Poochy & Yoshi’s Woolly World - Análisis - Nintendo 3DS

El plataformas más cuqui de Wii U se adapta perfectamente para seguir dando mucho juego en la aterciopelada portátil de Nintendo.

Preparen sus agujas de ganchillo y un poleo menta porque llega el análisis de Poochy & Yoshi’s Woolly World, que se estrena en Nintendo 3DS después de enamorarme tras su paso por Wii U. Bajo su infantil aspecto, los de Kyoto han adaptado a la portátil un auténtico plataformas Made in Nintendo con un sinfín de secretos y coleccionables para los jugadores más hardcore. No me queda otra que aplaudir el titánico esfuerzo del estudio Good-Feel que ha conseguido no perder un ápice de jugabilidad en esta versión reducida, que tampoco se olvida de incluir algunos contenidos extra.

Si echamos la vista atrás, este no es el primer plataformas de Yoshi en Nintendo 3DS. En 2014 tuvimos nuestra ración con Yoshi’s New Island que no terminó de convencer a todos los públicos. Personalmente me pareció un juego sosete, muy inferior al análisis que hoy tenemos entre manos.

Pero claro, ¿Cómo se mete un juegazo de Wii U en un cartuchico de Nintendo 3DS? Esta es la clave. En esencia es el mismo juego, incluso añade pequeños niveles de bonus, pero su sublime apartado artístico ha sufrido un irremediable downgrade. Dicho así, parece que ya he lapidado el juego y condenado al fracaso, pero nada más lejos. Gráficamente luce impresionante y es infinitamente agradable de jugar en la portátil.

Poochy & Yoshi’s Woolly World - Análisis - Nintendo 3DS

El plataformas Made in Nintendo que esperabas

Los Nintenderos hemos crecido con joyas de la corona como Donkey Kong Country o Yoshi’s Island en Super Nintendo. En este sentido, Poochy & Yoshi’s Woolly World escribe una nueva página en la historia de los plataformas como sólo Nintendo sabe hacer, con multitud de secretos y coleccionables en cada rincón del nivel.

El juego es accesible para cualquier niño – los headshots que verás serán lanzar un ovillo de lana contra un enemigo adorable – al igual que un adulto puede exprimir todo su contenido para completar la fase al 100%. Es aquí donde está para mi gusto la gracia del juego. Si te limitas a superar un nivel tras otro, puedes pasarte el juego en unas 4 o 5 horas. Ahora bien, ponte a conseguir las 5 margaritas, los 5 ovillos, las 20 cuentas (gemitas de colores) y llegar al final con todos los corazones y verás su verdadera dificultad y duración. No hablamos de una dificultad Dark Souls pero es entonces cuando se disfruta al máximo con cada pantalla. Eso sí, vas a sudar la gota gorda para completar el nivel desbloqueable de cada mundo.

Poochy & Yoshi’s Woolly World - Análisis - Nintendo 3DS

Hablando de los mundos, estos tienen toda la magia Nintendo y sus niveles son brillantes e inspirados. Cada zona sospechosa debe ser revisada a conciencia para no perderte nada. Mención especial para el mundo ambientado en la nieve, mi preferido en casi todos los juegos de la casa.

1 2