Uncharted 4: A Thief's End - Avance PlayStation 4
MJt6shHEl30

Este año 2015 está lleno de juegos esperadísimos, pero Uncharted 4: A Thief’s End es La Aventura, sobre todo teniendo en cuenta que esta previsible cuarta entrega bien podría significar el final de la franquicia (yo aún lo pongo en duda), si nos atenemos a su subtítulo.

Con la única desarrolladora que vende consolas por sí misma detrás, no cabe esperar de este juego otra cosa que no sea casi la excelencia, en un título que lejos de mantener las mecánicas que lo han hecho conocido y añadirle un apartado gráfico digno de la nueva generación, implementará novedades interesantes que prometen dar un paso más en cuanto a las aventuras en tercera persona.

A todos nos ha pasado. La primera vez que te pones a los mandos de cualquier juego de esta franquicia esperas encontrarte un Tomb Raider protagonizado por un tío. Nada más. Sin embargo, lo que terminas encontrándote es una amalgama de tiroteos, plataformas, sigilo y exploración, con algún aspecto más aprovechado que otro, pero que sumado a unos cuantos momentazos épicos te da como resultado una franquicia que ha sabido generarse su propia personalidad, hasta el punto de considerarse icono de una consola, en este caso, PlayStation 3.

De esta forma, el objetivo claro de Uncharted 4 es continuar apostando por las bases que lo han puesto en el lugar en que está, y por el otro, potenciar aquellas en las que no ha destacado tanto. Veamos cómo, basándonos en el gameplay mostrado hace algo más de un mes en el PlayStation Experience.

Al comienzo del vídeo, Drake se interna en una cueva, seguramente para mostrar las bondades del diseño de esta: textura de las rocas, agua, etc… pero pasando por alto una ruta alternativa a la derecha de su entrada. ¿Significa esto el fin de la linealidad? Sería pensar demasiado, pero hay una duda razonable sobre la existencia de diferentes caminos para llegar a un mismo sitio, o mayor apertura de escenarios, algo que ya experimentó Naughty Dog en The Last of Us.

No se trata de hacer una aventura abierta, pero sí de ofrecer escenarios más amplios en los que haya más cosas que hacer que simplemente fijarse en la vegetación o buscar un coleccionable que está prácticamente delante de nuestras narices. De hecho, esta no es la única ocasión durante este gameplay en que Drake debe elegir entre dos caminos…

Para esto tiene que ayudar también el garfio, no solo para ese gran momento en que Drake se deja caer, lo lanza contra un saliente y termina cayendo sobre un enemigo para darle un guantazo. Mayor accesibilidad tiene que suponer lugares que de otra forma serían inalcanzables, lo que desemboca en más exploración a la hora, por ejemplo, de encontrar coleccionables u otras rutas para avanzar.dviEEey

Tema plataformas. No sé exactamente qué juego fue el primero que incluyó unas secciones de saltos tan mecanizadas (¿Assassin’s Creed, tal vez?), pero desde entonces, este aspecto se ha visto simplificado en todos y cada uno de los juegos que lo implementan, salvo un poco, el último Tomb Raider. Basta con dejar pulsado un botón y mantener el stick izquierdo hacia delante para que nuestro protagonista salte aquí, se agarre a aquel saliente de allá…

Realmente es difícil caer al vacío en juegos de este tipo. Tiene toda la pinta de que Uncharted 4 no va a variar esta tónica, pero hay algo que me hace albergar ciertas esperanzas de que esto cambie, al menos un poco: el cuchillo a modo de piolet. La presencia de este elemento en Tomb Raider otorgaba al jugador la posibilidad de hacer saltos más apurados y con más riesgo, haciendo que las caidas mortales fueran más frecuentes de lo habitual. ¿Se aprovechará esto en Uncharted 4? Eso da a concluir en ciertas ocasiones durante los 16 minutos de gameplay mostrado, lo que dará de sí durante todas y cada una de las horas que durará la aventura, está por ver.

Pero el meollo de la cuestión está en el sigilo y la acción. Vamos con el primero, porque no nos engañemos, en la trilogía original, este aspecto es prácticamente puro script: coberturas muy obvias, ataques tras estas casi prefijados… Esto debería cambiar con la amplitud de los escenarios, ofreciendo varias posibilidades a la hora de pasar desapercibido: usando la vegetación, dejarse caer tras una cornisa… No solo eso, sino que además combinará tiroteos y sigilo de una manera más que solvente. Si, nos han descubierto un par de tíos a los que hemos acribillado a balazos, pero el entorno es suficientemente grande como para poder buscar un lugar donde volver a despistarlos. Interesante variante, inédita hasta ahora en la franquicia.

Eso sí, estas nuevas posibilidades deberían traer consigo un aumento de la dificultad. El sigilo no es lo mismo si disponemos de una vista de detective (Batman) o una vista de águila (Assassin’s Creed), y ni Drake tiene los gagdets del hombre murciélago, ni… lo que sea que tengan los asesinos para poder detectar a sus enemigos en un radio de 30 metros. De esta forma, teniendo en cuenta una (supuesta) mejora de la inteligencia artificial, el ir acabando con los enemigos uno a uno y en silencio debería convertirse en prioridad, lo que tampoco significa que sea sencillo, pero sí la primera opción.

2751208-trailer_uncharted4_gameplaydemo_20141206

Del apartado gráfico no es que haya mucho que hablar, teniendo en cuenta que si hay alguien capaz de alcanzar el máximo con PlayStation 4, es Naughty Dog. Es más, ya saben lo que es trabajar con la consola, gracias a The Last of Us Remastered, así que nada les pilla de nuevas. Resultado: un apartado visual que, todavía a falta de varios meses, luce sin defectos. Entornos detallados, vegetación frondosa, el brillo en las zonas donde cae agua… El nivel de detalle promete llegar hasta lo enfermizo.

Otra cosa es que se llegue a los 60 frames por segundo, algo de lo que yo me he olvidado y te puedes ir olvidando tú y todo el mundo, en este y en el 99% de los próximos lanzamientos: los 30 fps van a ser el estándar en esta generación, salvo en géneros concretos, como el shooter. Acéptalo, amigo mío. yo ya lo he hecho y soy más feliz.

Creo que las nuevas IP no venden consolas. Quien se haya comprado una PlayStation 4 no lo ha hecho por jugar a The Order: 1996 o Bloodborne, ni quien se haya decidido por una Xbox One lo ha hecho por Scalebound o Sunset Overdrive. Son las franquicias conocidas y de prestigio las que nos hacen decantarnos por una plataforma u otra, y Uncharted es el santo y seña de PlayStation. Los próximos lanzamientos son lo que pasa hasta que llegue Nathan Drake.