Axle de Tsuna. Todas las técnicas han sido fielmente recreadas y son muy espectaculares, pero lo mejor de todo, es que hay para todos los gustos.

Y TÉCNICAMENTE…

El nivel gráfico de este J-Stars es decente, pero se nota que es un ligero port puesto que no ofrece casi ninguna ventaja respecto sus homónimos en las otras consolas de Sony, ya que según declaraciones del equipo de desarrollo, todo fue creado para ofrecer 30 fps en cualquier plataforma así que las diferencias son mínimas.

Las músicas no son las originales de las series, pero suenan bastante bien, aportando el ritmo necesario a la acción. La buena noticia la tenemos en cuanto al doblaje, que nos llega totalmente en japonés con subtítulos en español, así que los puristas como el menda disfrutaréis como locos.