Primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite

Capcom vuelve a juntar dos universos totalmente diferentes. Y para ver que tal está, aquí traemos nuestras primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite.

En septiembre de 2017 sale la nueva entrega de una de las sagas de Capcom más icónicas y a la vez extrañas: Marvel vs Capcom. Para ver qué tal estaba, Koch Media, distribuidora en España del juego; nos invitó a sus oficinas el pasado 20 de abril para que pudiéramos sacar nuestras propias primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite en una sesión de unas dos horas de juego.

Como siempre suele pasar en este tipo de juegos, de crossover, la justificación narrativa se sostiene lo justo como para no resultar insultante. El universo de Capcom y el de Marvel están colisionando, al más puro estilo Secret Wars. Y en esa fusión Ultrón, villano en Marvel, y Sigma, villano en Capcom, se conocen. De alguna forma que todavía no hemos podido ver, se fusionan, se convierten en un ser todopoderoso; y le toca a los héroes de cada universo echarse una mano mutuamente para intentar arreglar el estropicio.

Como digo, esa es la justificación narrativa, pues el arranque del modo Historia. Sin embargo, el modo multijugador, que será el que juegue todo el mundo, no necesita justificación alguna: son personajes conocidos dándose de tortas unos con otras. Una especie de All-Star en el que, en lugar de partidos de baloncesto, tenemos peleas entre señores muy musculosos.

https://youtu.be/YzWNk41i5S8

Ágil desde el minuto uno

Pude probar 13 personajes, seis que ya estaban anunciados y siete más en exclusiva, que fueron los que se revelaron el pasado 25 de abril con ese tráiler cinemático. En total, estaban disponibles Ultron, Hulk, Thor, Ojo de Halcón, Chun-Li, Strider Hiryu, Chris Redfield, Capitana Marvel, Iron Man, Capitán América, Ryu, Mega Man y Morrigan. Por supuesto, según nos dijeron, lo interesante en este tipo de juegos es ir anunciando cada cierto tiempo nuevos luchadores. Así que hasta septiembre aún queda tiempo para que cada pocas semanas vayan enseñando una nueva hornada de personajes.

Las primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite son claras. Nada más agarrar el mando todo es muy amigable. Da igual que no hayas jugado a ningún título de la saga o que el género de lucha no sea tu predilecto. Este juego es lo suficientemente accesible como para disfrutarse a todos los niveles: desde principiantes hasta veteranos.

Parte de esa accesibilidad vienen por cómo están pensados los combos. Por un lado, hay un combo universal que vale para todos los personajes. Puede parecer una tontería pero para los que no están tan versados en juegos de lucha, tener siempre una forma de atacar con todos los personajes, puede servir de salvavidas en más de un momento. Por otro lado, no sé si en la versión que jugué estarían todos los combos disponibles; pero los que pude ver eran bastante sencillos de recordar. Con un poco de práctica creo que va a ser bastante fácil dominar a unos pocos personajes; e incluso lograr sacarle buen partido.

Primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite interior 2

Marvel vs Capcom: Infinite es pura estrategia

En su estructura es similar a otros juegos de lucha. Quizá más ágil y accesible, pero similar al fin y al cabo. Según lo que pude probar, lo que diferencia a Marvel vs Capcom: Infinite es que es mucho más estratégico e inteligente. Los combates son entre cuatro personajes. Cada jugador elige dos y puede combinarlos como quiera. Con esa simple decisión se multiplican las posibilidades de cada combate sea realmente único.

Si un personaje es muy débil de lejos o directamente no tiene ataques a distancia, se puede combinar con uno que vaya bien en ese rango. O al contrario, si sabes que tu rival va a llevar dos personajes de cerca, puedes elegir usar dos a distancia. O combinar un personaje muy rápido con otro más lento pero más fuerte.  Hay muchas posibilidades. Además, el cambio de personajes en cualquier momento incide aún más en esa capa de estrategia.

Lo realmente disruptivo en el combate, por otro lado, no tiene mucho que ver con su estructura de combates entre cuatro personajes, sino con un elemento narrativo. Como os habréis podido imaginar, el término “Infinite” que usa como subtítulo no está usado porque sí. Las Gemas del Infinito, que tanto juego están dando en el Universo Cinematográfico de Marvel, están aquí también presentes.

Antes de iniciar cada combate, cada jugador elige una Gema. Pude ver tres en acción: Poder, Espacio y Tiempo. En plena lucha se pueden usar de dos formas. Con un movimiento llamado Infinity Surge, que usa una parte de su poder rápidamente (la de Poder manda a volar al adversario,  Espacio lo acerca; y la de Tiempo te permite moverte a gran velocidad); y con otro llamado Infinity Storm, que desata todo el poder de la Gema, y puede acabar en una remontada.

Primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite interior

Aún queda mucho, pero apunta alto

Más allá de estas primeras impresiones de Marvel vs Capcom: Infinite, todavía es pronto para emitir juicios de valor, por pequeños que sean; ya que el juego sale en septiembre y todavía puede cambiar mucho. Como solo había 13 personajes y el juego ni había salido, había un desbalanceo con alguno muy salvaje. Mientras que algunos tenían un rango de ataque limitado y eran muy difíciles de controlar, otros todo lo contrario. En la práctica eso se traducía en que con ciertos personajes era mucho más fácil atacar y conectar combos que con otros. Además, tampoco sé cómo les va a salir el experimento de usar equipos de dos personajes en lugar de tres.

En cualquier caso, han tenido que aprender de todas las críticas que les llovieron con Street Fighter V porque Marvel vs Capcom: Infinite va a llegar con mucho contenido. Yo solo probé el modo multijugador local de toda la vida. Pero habrá varios modos multijugador online y también hasta cuatro modos offline para un jugador: Historia, Entrenamiento, Misión y Arcade.

Sin ser yo demasiado fan de los juegos de lucha, la verdad es que esas dos horas jugando me han dejado con ganas de más cuando lo normal suele ser que me frustre. Así que pienso estar muy atento a este juego.