La competición de Galar busca a su nuevo Campeón. Disfrutad de nuestro análisis de Pokémon Espada y Escudo para Nintendo Switch.

La franquicia más legendaria de Game Freak está de vuelta en la híbrida de Nintendo. A través de los paisajes de Galar hemos capturado, entrenado y evolucionado infinidad de criaturas además de madurar nosotros mismos como entrenadores. ¿Está la región de Galar al nivel de lo que se demanda en una franquicia tan poderosa como Pokémon? Vayamos a descubrirlo juntos con el siguiente análisis de Pokémon Espada y Escudo para Nintendo Switch.

Galar, la región más bella jamás acontecida en Pokémon

El haber trasladado las bondades artísticas de Game Freak a un sistema más potente de lo que acostumbra una portátil dio, como resultado, unos paisajes que se nos guardarán en el corazoncito. Galar es una región repleta de belleza, variedad, colores y sueños. Así como nos topamos recorriendo las calles cementadas de Ciudad Pistón, con esa arquitectónica tan inspirada en la revolución industrial de Gran Bretaña, tendremos que afinar el ojo si atravesamos los sinuosos parajes de Bosque Lumirinto, ayudados con la poca luz que irradian esas setas fluorescentes.

Esto se aplica también a la polémica Área Silvestre, todo un entorno inmenso para recorrer sin pantallas de carga donde convergen diferentes tipos de biomas y climas. Repetimos que Galar es como un cuadro pintado -aunque no de Ariamis- que no solo se debe a sus paisajes, sino también al buen trabajo que desempeña su banda sonora, repleta de temas variados y muy electrizantes como de su carpeta de sonidos. Una lástima que al juego no le acompañe un mísero doblaje, puesto que la saga ya ha llegado a un nivel donde ver a personajes 3D moviendo los labios en silencio desentona un poco bastante.

Las animaciones también juegan un papel fundamental en este sentido. En algunas cinemáticas e introducciones de algunos entrenadores veremos como la cámara nos deja un cóctel de planos que nos harán aplaudir gracias a las escenas épicas que nos brindan. No obstante, así como las poses y momentos clave de algunos combates están muy trabajados, otras animaciones se ven muy pobres y serían dignas hace dos o tres generaciones.

Esta edición trae consigo de las mejores bandas sonoras de la saga. Desde temas dignos del folclore escocés, pasando por pistas discotequeras hasta llegar a canciones que irradian epicidad con coros y orquestas sinfónicas de quitar el hipo. Ya no echaremos de menos las scores midi de las ediciones de GBA y NDS.

Muy bonito, sí, pero terriblemente decepcionante en lo técnico

Bien es cierto que el ser tolerante o no con el rendimiento de un videojuego varía mucho según cada jugador. No obstante, en lo personal yo considero que Game Freak es una desarrolladora con experiencia y recursos de sobra para bordar cualquier proyecto en lo técnico. Lamentablemente este Pokémon es una porquería, así, sin rodeos.

Es innegable que aguanta bien el tipo en las ciudades y en las rutas. Lo malo viene sobre todo en el Área Silvestre donde el texturizado, los tiempos de carga, un popping muy acusado, los bugs y las ralentizaciones en los frames por segundo convierten la experiencia en una auténtica pesadilla. Y como que esa zona es la que más tiempo pasaremos, sobre todo en el postgame. Repito, estos problemas en un juego de carácter más indie se hubiesen pasado más por alto pero para una franquicia multimillonaria como Pokémon es casi un delito.

A niveles online tampoco es que funcione a las mil maravillas. Para jugar las incursiones -más adelante hablaremos de ellas- con amigos el proceso es un soberano coñazo y para encontrar jugadores puede tirarse unos buenos minutos. Los intercambios se realizarán mediante códigos de seguridad y fallarán 2/3 veces por problemas en la conexión. Vamos, que ya pueden ponerse las pilas.

análisis de Pokémon Espada y Escudo

Alimentar a nuestros pokémon con curry supone una serie de ventajas como un aumento de la amistad, ganar experiencia extra y hasta sirve para que se curen de estados anormales.

