Lucasfilm desvela dos nuevos clips de Rogue One: Una Historia de Star Wars

Disney y Lucasfilm no te van a dejar en paz hasta que te pongas las botas de ver adelantos de Rogue One: Una Historia de Star Wars. No te resistas.

Hay que ver qué poquito queda para el estreno de Rogue One: Una historia de Star Wars y cómo de difícil nos lo está poniendo Disney para no ver alguno de los múltiples adelantos que han preparado de cara a ponernos el hype por las nubes.

Hoy toca visionar un par de nuevos clips de menos de un minuto, que nos dejan bien a las claras que, a pesar de ser un spin-off de la saga galactica, el filme conserva las señas de identidad de la franquicia.

En el primero de los clips podéis ver como la protagonista de la peli, Jyn Erso, no se casa fácilmente con nadie, ya sea del Imperio de o de la Resistencia. Tronchante la última parte del clip.

En este otro clip vemos una escena muy típica de la saga. Protas desesperados en mitad de una peliaguda situación a bordo de una nave, que alivian su tensión gracias a la ingenuidad del robot de turno. Vaya, qué raro queda eso ahora que lo leo…


La película, primer spin-off de la saga galáctica por antonomasia, nos contará la historia de cómo un grupo de rebeldes plantó cara al Imperio para hacerse con los planos de la mítica Estrella de la Muerte, desencadenando todos los hechos que pudimos ver en los Episodios IV, V y VI.

El filme estará protagonizado por la actriz Felicity Jones, que dará vida a Jyn Erso. Mads Mikkelsen, que por una vez no hace de malo maloso, interpretará a Galen Erso, el padre de la moza. Diego Luna dará vida al Capitán Cassian Andor, que imaginamos dará bastante caña en la peli junto a Chirrut Imwe, el guerrero espiritual ciego al que da vida Donnie Yen. Completan el reparto Jiang Wen (Baze Malbus), Alan Tudyk (droide K-2SO), Riz Ahmed (Bodhi Rook) y Forest Whitaker, que se encargará de meterse en la piel de Saw Guerrera.

Además de Darth Vader, al que parece que veremos en el filme, Ben Mendelson se encargará de representar al Imperio, gracias a su interpretación de Orson Krennic.