Sony sabe que queremos Crash Bandicoot pero no lo habrá

Crash Bandicoot no deja de aparecer en la sección de noticias últimamente. Ya sabéis que, de algún modo, la salida de Uncharted 4 lo ha vuelto a poner en el mapa. Su -evidente- relación con Naughty Dog y el easter egg que protagoniza en la última entrega del bueno de Nathan Drake, le han valido la aparición en las principales webs de videojuegos y en la memoria de los jugadores más veteranos de PlayStation.

La noticia de hoy relacionada con el marsupial más famoso de los videojuegos nos llega desde PlayStation Universe. A través de dicha web nos hemos hecho eco de las palabras de Jim Ryan, CEO de SCEE -Sony Computer Enterteinment Europe-. El señor Jim Ryan, que es un reconocido fan de Crash Bandicoot, fue preguntado acerca de si en Sony tienen conocimiento de la popularidad que sigue manteniendo Crash Bandicoot entre los fans. A su vez, se preguntó si habría alguna forma de volver a verlo de vuelta en PlayStation.

Sony sabe que queremos Crash Bandicoot pero de momento no lo habrá

Su respuesta fue la siguiente: “Um… Realmente somos conscientes del considerable afecto -incluso reverencial- que la gente tiene al mítico Crash. Pero no hay nada que decir sobre el asunto en éste momento.”

Tras esto, resulta difícil no recordar, con cierta tristeza, que la propiedad de la licencia Crash Bandicoot la ostenta desde hace unos años Activision. Pese a ser un título de enorme éxito en la primera PlayStation, su paso por la 128 bits de Sony no le sentó tan bien. Supuso el punto de inicio de una serie de títulos de cuestionable calidad que desembocó en la venta de la propiedad intelectual del marsupio naranja.

Sony sabe que queremos Crash Bandicoot pero de momento no lo habrá

Creado y desarrollado por Naughty Dog allá por el año 96 y convirtiéndose en la mascota no oficial de Sony rival de Mario y Sonic, Crash gozó de muy buena salud en sus inicios. Con el paso del tiempo fue olvidado y pasó a formar parte del recuerdo de los más veteranos jugadores de PlayStation, que hoy desean, quizás más que nunca, el regreso de su peludo héroe.