Reflexiones post-análisis de Destroy All Humans! Remake

El remake de Crypto ya está entre nosotros y queremos profundizar en su situación con estas reflexiones post-análisis de Destroy All Humans!

Hoy, 28 de julio de 2020, sale a la venta Destroy All Humans!, remake de uno de los juegos más queridos de la generación de los 128 bits. En GuiltyBit ya lo hemos analizado y la verdad es que nos ha flipado poder volver a disfrutar de la aventura de Crypto con gráficos y controles actualizados. Sin embargo, parece que vamos a contracorriente porque el juego ha chupado palizas en el resto de medios. Hoy vamos a opinar al respecto con este artículo de reflexiones post-análisis de Destroy All Humans!

Crypto dando la espalda a quienes le exigen que sea profundo como una obra de David Cage.

68 en Metacritic frente al 87 culpable

No negaré mi sensación de sorpresa al entrar esta mañana en Metacritic y ver que el juego ha recibido un 68 de nota media. Escandalizado, decidí leer algunos análisis, la mayoría de medios españoles, y comprobar que la tendencia ha sido cascarle un 7 y penalizarle cosas como la IA de los enemigos o que el diseño de las misiones sigue un arquetipo demasiado «PlayStation 2» que las hace repetitivas.

Por un lado, me ha parecido curioso que hubiese un consenso casual de que casi todos los portales le colgasen la misma nota: un 7. No voy hablar aquí de conspiraciones o notas previamente pactadas porque eso no existe. Cada medio cuenta con su analista particular que tiene su propia opinión que, aunque represente a la revista en cuestión, no tiene nada que ver con lo que pudiese analizar otro compañero. Partiendo de esto, sí que creo que existe una opinión generalizada de que lo que antaño funcionaba, hoy en día no debería funcionar y se exige una renovación de sistemas que, francamente, me parece utópico o imposible de exigir.

Precisamente estamos viviendo una época de experimentación. Muchos juegos indies y algún que otro AAA se lanza a probar cosas nuevas con resultados asombrosos, pero creo que no es justo exigir esas posibilidades de experimentación en un remake. Más cuando son sistemas que funcionan y que tienen una intencionalidad totalmente clara y causal. No hablamos del desastroso remake de MediEvil, cuyos bugs, delay en los saltos o problemas de cámara del original hacen del título una pesadilla al día de hoy, sino de sistemas simples, más que funcionales, que agilizan mecánicas shooter o de infiltración.

Puede que los poderes kinéticos sean complicados de usar, pero una vez entiendes su chicha son puro placer para liarla parda.

Exigencias utópicas para un juego que tiene claro lo que quiere ofrecer

Cuando he leído cosas como que el juego es demasiado fácil o que la IA es estúpida pienso que, o bien el juego no se ha entendido lo que quiere proponer o ya no sabemos qué rascar para buscar una sensación de gusto que no va venir por mucho que nos esforcemos. Porque una cosa está clara, los gustos son como los culos, todos tenemos uno y no van a coincidir siempre. Hay que tratar de argumentar en un análisis porque algo nos gusta o no, claro está, pero a veces nos dejamos influir tanto por él que se nos nubla el juicio o nos lleva a redactar increíbles burradas.

Con Destroy All Humans! tenemos que partir de una idea: somos una alienígena que ha venido para masacrar a una humanidad que considera inferior y que, claramente, es inferior. El juego tiene que tratar por todos los medios crear esa atmósfera que nos permita percibir a los humanos como tal, ¿y cómo lo hace? pues creando una imagen de una Estados Unidos llena de paletos patrióticos con más serrín por cerebro. Dejando a un lado el condimento irónico y de crítica social (el cual lleva a las mil maravillas) Pandemic Studios ya fue capaz en su día de trasladar esas sensaciones a los mandos. Luchamos contra ejércitos y hasta hombres de negro que no nos pueden hacer sombra.