Introducción de ideas nuevas y ausencia de otras que no equilibra la balanza

Otro punto de este juego que podemos tildar de montaña rusa. En esta edición se han introducido muchas mecánicas nuevas y decisiones que afectan a la jugabilidad de una manera muy positiva. Esto no quita que también se haya pasado la tijera a otras tantas que nos han hecho fruncir el ceño o que se hayan heredado ideas que no funcionaron en el pasado y aquí resuciten empeorando todavía más el asunto.

Entre lo positivo podemos decir que cosas como poder acceder a la caja de los pokémon desde el menú se ha vuelto ya una necesidad vital, que emerjan ventanitas de información cada vez que encontremos un objeto nuevo con su descripción es más que útil, que los Centro Pokémon ahora sean mini centros comerciales que tengan para curar, comprar objetos y tutores nos ha flipado, lo de que los pokécampamentos nos curen y den experiencia en cualquier parte o que podamos ver a los Pokémon corretear por el mundo y así poder decidir con cuales queremos enfrentarnos nos ha facilitado la vida una barbaridad.

En detrimento a esto, Game Freak vuelve a las ideas estúpidas como que nuestros rivales nos curen antes de cada enfrentamiento -a veces, lo que hace que nos mal acostumbremos y pensemos que siempre nos curan para después llevarnos sustos terribles-, que haya NPC que nos regalen objetos demasiado poderosos en momentos tempranos de la partida o que nos lleven de la manita a todas partes mitigando el sentimiento de exploración que tanto caracterizaba a la saga.

Esto va ligado a que en esta edición desaparecen las Máquinas Ocultas y con ello, los puzzles y elementos de backtraking de los escenarios. Sí, las rutas entre cada población ahora son pasillos con poquitas bifurcaciones para encontrar algún que otro objeto interesante, muy similar a la estructura de un RPG genérico, y perdiendo la identidad que le brindaban cosillas como el poder volver más tarde a cortar un árbol que nos llevase a una zona nueva.

análisis de Pokémon Espada y Escudo

Tranquilos, por mucho que los bichos se “dinamaximicen” podremos capturarlos con cualquier tipo de ball.

¿Y qué hay del combate? Otra de las señas de la franquicia

Aquí es donde Pokémon sigue conservador hasta las trancas. Es cierto que hay novedades, muy pocas, y que revitalizan lo suficiente la fórmula para que siga tan divertida como siempre. Por ejemplo, esa novedad que ya vimos en Sol & Luna de ponernos los tipos una vez tenemos registrados a los bichos en la Pokédex se mantiene y caray si lo agradecemos.

Pero lo más interesante reside en el efecto Dinamax y Gigamax. Este estado viene a sustituir a ese “ataque o transformación definitiva” que suponían las megaevoluciones o los ataques Z de entregas anteriores. Básicamente, en momentos concretos de la aventura, nuestros pokémon podrán cambiar de forma y convertirse en seres colosales. Gracias a esto sus ataques se convertirán en versiones MAXI de su elemento, tendrán más salud y sus estadísticas de combate aumentarán durante 3 turnos.

Visualmente imponen mucho y se convierten en una gran baza estratégica para los combates. Saber utilizarla en el momento oportuno nos otorgará una ventaja importante y nutre de un refresco a los combates competitivos que es una locura. Diría que su implicación es incluso mayor a la vista con las megavoluciones.

La crianza también se ha toqueteado y estamos ante la versión que ofrece las mejores herramientas para ello. Por un lado podremos mejorar los EV a base de vitaminas, ya que ahora no existe límite para su consumo, o con los pokétrabajos en el PC. Por otra, los IV de combate podremos aplicarlos a cualquier pokémon por encima gracias a las chapas plateadas. Estas son un objeto farmeable en el late-game por lo que hacernos nuestros equipos competitivos será más rápido y sencillo que nunca.

análisis de Pokémon Espada y Escudo

Las tarjetas son nuestra carta de presentación para el resto de jugadores. Las que recopilemos de NPC nos sirven para expandir su respectivo lore.

