The Dwarves - Análisis PS4

Enanos, enanos y más enanos. Eso es lo que váis a encontrar en The Dwarves, culpables. No os perdáis el análisis.

Qué pequeño es el mundo. Cuando vi anunciado The Dwarves, me interesé bastante por él y quise analizarlo. No fue hasta que me puse a jugar que me di cuenta de que esa historia me sonaba de algo, aunque no sabía de qué. Una rápida búsqueda en Google me dio la respuesta: The Dwarves es la adaptación a videojuego del libro Las Cinco Estirpes, de Markus Heitz, que se publicó en España allá por 2007; y que devoré como buen aficionado a los libros de fantasía que soy.

Ya sabiendo esto, los ojos con los que he mirado el juego han sido otros. Ya no estaba jugando al enésimo juego de fantasía y rol que pasaba por mis manos. Estaba jugando a un juego basado en un libro que me había gustado mucho. Fue pasar del simple interés a la misma emoción que siente un fan cuando está a punto de experimentar una obra que le ha gustado mucho en otro formato, ya sea película, videojuego o cómic.

En The Dwarves, los jugadores toman el control de Tungdil, un enano perdido y criado entre humanos. Después de que su maestro, Lot-Ionan, le mandé a hacer un recado a cientos de kilómetros de distancia, descubre que la Tierra Protegida, el país donde habitan los humanos, elfos y enanos en armonía; está en peligro. Comienza así un relato que tira de épica y narrativa tradicional rolera a partes iguales, y que llevará a Tungdil y a sus compañeros por todos los rincones de la Tierra Protegida.

Una de los puntos más interesantes de The Dwarves es su forma de contar la historia. Los desarrolladores han decidido hacer uso de una narradora que va introduciendo las situaciones, los lugares, los pensamientos y los personajes. En ese sentido, es un juego muy literario y, si no fuera por la parte interactiva y “de juego”, podría pasar por audiolibro perfectamente. Me parece un acierto esta decisión.

La narrativa, en general, de los videojuegos es bastante mala. Ese matiz que le aporta ese enfoque tan literario o rolero, aunque sea ajeno al videojuego, es muy efectista y da resultado a la hora de hacer avanzar la historia.

The Dwarves Análisis

El buen trabajo narrativo por parte de los guionistas tiene un gran tropiezo con los personajes. El grupo de Tungdil lo llegan a componer hasta un total de 15 personajes y eso, en un juego que dura poco (para ser de rol), provoca que no se conozcan del todo a los personajes.

Por fuerza, hay muchos personajes que no tienen el desarrollo narrativo suficiente como para aportar algo a la historia o para justificar su presencia en el grupo. No pasa así con los personajes principales, compuesto por apenas cinco enanos, que están presentes casi desde el principio y el jugador llega a conocerles muy bien entre las líneas de diálogo, el maravilloso doblaje al inglés que tiene o las descripciones que hace el narrador.

Pero, ¿el resto? Casi parecen fantasmas o NPC porque el interés y el peso que tienen son mínimos. No les habría venido mal a los desarrolladores ver cómo lidiaban con esta situación otros títulos como Dragon Age o Mass Effect, por no irme muy lejos.

El beta tester desaparecido

The Dwarves también sufre varios problemas que cada vez me voy encontrando en más y más juegos, y que todo parece apuntar a que se debe a una tendencia a hacer recortes en control de calidad. El título presenta bastantes fallos a nivel de diseño y de gameplay que no deberían siquiera de existir en un juego profesional.

Por ejemplo, la cámara es bastante molesta, especialmente en entornos cerrados, porque se mantiene a mucha distancia y no atraviesa paredes y otros obstáculos, por lo que no puedes posicionarla donde más cómoda la sientas. Tampoco existe el movimiento libre de la cámara y eso, en un juego en el que, por algún motivo, el grupo no sigue al miembro del grupo que estás moviendo; es también bastante molesto.

Todavía me ando preguntando en qué cabeza cabe que tenga que estar pulsando a cada rato el botón para llamar al resto del grupo, fuera de una situación de combate, en lugar de que estos sigan automáticamente al personaje que estoy controlando.

The Dwarves Análisis

Al diseño de los combates también le hubiera venido bien un poco más de trabajo. The Dwarves es un juego en el que se exalta a los enanos. Con ese presupuesto, entiendo la lógica que supone poner un grupo de solo cuatro personajes contra decenas y decenas de orcos. ¡Todo sea por la épica enana!

Sin embargo, esa lógica se rompe cuando el ataque es automático y el jugador solo interviene para pausar la acción y ordenar a los personajes que hagan uso de sus habilidades. Pedazo de épica esa de estar mirando y esperar a que se recarguen las barras de acción para volver a poder usar alguna habilidad.

Estoy bastante convencido de que un sistema de combate en tiempo real hubiera hecho que el juego mejorara, de lejos, muchísimo. Aunque mantuvieran el mapa, en el que te mueves por turnos, y los escenarios cerrados. Aprecio la originalidad pero, de nuevo, mirar hacia Dragon Age quizá les hubiera dado ideas que podrían haber adaptado muy bien.

Pero aún a pesar esos fallos de diseño, que son evidentemente subjetivos y dependen del gusto variable de cada uno, los problemas técnicos sí que no tienen justificación. El juego continuamente sufre ralentizaciones y caídas de frames, como si la consola no pudiera moverlo con la solvencia suficiente. Estoy seguro de que este punto será una mejora obligada en los próximos parches, pero una semana después de lanzamiento sigue presentando unos problemas técnicos que nunca deberían existir en un videojuego.

Conclusión

The Dwarves es un juego de rol cuya mayor baza es su historia y su forma de contarla. Los personajes, las conversaciones y el humor que hay a ratos hacen de este juego una apuesta segura para los fanáticos del rol. Especialmente los que vienen del rol de mesa, porque el juego replica muy bien el funcionamiento de una partida de rol, con un mapamundi en el que mueves tu ficha, que representa a tus héroes; avanzando por diferentes casillas predefinidas.

La parte del combate, por otro lado, es la más descuidada. Es un sistema con mucha facilidad para aburrir, ya que los jugadores intervienen activamente muy poco. Si unimos eso a fallos técnicos como el movimiento de la cámara, la ralentizaciones o las caídas de frames nos encontramos con un juego que a pesar de tener una buena base, continuamente te está poniendo la zancadilla a la hora de jugarlo.

The Dwarves - Análisis PS4
LAS CLAVESUn desarrollo narrativo potente.Enanos, joder, es un puto juego de enanos.Muchos fallos técnicos sin justificación.¿He dicho ya que es un juego de enanos?
ALTERNATIVASDragon Age: OriginsThe Witcher 3Leerse El Hobbit, que ya es hora si no lo habéis hecho.
7Enanos, coño
Historia8
Gráficos6
Jugabilidad6
Sonido 8
Puntuación de los lectores 1 Voto
6.7