Crítica de One Piece 788, Bog Mom la lía a medio gas

Big Mom la lía en un capítulo que se queda a medias. One Piece 788  es uno de esos en los que prácticamente no pasa nada.

No es que no estemos acostumbrados. Ya lo hemos dicho muchas veces. Pero hay ocasiones, como este One Piece 788, en los que vemos cómo pasan los minutos sin que ocurra absolutamente nada.

Se supone que hoy iba a ser el episodio en el que Big Mom nos mostrase su poder. Pero no ha sido así. Solo nos han enseñado que es capaz de comerse su propio palacio por culpa de una enfermedad… y ya está. Bueno, sí, y los colores de los pelos de los hermanos mayores de Sanji del Germa 66. Nada del otro mundo.

Así pues, nos hemos encontrado con dos exhibiciones de poder en One Piece 788. Por un lado, Ichiji y Niiji junto a su ejército. Ellos han sido capaces de “terminar una guerra”. Si bien no han mostrado absolutamente nada de su poder, sí que han demostrado que tienen un ejército de casi robots que hacen lo que ellos quieran. Muy nazi todo, la verdad.one piece 788 big mom

Lo otro “interesante” llegó al final del capítulo, cuando a Big Mom le dio un ataque de hambre y se puso a destruirlo todo. El problema no fue que la cosa se quedase a medias. Más bien fue que de por medio metieron unos minutos eternos y absurdos de Luffy peleando contra dos cienpiés gigantes a lo Rey del Mar. Y cuando digo interminables es que realmente fueron interminables. Por mucho que diesen un primer esbozo a la historia de Pedro.

El regreso de Jimbei

Como os dije al principio, estamos acostumbrados a que ocurran pocas cosas en One Piece. Hay capítulos en los que no pasa absolutamente nada. Pero al menos tienen gracia. Este ha sido tedioso, lento y con menos chicha que una alita de pollo.

Por lo menos ya sabemos que en el próximo capítulo veremos a Jimbei. Ya lo mencionaron hace tiempo cuando su tripulación descubrió que los Sombrero de Paja andaban por la zona. Ahora a ver cuánto tardan en encontrarse.