El arduo camino de Aspirante a Campeón

Algo que también es santo y seña de la franquicia son los gimnasios. No os preocupéis, tras su ausencia en Sol & Luna aquí están de vuelta y de la mejor forma posible. Cada gimnasio nos propondrá una prueba traducida en un sencillo pero muy acertado minijuego que, una vez resuelto, nos abrirá paso hasta el estadio donde nos batiremos contra el líder de turno.

Los estadios son grandes, están de llenos de gente motivadísima animándonos y la puesta en escena de cada líder es para enmarcar. Sin duda alguna nos agasajarán con los momentos más épicos del videojuego, donde cada combate lo grabaremos a fuego por el desbordante carisma de los líderes. El nivel de reto que ofrecen, sin tampoco ser el culmen de la complejidad, está bien medido y, si no vamos con los pokemon muy leveados, nos exigirán algo de chicha.

No obstante, en el caso de los entrenadores de las rutas estaremos ante todo lo contrario. La mayoría son encuentros soporientos, donde la mayoría portan un par de pokémon dándoles ordenes que cualquiera diría que están ebrios como el Zagal. Se convierten así en dianas para farmear experiencia y dinero sin más aliciente y no sabéis la rabia que da si echamos la vista atrás recordando cosas como el Puente Pepita de Ciudad Celeste o la Torre Bellsprout de Johto.

El equipo villano de esta edición tres partes de lo mismo. El Team Yell es la formación más estúpida y peor desarrollada de toda la saga. Podemos decir que hasta su propósito de existencia es una chorrada y si no llegasen a aparecer tampoco notaríamos un hueco en el videojuego.

Los pokécampamentos nos permiten jugar con nuestros animalitos, interactuar con los de los demás y cocinar para ganarnos su amistad.

El Área Silvestre, el mini mundo MMO de Pokémon Espada y Escudo

¿Qué pensaréis de una zona abierta donde podéis encontrar otros jugadores, capturar pokémons salvajes o luchar en cooperativo? A que suena de lujo. Pues la verdad es que es un sueño cumplido y con total acierto. El Área Silvestre nos propone cantidad de cosas qué hacer y está compuesta de un montón de capas de jugabilidad y mecánicas que nos han explotado la cabeza.

Lo primero que quiero relataros es que modifica nuestro “modus operandi” de ganar dinero. En ediciones pasadas nos tocaba repetir una y otra vez la Liga Pokémon para amasar fortunas. Aquí, aunque se puede hacer, podremos hacer lo propio recolectando objetos vendibles diseminados por todo el Área. La gracia están en que surgen de forma aleatoria y siempre de forma infinita, así que dándonos un sencillo garbeo nos haremos con tropecientos trozos de estrella, setas y perlas para vender más tarde.

Seguido a esto están las incursiones. Por todo el mapeado encontraremos nidos de pokémon. En ellos podremos farmear Vatios, una nueva moneda que solo sirve para el Área Silvestre. Con ella podremos comprar diferentes tipos de balls e incluso DT -Discos Técnicos- que nos permiten enseñar habilidades a nuestros bichos consumiéndose en el proceso. Pero lo interesante de ellos es que nos permitirán batirnos en duelo contra pokémon “dinamaxizados”. Nos tocará hacer un equipo de 4 personas, ya sea con otros jugadores o bots, para intentar derrotarlos y poder capturarlos.

Lo bonito de estos es que hablamos de pokémon que tienen 3 o 4 IV de base por lo que su captura, pensando en el futuro competitivo, es un gran aliciente. Además, las recompensas por derrotarlos son súper jugosas. Cosas como carameloraros, discos técnicos o bayas serán algunas de las recompensas que conseguiremos y en cantidades copiosas.

análisis de Pokémon Espada y Escudo

Por desgracia, el paso del tiempo es algo que también se ha recortado. Solo en el Área Silvestre pasa el tiempo y cambia el clima. En el resto de zonas solo variará en función de la parte que estemos de la historia.

Hablemos de contenidos, ¿cuánto dura? ¿Qué tal el post-game?

