Las ventajas del tener un GamePad para todo

Hasta hace muy poco, jugar implicaba, por fuerza, un desembolso económico bastante importante en una plataforma. Ya fuera una consola o un ordenador, era indispensable comprar un aparato específicamente para jugar. Pero en los últimos años ha habido una pequeña gran revolución tecnológica y el acceso a los videojuegos se ha democratizado.

Los Smartphones hace tiempo que llegaron para quedarse. Y su auge propició la aparición de otros  dispositivos, como las consolas Android, y del famoso Internet de las cosas (Internet of the things, que dicen los anglosajones). Y a eso hay que añadirle el surgimiento de las tiendas digitales, como Steam u Origin, que con sus agresivos precios y descuentos están engatusando a cada vez más y más usuarios.

El único inconveniente que tienen todas estas plataformas con respecto a la tradicional consola es, ni más ni menos, que los controles. Habrá opiniones para todo, pero es algo generalizado que los mandos de las consolas Android dejan mucho que desear y los controles táctiles se podrían casi considerar casi como un crimen contra la humanidad.

TenGO GamePad 3

En todo esto, están los señores de TenGO, que han explotado esta situación y han creado un GamePad con conexión Bluetooth para usarlo en cualquier ordenador o dispositivos Android o Android TV. Además, el GamePad guarda todas las conexiones, por lo que no habrá que volver a sincronizarlo cuando se encienda de nuevo.

En el tiempo que nos dejaron probar el mando en sus oficinas, pudimos comprobar que el resultado es inmejorable. El acabado estaba muy cuidado y su disposición de botones es calcada a la de los mandos de consola, por lo que para el jugador habitual no supondrá ningún esfuerzo adaptarse a ellos. Solamente se diferencia en una pequeña peculiaridad: el botón Turbo. Ya sabéis, ese botón que permite dejar apretado un botón en lugar de estar presionándolo continuamente para realizar acciones determinadas.

Dado que el GamePad de TenGO también vale para PC incluye tres modos distintos de control para mejorar la experiencia: gamepad, teclado y ratón. El modo gamepad es el tradicional, el que usan la mayoría de juegos y que hace uso de los controles clásicos de un mando. Por su lado, el modo teclado está específicamente pensado para el PC y funciona tanto con emuladores como con cualquier plataforma digital, ya sea Steam, Origin o Uplay. Finalmente, con el modo ratón, se puede mover el puntero por la pantalla gracias al joystick y con los botones L1 y R1 se emulan los botones del ratón.

En los dispositivos Android, tanto móviles, como tabletas, como consolas al más puro estilo Ouya, el control no difiere mucho de lo que se puede experimentar en PC. La diferencia más evidente es que pasar de teclado y ratón a gamepad no es gran cosa, pero pasar de controles táctiles a gamepad es un placer inmenso. Que para el Candy Crush Saga y sus cincuenta clones está muy bien, pero a poco que el juego sea algo elaborado es imprescindible un control más preciso que el que puede ofrecer una pantalla.

El GamePad de TenGO tiene, además, una autonomía de 17 horas por lo que da para varias sesiones de juego sin tener que esperar a cargarlo. El precio es de tan solo 39 euros, así que realmente no sé a qué cojones estáis esperando para comprarlo. Es más barato que los mandos específicos para PC y, además, sirve para todos los dispositivos Android.  Es todo un must have para cualquiera que tenga pasión por la tecnología o que quiera una vida un poco más fácil en lo que a jugar se refiere.

TenGO Gamepad 2