Kallie Plagge desvela que sufrió acoso sexual en IGN

Kallie Plagge denuncia que sufrió acoso sexual en IGN. Ahora, en GameSpot, ha decidido contar su historia. Otra más a la creciente lista de estas semanas.

Pido perdón por el metaperiodismo, pero tengo ganas de vomitar. Kallie Plagge, actual editora asociada de GameSpot, ha desvelado que sufrió acoso sexual en IGN durante 2016. La periodista, que abandonó el medio en gran parte por esta historia, ha expuesto su caso tras ver la avalancha de denuncias del resto de personas. Lo bueno que ha tenido el caso Weinstein es que toda la mierda que estaba oculta está saliendo a la luz. Y los asquerosos acosadores de Hollywood y del mundo de los videojuegos, también.

Plagge da en su carta abierta un nombre en concreto que no mencionaré para no gastarme los dedos. Las frases tan graciositas del tan agradable compañero de trabajo también me las ahorraré. Ante la situación tan desagradable, la redactora tuvo que aguantar calladita, manipulación previa, y con ansiedad y náuseas en su trabajo. Aunque nos quejemos del “amiguito”, casi parece peor la reacción de Recursos Humanos. La buena parte de esto es que el acosador también acabó fuera del medio.

Él, por su lado, argumenta que pensaba que eran amigos. Y que, al menos, le escribió una disculpa en cuanto se enteró. “Aunque no sabe qué es lo que hizo que se sintiera incómoda”. Pobrecito, ¿eh? De qué me sonará

Alanah Pearce, actual redactora de IGN, amplía que, además, un grupo importante de periodistas se ha negado a trabajar hasta que el portal emita una carta de disculpa hacia Plagge.

[Actualización]

La carta de IGN ya ha sido publicada. Está disponible en este enlace y en ella piden perdón a las redactoras y se arrepienten profundamente del trato de recursos humanos. Aseguran, también, que lucharán por crear un entorno de trabajo seguro y donde todo sea como una familia. Lo que tocaba, vaya.

El mundo de los videojuegos, por si no había quedado claro, es profundamente machista, infantil y asqueroso en situaciones. No solo en los estudios o en las competiciones. El río de detritus también no salpica a nosotros, la prensa. Tanto que a algunos les cuesta diferenciar entre amistad y acoso sexual. Es un alivio ver que también hay gente decente aquí metida. Todo el apoyo del mundo a Plagge.