Sin duda alguna el post-game es una de las cosas que más preocupa a los aficionados. Sinceramente, llevamos desde las lejanas entregas de Blanco y Negro 2 sin tener un contenido late-game que valiese la pena. Sol y Luna no lo ha hecho demasiado mal con su mini-historia de los Ultra Entes pero hablando en general, pocas entregas, de entre las últimas, cumplen en este apartado.

Espada y Escudo tampoco, lo sentimos. Si buscáis algo similar al Frente de Batalla de Pokémon Esmeralda, una región nueva como en Oro y Plata o la Liga Internacional de Blanco & Negro os vais a decepcionar. Siguiendo la estela de las últimas entregas, esta última edición nos dará una mini-historia relacionada con el núcleo principal de la trama. Fuera de ella tenemos lo de siempre, la Torre de Batalla, donde podremos pelearnos contra equipos pensados para el competitivo con el objetivo de probar los nuestros y farmear PB. Estos puntos sirven para comprar objetos pensados para esta modalidad online. Como novedad se incluyen las Mentas, productos que al ser consumidos por nuestras criaturas cambiarán su naturaleza y con ello el crecimiento de sus parámetros.

Sin embargo Espada y Escudo nos amplía las opciones de su más que citada Área Silvestre, pudiendo conseguir más vatios o capturar especies con Gigamax una vez finalizemos la aventura. ¿Es suficiente? Depende de lo que busque cada jugador. En mi caso, dado que atiendo al perfil de jugador completista, me encanta esta opción para completar la Pokédex y coleccionar criaturas con transformaciones especiales.

En cuanto a la historia, esta no es que luzca demasiado. Pero para que mentir, las historias de la franquicia nunca lo han hecho, pero bueno. La misma podremos cumplirla en menos de 20 horas si no perdemos el tiempo en el Área Silvestre. No ofrece demasiado reto como ya hemos dicho pero se hace amena gracias al carisma que desprende la mayoría de personajes con los que nos cruzamos.

La traducción, como no podía ser de otra forma, es maravillosa. Chascarrillos, refranes, cambios de registros… Nintendo rompe la barrera del sobresaliente con ellas.

Un sabor más agridulce que el de un plato de curry preparado con bayas atanias

Con este análisis de Pokémon Espada y Escudo queremos dejar claro que estamos ante un buen juego ante todo. Haciendo tripas corazón con su rendimiento y algunas ausencias -al final la de la Pokédex es la menos dolorosa- el juego puede llegar a atrapar lo suyo y hacernos sentir emociones nunca vistas gracias al carisma de sus líderes de gimnasio.

El Área Silvestre es todo un acierto y esperamos que en el futuro exploten más este concepto. Y que se dejen ya de ser tan complaciente con el jugador, que si con 9 años podíamos acabarnos aventuras más sesudas y complicadas no hay razón para recortar en ambiciones. Game Freak tiene talento más que de sobra para innovar y ofrecer aventuras para el recuerdo. Es una pena que gran parte de su potencial se derroche en buscar hacer accesible sus juegos de una forma tan exagerada. Parece que entienden al jugador como si fuese una máquina incapaz de pensar por sí misma.

De ofrecer una historia menos pasillera y sin tantas ayudas, esta edición habría brillado como una de las mejores. Una pena. Esperemos que al menos este juego sirva de puente para que Game Freak nos brinde una edición impresionante para la próxima.

Pokémon de transición
Una entrega que alberga ideas maravillosas y que nos deja unos paisajes de ensueño, una banda sonora epiquísima y una más que acertada Área Silvestre. No obstante, es tan complaciente con el jugador en tantos sentidos que parece que busque insultarlo.
Cunde
De las mejores entregas en lo artístico y sonoro.
El Área Silvestre, 10/10.
Los líderes de gimnasio, muy carismáticos y sus duelos son alucinantes.
No Cunde
Da facilidades exageradas al jugador.
Decepcionante en lo técnico.
Excesivamente pasillero. Se echa en falta las MO y puzzles.
7.2
Curioso