Somos Crypto, un ser venido de otro planeta con tecnología y poderes psíquicos súper avanzados. Lo justo es que sintamos controlándolo una embriaguez de poder atronador, como cuando usamos a Kratos en God of War 3 y despellejamos a un pobre sátiro que creía que tenía alguna posibilidad contra nosotros. De hecho esto solo nos supera al final por razones argumentalmente obvias. Así que, vuelvo a decir, no entiendo esa crítica a una IA estúpida que claramente se ha programado como tal para no crear una disonancia con el propósito del videojuego.

Otra crítica muy común es decir que el Ovni tiene un control terrible. Nada más lejos de la realidad. Se controla a las mil maravillas. Incluso su sensación de peso y gravedad son una locura.

Si lo añejo vuelve y funciona, qué sentido tiene criticarlo

Otra de las críticas consiste en decir que su sistema de misiones es demasiado «retro». Y yo me pregunto, ¿qué tiene de malo per se? Vivimos rodeados de videojuegos que presentan esquemas muy iguales entre ellos, plagados de guías para que no te pierdas, tutoriales que te explican hasta como tienes que respirar y ayudas de todo tipo, que van desde recursos estéticos (como pintar de un color fuerte las zonas donde el jugador puede escalar) hasta mecánicos (cámaras lentas para esquivar o apuntar mejor). Destroy All Humans viene de una época donde esto no existía y se ha renovado adaptando su esquema de controles al de un third person shooter actual. Fuera de ahí, como gestionemos los recursos que nos da es cosa nuestra.

Tenemos unos objetivos claros con una consecución clara. Pero no hay ayudas más allá de unos haces luminosos que nos indican dónde está el objetivo. Puede ser un poco lioso, pero nada que el instinto nos diga como solventar pasados unos segundos. Lo que verdaderamente importa es que ofrece una variedad de situaciones que justamente combaten la sensación de repetición. De inicio a fin, no se ha repetido ningún objetivo quitando un par de situaciones y la variedad de los mapas ayuda a querer explorar más. De hecho el juego es efímero en su justa medida. Justo cuando sientes que ya no puede dar mas es cuando se cierra el telón, por lo que no da tiempo siquiera a sentir el hastío.

También es cierto que te tienen que gustar este tipo de juegos. Es un sandbox y como tal, no te va ofrecer la profundidad de una aventura lineal. Pero las cosas hay que consumirlas sabiendo lo que te llevas a la boca, sin comparaciones absurdas. Aún sigo flipando con el menda que ha dicho que jugar a Destroy All Humans! tras pasarse The Last Of Us: Parte II es como pegarse un tiro en los cataplines. Yo que sé, hijo, perdona que un juego tenga 15 años y el otro un mes.

Hay que ser consecuente con lo que uno analiza, por muy subjetivos que seamos

Hay algo que está tan claro que es un axioma: no existe la objetividad cuando analizamos un videojuego. Lo que para mí es un 10 para otro puede ser un 0 y viceversa. Ambos legales, ambos respetables y ambos coherentes, siempre y cuando se argumenten más allá del «pos sta wapo» o «eto eh una mierda, illo». La diversidad de voces en el videojuego es algo maravilloso y que tenemos que cuidar, pues si volvemos a la época donde todo se mide a través de una tabla que considera al videojuego como un electrodoméstico o un juguete, pues se quedarán en eso.

Yo desde luego considero este medio como un arte e intento valorar cada título por lo que quiere ofrecer, si es que realmente lo consigue, como es en este caso. No voy a pedir peras al olmo. Así como soy consciente que el resto de estudios no son Naughty Dog y no son capaces de hacerte la expresividad que hemos visto en los rostros de The Last of Us: Parte II, también lo soy para entender que un Dinasty Warriors busca que te sientas poderoso matando mil enemigos en dos minutos. Eso no lo hace un mal juego ni mediocre, no gustará a la mayoría de gente, pero quizás sea porque no es un juego pensado para esa mayoría.

Con Destroy All Humans! sucede algo parecido. Si buscabas un remake a la altura del presupuesto de Final Fantasy VII Remake siento que te hayas caído de bruces. Black Forest Games quería trasladar a Crypto a 2020 con los gráficos y control renovados, dejando intacto lo demás. Lo han conseguido y el juego es divertido «as fuck». Si quieres algo más profundo y actual, ahorra tu dinero para cosas como Ghost of Tsushima, culpable.