Blizzard prepara cambios significativos para la sexta temporada de Overwatch

La sexta temporada de Overwatch trae algunas novedades: la más importante, la reducción en términos de duración, pasando de tres a dos meses.

El hámster (nosotros) no para de girar dentro de la rueda (Overwatch) que Blizzard diseñó hace año y medio. Tal es el éxito que los modos de juego, los cortos animados e incluso la parrilla de personajes no hace sino aumentar exponencialmente. Las temporadas, que son el acercamiento más real posible al eSport para el usuario, también cambian de manera gradual. Prueba de ello son los cambios preparados para la sexta temporada de Overwatch.

Jeff Kaplan ha comentado cuáles serán las novedades con respecto al pasado. La más significativa es una reducción en los tiempos de estas; no entre ellas, sino el período que perduran para poder ser jugadas. Si antes eran tres meses, ahora únicamente serán dos. “La adicción [a las temporadas] es mucho mayor al comienzo”, dice Kaplan. Por ello, acortar la distancia entre ellas genera más principios y, por ende, más enganche.

Ello también tiene una consecuencia que puede sonar negativa, pero nada más lejos. Los premios recibidos al final de la sexta temporada de Overwatch (y las consecutivas) se reducirán; tiene sentido, pues habrá más de estas y tiene que existir equilibrio. Kaplan afirma que el total de premios recibidos a final de año será el mismo que el actual.

Seguimos para bingo: los mapas de Control reducirán su duración al jugarlos; en lugar de ser al mejor de cinco, será al mejor de tres. Algo similar a lo que ocurre en la Partida Rápida. Las partidas resultaban algo largas y con esto serán mucho más rápidas y dinámicas.

 

Por último, leves cambios en el sistema de ranking; el experimento de Blizzard de colocar a la gente en un nivel más bajo se despide, pues ahora el sistema será mucho más preciso y llamará a las cosas por su nombre; para bajar de rango hará falta perder cinco partidas en lugar de siete; para finalizar, algunas mejoras en el sistema de matchmaking, que tardaba demasiado en conectar a gente de alto nivel con rivales similares.