Tenerife Lan Party, un evento con alma propia

Esta semana está teniendo lugar la Tenerife Lan Party, un evento que ofrece la conexión más rápida de España. Desde Guiltybit nos pasamos a echar un vistazo.

Como viene siendo habitual por estas fechas, la Tenerife Lan Party ha empezado este 18 de julio -si bien no abrió la puerta a los visitantes hasta el 19-. Desde entonces y hasta el 23 de julio tienen lugar una serie de eventos divididos en dos grandes secciones: la Lan Party en sí, en la que los participantes viven durante una semana acompañados de un ordenador, y la Summer-Con, en la que los anteriores junto con los visitantes pueden encontrar tanto tiendas como entretenimiento relacionados con videojuegos, anime y juegos de rol. Desde Guiltybit nos hemos dado un paseo por su interior para contaros algunas de las claves que componen la TLP.

La principal clave que configura lo vivido en el recinto son los deportes electrónicos. Como es lógico dada sus características, gran parte del espacio está reservado para disfrutar de todo tipo de videojuegos competitivos. Desde los simuladores deportivos a los arcade de lucha, incluyendo a emblemáticos como League of Legends u Overwatch.

Los E-sports predominan en el evento

Así, no faltaron a la cita la gran mayoría de los juegos revelantes en cuanto a popularidad. FIFA, Clash Royale, Counter-Strike: Global Offensive, Overwatch, Hearthstone: Heroes of Warcraft… La oferta era extensa y completa. Todos ellos disponibles tanto para partidas amistosas por pura diversión como para torneos, que iban desde los más amateurs hasta los equipos profesionales.

De esta forma, cientos de personas pueden observar las finales de algunos de los torneos desde el centro del lugar, en el que se encuentran dos grandes pantallas en un escenario frente a filas de asientos. Estos últimos con un nivel de comodidad similar a sentarse sobre un erizo enfadado. Un inconveniente que resultaría anecdótico si no fuese porque para ver completa una serie de partidas pueden pasar varias horas. Este junto al retraso en hasta varias horas del comienzo de los encuentros son los únicos puntos negativos que se pueden achacar en este aspecto.

Pero no todo son los deportes electrónicos, ni siquiera en la Tenerife Lan Party. También hay espacio para la innovación y el compartir ideas de los creadores con los aficionados. Por ello, paralelamente a lo ocurrido en el recinto ferial de la isla tienen lugar en el Auditorio de Tenerife una serie de charlas en las que expertos de aspectos relacionados con el diseño, videojuegos o tecnología ofrecen consejos y experiencias propias a los asistentes.

En el recinto en sí también ocupa un lugar importante lo nuevo dada la actualizada organización del espacio, con todas las tiendas situadas en la planta de abajo. Gracias a esta distribución, la zona de arriba queda lo suficientemente despejada como para incluir más rincones con videojuegos indies, concursos o presentación de tecnología.

El Manganime también encuentra su lugar en la TLP

Por otro lado, si subiendo las escaleras se halla un mundo más tecnológico que nunca, tanto en la zona inferior como la terraza predomina el amor por el manga, anime, los cosplays y el k-pop. Tanto en las tiendas como en los propios visitantes de la Summer-Con (que no dejan de ser la parte más importante y definitoria de este) predominan estas culturas. Por ello, no es extraño ver a un personaje de una serie animada comprar un póster de otra serie. La propia organización del evento invita a hacerlo amablemente. Aquí nadie juzga, porque todos son (somos) frikis.

La mejor definición, sin embargo, de la Tenerife Lan Party se da en los macroeventos que tienen lugar. Cuando en el escenario se protagoniza un concurso o torneo que despierte pasiones, toda la población isleña parece estar presente. El furor que despiertan algunos de los momentos más épicos deja claro qué hace especial a este tipo de eventos y por qué parecen triunfar cada año más y más. No es la distribución del espacio. Tampoco son los deportes electrónicos. Ni el espacio para la innovación. Es la sensación que transmiten los asistentes, incluidos voluntarios y administradores. Todos están allí para pasarlo bien en conjunto. Hay una sensación de unidad. Quizás, por eso, su grito de batalla oficial sea calcado de 300. Juntos somos más fuertes, juntos nos divertiremos más.