portugal en civilization vi

Portugal y el mar son buenos aliados en Civilization VI

Firaxis nos deja el primer vistazo a Portugal en Civilization VI. Unidades navales y mucho comercio… aunque solo por mar.

Tal y como avanzaron hace poco, la última gran civilización en unirse al plantel del juego de Firaxis es la de nuestros vecinos. Sin embargo, no nos dejaron ver cuáles eran sus principales características. Ahora, a una semana de su llegada, tenemos un vídeo con un primer vistazo a lo que nos ofrece Portugal en Civilization VI. Y ya os avanzo que es mar, mar y más mar.

No hay muchas civilizaciones centradas en el océano. Hay algunas que tienen una pequeña ventaja, pero no suele ser lo predominante. Por Portugal y João, su líder, eso cambia.

La nueva civilización tendrá unas bonificaciones bastante importantes en cuanto a rutas comerciales se refiere. Pero para poder establecerlas, las ciudades deberán de estar en la costa o tener un puerto. Gracias a esto, los comerciantes podrán ir mucho más lejos que los demás inicialmente

La unidad exclusiva de Portugal es, cómo no, una marítima, y sustituye a la carabela: las naos. Estas unidades, además de tener menos coste de mantenimiento que las normales y mejores estadísticas, tienen dos cargas con las que podremos construir Feitorias.

Esto es una mejora que solo se puede construir una nao en una casilla costera extranjera que esté al lado de un recurso de lujo o adicional y proporcionará oro y producción adicional por rutas comerciales.

El edificio exclusivo es la Escuela de Navegación y es el sustituto de la Universidad. Aumenta la producción de unidades navales y, a diferencia de las normales, gana bonus a ciencia por cada casilla de mar que tenga alrededor.

En cuanto a la habilidad del propio líder, ojo porque mejora la visual de las unidades navales pero también aumenta la capacidad de las rutas comerciales cuando encontramos una nueva civilización y da apertura de fronteras con las ciudades estado. Puede parecer algo bestia pero recordad que solo se puede comerciar con ciudades marítimas o puertos.